19 de Septiembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección: Tendencias para un futuro común
Autor: Sidney Weintraub
Título: Necesidades de Cooperación Técnica para las Negociaciones Comerciales Hemisféricas

A. Algunos temas generales de las negociaciones

Muchas cuestiones preliminares referentes a las negociaciones han sido y son objeto de atención. Las tres instituciones del Comité Tripartito que respalda las negociaciones del ALCA (la OEA, el BID y la CEPAL) han avanzado en la misma dirección, y actualizan regularmente inventarios referentes a la estructura y al contenido de los programas arancelarios, los impedimentos al comercio (aranceles, medidas no arancelarias y subsidios) en materia de normas agropecuarias, sanitarias y fitosanitarias, antidumping y derechos compensatorios, políticas de inversiones, leyes y reglamentos nacionales sobre política de competencia, medidas que afectan al comercio de servicios, procedimientos de compras públicas, etc. Se ha solicitado la realización de estudios sobre los efectos de la integración económica que recaen sobre las pequeñas y medianas empresas (PME), la dependencia fiscal y la liberalización del comercio, la relación entre comercio y liberalización financiera, la importancia de los asuntos financieros para los países más pequeños. Se están examinando las consecuencias, para los diferentes países, del creciente campo del comercio electrónico. La mayor parte de los países del Hemisferio ya están en mejores condiciones para participar en esta negociación –pese a su amplio alcance— que en negociaciones anteriores. Hay otros aspectos presentes en todos los grupos de negociación del ALCA, en algunos de los cuales sería útil contar con CT. Los siguientes son algunos de esos aspectos:
  • Todos los países en desarrollo tienen regímenes organizados en los cuales los cuales los negociadores comerciales realizan consultas regulares con el sector privado, en forma general y específica, sobre lo que procuran obtener las empresas privadas y lo que necesitan para protegerse en las negociaciones. Ello está establecido como obligatorio en Estados Unidos. Las autoridads mexicanas crearon una estructura sectorial compleja para lograrlo en las negociaciones del TLCAN. La orientación sobre la manera de realizar del mejor modo posible intercambios sustanciales regulares entre los negociadores comerciales y los grupos del sector privado interesados debería formar parte, sin lugar a duda, del programa de CT.
  • La práctica habitual, en la mayoría de los países, consiste en designar a una persona como principal orientador de las negociaciones. Las posiciones referentes a los asuntos sectoriales y funcionales se determinan en todos los casos a través de este negociador principal, quien además debe asegurarse de que en el país de origen exista una adecuada coordinación interinstitucional. El personal de los diferentes organismos debe asumir la vanguardia en los grupos específicos —la Tesorería, en cuestiones financieras; Agricultura, en su campo; Justicia, en disputas sobre de competencia, etc.— pero bajo la orientación general del negociador principal. La CT pertinente, a este respecto, debería referirse a la organización de equipos de negociación para el ALCA.  (Cuando el equipo está formado por una persona, esto evidentemente carece de importancia.)
  • Para la organización de las negociaciones prácticas, los países deben formular sus posiciones en relación con cada grupo de negociación. Los negociadores experimentados no piensan exclusivamente en  las posiciones iniciales, sino en los resultados finales. En el curso de las negociaciones se modificarán los puntos de arranque, y uno de los principales aspectos de toda negociación consiste en conocer los límites de una transacción para el país y establecer qué modificaciones legales y reglamentarias pueden necesitarse a esa altura. Esta CT en negociación se combina, en los márgenes, con la necesidad de asistencia para formular el papel de la negociación comercial en el logro de objetivos de programas de desarrollo más amplios.
  • Es improbable, dado el carácter de esta negociación hemisférica, que los países más desarrollados suministren preferencias arancelarias o no arancelarias explícitas a los países menos desarrollados. El principal ámbito de flexibilidad para favorecer a los países con economías más pequeñas consistirá en determinar los términos de la transición al sistema de libre comercio: la negociación de diferentes marcos cronológico, las excepciones al libre comercio permitidas en ese período, discriminación que puede ser inherente a la transición como resultado de las preferencias existentes en los acuerdos subregionales, y otros temas conexos. Se trata de un ámbito importante para el cual las economías más pequeñas, y quizá también algunas más grandes, necesitarán orientación.
  • La cuestión de los recursos en materia comercial será importante para todos los países que participen en cada uno de los grupos de negociación. Se trata de un campo en que las instituciones internacionales especializadas en temas comerciales —principalmente la OMC— poseen considerable experiencia y pueden proporcionar asesoramiento a los países participantes sobre los mecanismos que han utilizado los países para interponer recursos comerciales, y sobre lo que es compatible (o incompatible) con las obligaciones asumidas.
  • Finalmente, los países participantes han convenido en renovar sus compromisos de observar normas internacionalmente reconocidas sobre derechos de los trabajadores y hacer que sus políticas de liberalización del comercio y ambientales se respalden mutualmente. Los mecanismos precisos a través de los cuales han de vincularse estos temas de liberalización del comercio y de derechos de los trabajadores y protección del medio ambiente constituyen un asunto polémico. Probablemente no hay ninguna manera de lograr que la CT pueda ayudar a aunar los diferentes puntos de vista de los países.  No obstante, es importante que los países tengan presente la gama de opiniones existente sobre estos temas y quizá las entidades –públicas y privadas, nacionales e internacionales– que poseen experiencia en el manejo de los diferentes puntos de vista pueden proporcionar información de antecedentes a los negociadores que carezcan de experiencia directa propia.