19 de Enero de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección: Tendencias para un futuro común
Autor: Sidney Weintraub
Título: Necesidades de Cooperación Técnica para las Negociaciones Comerciales Hemisféricas

VI. Recomendaciones y conclusiones

Existe una incuestionable necesidad de CT para ayudar a los países hemisféricos
—especialmente los de economías más pequeñas— a participar eficazmente en las negociaciones del ALCA.  Diversas instituciones hemisféricas e internacionales ofrecen abundante capacitación a esos efectos, principalmente a través de seminarios breves. En este estudio se ofrece un marco de organización de la cooperación para que dé resultados óptimos.

En el marco se dividen las necesidades de CT en tres componentes:

1. Asistencia que enmarca las negociaciones comerciales en el contexto total del desarrollo de los países. Para aprovechar en la mayor medida posible las oportunidades comerciales que ofrece el ALCA es preciso que cada país adopte medidas conexas, como fortalecimiento institucional; mejoramiento de la infraestructura; modificación de la estructura tributaria para sustituir el ingreso fiscal que se pierde al desaparecer los aranceles aduaneros intrahemisféricos, y establecimiento de modernos sistemas de manejo de datos. Ninguno de esos mecanismos constituye un asunto puramente comercial, pero todos ellos son necesarios para que los resultados del comercio sean más adecuados.

2. CT que permita a cada país inscribir los elementos del proceso de negociación comercial en el más amplio contexto de la negociación total. Debe ofrecerse asistencia para hacer frente a necesidades nacionales tales como la evaluación de las prioridades relativas de los múltiples elementos de la negociación total; el establecimiento de un procedimiento que facilite las consultas con los protagonistas del sector privado que realizaran las actividades de comercio propiamente dichas; la evaluación de las consecuencias probables de la variación de la oferta y la demanda de un país, y el mejoramiento de los procedimientos aduaneros. Cada país debe establecer un mecanismo de coordinación de las posiciones negociadoras con todos los organismo nacionales pertinentes, y la CT puede ser enormemente útil a esos efectos.

3. Finalmente, se requiere CT para proporcionar información de antecedentes y orientación para determinar los intereses nacionales en cada grupo de negociación. Las tres instituciones del Comité Tripartito que respaldan las negociaciones están suministrando mucho material en esa esfera, y lo mismo sucede con los seminarios y programas de capacitación que ofrecen instituciones hemisféricas e internacionales. Debe brindarse CT a los negociadores mismos y a los expertos que los respalden. Los participantes necesitan información sobre el estado general de las actividades en los diversos sectores. Puede proporcionarse orientación para ayudar a cada país a compilar una lista de sus derechos y obligaciones emanados de negociaciones anteriores, la estructura de las leyes y reglamentos que puedan ir en detrimento de las flexibilidad en las negociaciones, y la determinación de la medida en que sea necesario modificar esas leyes y reglamentos a los efectos de la celebración de un acuerdo.

Se dispone de CT en relación con temas propios de cada uno de los nueve grupos de negociación, aunque la mayor parte de la misma es de corto plazo -–días o semanas- lo que no siempre puede satisfacer las necesidades nacionales. Debe darse a conocer a los países del Hemisferio toda la gama de ofertas de CT, lo que se está haciendo. A continuación se resumen temas claves para cada grupo de negociación.

1. Acceso al Mercado. Quizá la más importante ayuda que puede proporcionarse a los países consista en  inventarios, que deben actualizarse regularmente, sobre los impedimentos arancelarios y no arancelarios al acceso a todos los mercados hemisféricos. Además los países deben estar en condiciones de analizar los efectos de diferentes ofertas formuladas por los copartícipes en las negociaciones, y de sus propias solicitudes; esto, a su vez, supone que los países dispongan de suficientes equipos de computación y programas de informática para realizar ese análisis. Por lo tanto, suministrar CT para desarrollar esta capacidad de análisis constituye un objetivo de alta prioridad.

2. Agricultura. Las necesidades de CT en este sector son sumamente esenciales en dos ámbitos conexos: el conocimiento de la magnitud de los impedimentos a la exportación y las características de las medidas de distorsión del comercio de los productos de interés de cada país, y, por otra parte, el conocimiento de las normas sanitarias y fitosanitarias de cada país del Hemisferio.

3. Servicios. Como este grupo de negociación abarca el comercio en muchas actividades específicas, muchas de las cuales revisten inmensa importancia para el desarrollo nacional (telecomunicaciones, servicios financieros, turismo, ingeniería, contabilidad, y otros) la CT debe incluir información sobre el estado de las negociaciones sobre servicios que se realicen en otros foros, aunada a aclaraciones sobre las complejidades sustanciales que existan en muchos ámbitos de servicios.

4. Compras del Sector Público. Deben proporcionarse a los negociadores inventarios actualizados de las prácticas de compras del sector público aplicadas en cada país del Hemisferio, y algunos indicadores de la medida en que puedan participar en ellas oferentes extranjeros. Sería sumamente útil disponer de orientación sobre la evaluación de las ofertas.

5. Inversión.  Los negociadores nacionales han adquirido experiencia en esta esfera a través de las disposiciones sobre inversión contenidas en acuerdos de integración subregional y de la amplia red de tratados bilaterales sobre inversión. No obstante, a escala mundial, su experiencia se limita a las negociaciones sobre TRIM en el marco de la OMC. La CT más valiosa puede consistir en proporcionar a los negociadores del ALCA más antecedentes sobre los temas comprendidos en este ámbito, la determinación de lo que previsiblemente se espera de ellos, y un pleno conocimiento de sus propias obligaciones, leyes y reglamentos, para que puedan saber de qué margen disponen en las negociaciones.

6. Derechos de Propiedad Intelectual. La más importante fuente de obligaciones mundiales es el acuerdo sobre TRIP enmarcado en la OMC, por lo cual todos los participantes deben conocer las obligaciones asumidas por sus países a ese respecto. Los negociadores y los expertos que los respalden pueden necesitar orientación técnica y jurídica sobre el contenido de los temas referentes a los derechos de propiedad intelectual. El Artículo 67 del acuerdo sobre TRIP impone a los países desarrollados a proporcionar a los países en desarrollo que lo soliciten asistencia financiera y técnica, y puede ser útil que los participantes la utilicen.

7. Subsidios, Antidumping y Derechos Compensatorios. La necesidad más prominente de los negociadores de este grupo es contar con inventarios actualizados regularmente sobre prácticas de países.

8. Política de competencia. Ésta es una nueva esfera de negociación comercial internacional, por lo cual indudablemente habrá muchas dudas sobre la manera de proceder. La necesidad más urgente consiste en conocer las leyes y prácticas de los países del Hemisferio y los procedimientos seguidos para la denuncia de prácticas contrarias a la competencia.

9. Solución de Controversias. Ésta no es una nueva esfera de negociación comercial internacional, pero se han establecido nuevos mecanismos, emanados de una gama de fuentes: desde acuerdos regionales hasta los enmarcados en la OMC. Por lo tanto es esencial disponer de información sobre el contenido de esos acuerdos, su eficacia y la medida en que pueda ser necesario modificar las leyes y los reglamentos nacionales para establecer en el ALCA un ambicioso procedimiento de solución de controversias.