19 de Julio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección: Tendencias para un futuro común
Autor: Sidney Weintraub
Título: Necesidades de Cooperación Técnica para las Negociaciones Comerciales Hemisféricas

5. Inversiones

No es sino en fecha reciente que las inversiones han ocupado su lugar junto al comercio como tema importante de las negociaciones del comercio internacional. La larga demora es bastante sorprendente, ya que los dos aspectos son en realidad inseparables, pero puede comprenderse por razones históricas, ya que el GATT fue creado en un momento en que la mundialización era menos amplia que hoy. Los negociadores del ALCA, especialmente los dotados de escasa experiencia en negociaciones sobre inversiones, bien podrían beneficiarse a través de una amplia asistencia técnica en este terreno.

Es útil mencionar algunos aspectos de la historia de la transformación del pensamiento que ha tenido lugar en los países de LAC con respecto a la receptividad frente a las inversiones extranjeras directas (IED). En general los países de la región de LAC se resistían a todo tipo de IED en las tres décadas que siguieron a la finalización de la segunda guerra mundial, preocupados de que, si los extranjeros dominaban grandes segmentos de su actividad económica, se verían afectados el control y la soberanía nacional. Las IED no fueron excluidas, pero es justo decir que sólo eran toleradas cuando se cumplían ciertas condiciones notorias: posiciones de capital accionario minoritarias para los extranjeros; obligación de alcanzar ciertos resultados en materia de exportación y otras esferas; insistencia en la competencia de los tribunales nacionales para la resolución de disputas, y exclusión de determinadas actividades (energía, minería y generación y distribución de electricidad fueron los campos más comúnmente vedados a los extranjeros).3 Esta política se modificó en la mayoría de los países en los años ochenta cuando resultó evidente que el financiamiento mediante endeudamiento externo no protegía a los países frente a las perturbaciones, y quizá agravaba estas últimas, porque conducía a quiebras internas y obligaba a reestructurar la deuda pública. El cambio de políticas que se produjo en los años ochenta dio lugar a mercados de importación más abiertas y al deseo de promover la exportación de bienes y servicios. Estos objetivos fueron adoptados en conjunto con la búsqueda de IED, porque, a diferencia de la acumulación de deudas, aquí los inversionistas tenían incentivos de exportar, además de penetrar en el mercado nacional.

Lo que ocurrió, por lo tanto, fue que se trató de obtener IED, en lugar de simplemente tolerarlas. La apertura en ningún caso ha sido completa; los países todavía reservan determinados sectores para el Estado y para sus nacionales, y muchos todavía buscan garantías de que los inversionistas extranjeros exporten, en lugar de limitarse exclusivamente al mercado interno. No obstante, el cambio ha sido considerable y tuvo lugar en forma bastante rápida en la “década perdida” de los años ochenta. La búsqueda activa de medios de atraer IED no ha sido exclusiva de la región de LAC, sino que se extiende en general a los países en desarrollo y, en realidad, a algunos ámbitos de los países industriales. Una de las realidades sobresalientes del fenómeno de la mundialización es que la IED ha aumentado más rápidamente, en la última década, que el PIB colectivo de las economías del mundo. Por lo tanto se ha aumentado el proceso de internacionalización de la producción.

El Grupo de Negociación sobre Inversiones (NGIN) del ALCA debe ocuparse de temas tales como la definición de inversión e inversionista, tratamiento nacional, tratamiento de la nación más favorecida, tratamiento justo y equitativo, remesas, indemnización y resolución de disputas, es decir, temas que típicamente aparecen en los tratados sobre inversiones en vigencia en todo el mundo. Además, el NGIN debe ocuparse de temas tales como requisitos de desempeño, admisión de extranjeros en cargos técnicos y gerenciales, contenido de las excepciones y reservas y manejo de la determinación de precios de transferencia entre compañías afiliadas, con fines impositivos. Estos temas tienen antecedentes históricos y sobresalen en la época contemporánea.

Las necesidades de información no se limitan a las arriba mencionadas. Los países necesitan antecedentes sobre el contenido y el alcance del acuerdo de la Ronda Uruguay sobre las TRIM (medidas sobre inversión relacionadas con el comercio). Debe establecerse la extensión de las obligaciones ya asumidas en la Ronda Uruguay. Con respecto a las obligaciones celebradas a nivel regional, el Grupo de Trabajo del ALCA sobre inversiones recibió el mandato de la reunión ministerial sobre comercio de Denver de “crear un inventario sobre acuerdos y tratados de inversiones y la protección de los mismos existente en la región”. La Unidad de Comercio de la OEA preparó un compendio sobre acuerdos sobre inversiones en el Hemisferio, y el BID presentó un estudio sobre regímenes nacionales sobre inversiones.4 El grupo de negociación solicitó a ambos organismos que mantuvieran actualizados esos inventarios. Otro aspecto que resultará importante consiste en que los negociadores del NGIN estén informados sobre el avance logrado en otros grupos de negociación en que existen vínculos estrechos con temas referentes a inversiones. Esos otros grupos son los  relativos a servicios, política de competencia y solución de controversias.

Más de 60 tratados bilaterales sobre inversiones (TBI) han sido suscritos entre países hemisféricos (incluidos Estados Unidos y Canadá), y más de dos tercios han sido mutuamente celebrados por países de la región de LAC. Los participantes de NGIN deben conocer qué derechos y obligaciones imponen esos instrumentos a los signatarios. Debe mantenerse actualizada la información sobre la extensión de la IED en el Hemisferio.5 Muchas instituciones similares realizan seminarios breves sobre cuestiones referentes a inversiones, pero no se sabe con seguridad si satisfacen las necesidades de los negociadores del ALCA. La OMC se ocupa del tema en relación con el contenido del acuerdo sobre TRIM, que si bien es útil, probablemente no tiene el alcance necesario. La OCDE ha organizado, en los últimos años, seminarios breves que resultan valiosos –especialmente porque se han referido a las negociaciones del acuerdo multilateral sobre inversiones (AMI) de ese ámbito, ahora suspendidas, pero que resultan insuficientes, por haber sido demasiado breves: (dos días). En gran medida lo mismo cabe decir de la capacitación a cargo de otras instituciones, como la OEA, la UNCTAD, y SELA. Los eventuales programas de crédito rembolsables del BID, que son más amplios, deberán ser detallados y suficientemente amplios como para superar los inconvenientos de otros cursos. Las Secretarías de las entidades subregionales de la región de LAC han tenido mucha experiencia con temas referentes a inversiones, por lo cual pueden estar en condiciones de proporcionar considerable información a los países miembros de esas entidades.

Vale la pena subrayar la confluencia de intereses ímplicita en las deliberaciones en este sector: ahora los países de LAC buscan atraer inversiones extranjeras directas y los países industriales buscan activamente en el Hemisferio oportunidades de realización de esas inversiones. La atmósfera de progreso en las negociaciones en este sector es, por lo tanto, favorable.