14 de Diciembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección: Tendencias para un futuro común
Autor: Sidney Weintraub
Título: Necesidades de Cooperación Técnica para las Negociaciones Comerciales Hemisféricas

3. Servicios

La inclusión del comercio de servicios de las negociaciones internacionales constituye un fenómeno relativamente reciente. La iniciativa provino de los países desarrollados, especialmente Estados Unidos, y al principio le opusieron resistencia muchos países en desarrollo, preocupados de que las negociaciones multilaterales dieran lugar más bien a la apertura de sus mercados a la importación de servicios que a la obtención, por su parte, de beneficios equivalentes. El consentimiento de los países en desarrollo a la inclusión del comercio de servicios provino, en parte, de su propio interés en promover las exportaciones de servicios, tales como los turísticos, y en parte, en los países hemisféricos, de la tendencia general a la liberalización de la importación que se inició en los años ochenta.  El aumento de los acuerdos de integración subregionales en el Hemisferio promovió una mayor apertura del comercio de servicios entre los países de nivel de desarrollo general similar.

El primer avance importante en las negociaciones a nivel mundial se produjo en la Ronda Uruguay, al celebrarse el Acuerdo General sobre Comercio de Servicios (GATS). Si bien el GATS abrió una nueva senda, los compromisos asumidos por los países de la región de LAC no fueron de importancia abrumadora. México dio nuevos pasos hacia la liberalización del comercio de servicios en 1994, al celebrar el acuerdo del TLCAN con los Estados Unidos y Canadá. Muchos diferentes países han privatizado y abierto sus sectores de telecomunicaciones a la competencia externa. El ALCA ofrece un foro de ambiciosos objetivos  para la liberalización del comercio de servicios en el Hemisferio, pero se trata de una labor difícil, debido a incertidumbre de los países con respecto al grado de apertura pertinente y a la complejidad técnica de muchos sectores de servicios, que numerosos  países del Hemisferio aún no conocen plenamente.

La necesidad de CT en el proceso global de negociación ha sido analizada suficientemente, y por lo tanto no volveremos a referirnos ella, salvo para destacar la necesidad de que los negociadores conozcan lo ya ha realizado en la esfera de los servicios. Esto comprende los compromisos asumidos por los países hemisféricos en el marco del GATT, en las disposiciones de los acuerdos subregionales entre países hemisféricos y, en el caso de México, en el marco del TLCAN.

Se debe tener en cuenta que la negociación del comercio de servicios abarca muchos sectores, por lo cual difiere pronunciadamente de la negociación limitada a un sector específico. La experiencia en materia de negociaciones, tanto mundial como hemisférica, es menos amplia en el caso del comercio de servicios que en el de mercancías. En consecuencia es más difícil especificar las necesidades de CT en la negociación de los servicios que en muchos otros grupos, porque existe menos certeza sobre la orientación de las negociaciones sobre servicios. Es probable que las necesidades de los participantes del Grupo de Negociación sobre Servicios (NGSV) aumentarán a medida que avancen las negociaciones.

No obstante, algunas necesidades de CT ya pueden percibirse claramente. Es seguro que las negociaciones se amplíen a las telecomunicaciones internacionales, actividad que se está expandiendo a un ritmo, que sin exageración, puede calificarse de fenomenal. Los negociadores de casi todos los países hemisféricos, pero especialmente los de economías pequeñas, necesitarán orientación sobre los temas que corresponden a este campo. También se están produciendo cambios a gran velocidad en el comercio de servicios financieros –especialmente cuando esos cambios se combinan con avances en las tecnologías de la comunicación, y requerirán la actualización de la información sobre las prácticas mundiales actuales para los negociadores de muchos países hemisféricos. La experiencia de los últimos años, de débiles estructuras bancarias que han conducido a perturbaciones financieras y económicas, destacan esa necesidad de un conocimiento más profundo por parte de los negociadores y los expertos que los respaldan. Esos negociadores y expertos deberán conocer la posición de sus países con respecto al flujo de capitales de cartera. En gran medida puede decirse lo mismo sobre la necesidad de información de antecedentes sobre transporte, que es uno de los temas importantes ineludibles en las negociaciones de los servicios. Estos tres sectores —telecomunicaciones, servicios financieros y transporte—se mencionan no porque sean los únicos a los que se refieren las negociaciones sobre servicios, sino porque, ineludiblemente, serán temas importantes. No obstante, las negociaciones abarcarán todos los ámbitos de servicios.

En gran medida, la información de antecedentes sobre temas referentes a los servicios proviene del Comité Tripartito, pero es improbable que los tres organismos constitutivos estén en condiciones de hacerlo sin asistencia externa, porque los temas son complicados y dinámicos. Al igual que en otros campos, debe resolverse si corresponde dar prioridad, en cuanto a capacitación, al personal técnico o a los negociadores.

El comercio de servicios está estrechamente vinculado con la inversión extranjera. Gran parte del comercio de servicios comprende también el traslado de personas de sus países de origen a los países en que los servicios deben prestarse. Los servicios profesionales, tales como los de Ingeniería, Arquitectura, Derecho y Contabilidad, se prestan en un marco de país a país y están a cargo de especialistas externos residentes. La prestación de servicios de comunicaciones requiere amplias inversiones, así como el traslado de expertos familiarizados con la situación existente en el mercado de origen y los vínculos entre ambos mercados, especialmente cuando se inician nuevas operaciones comerciales. El comercio de servicios financieros está vinculado cada vez más con la propiedad de las instituciones financieras externas, trátese de bancos comerciales o compañías de seguros, y casi siempre los recursos financieros son acompañados por expertos de las oficinas del país de origen; ciertamente al comienzo. El aumento del turismo se ha visto acompañado por una creciente propiedad extranjera de hoteles y otras instalaciones. En el primer caso, lo que se necesita para realizar negociaciones sobre comercio de servicios es información de antecedentes, que comprende los siguientes aspectos: el contenido de las obligaciones asumidas por los países en virtud de la Ronda Uruguay; la nómina de obligaciones incluidas en los diversos acuerdos de integración subregionales; los requisitos técnicos de negociación en campos tan dinámicos y significativos como la tecnología de la información, las comunicaciones y las finanzas.2 Además, se prepararon dos matrices para la segunda reunión del NGSV, que tuvo lugar en enero de 1999, con respecto a las posiciones negociadoras iniciales y a las ideas de los países participantes sobre temas que probablemente habrían de figurar en un futuro acuerdo.

Algunos temas serán materia ineludible de negociaciones, y los participantes ya tienen presente su necesidad de conocer los temas de la liberalización de los mercados y las consecuencias para sus países. Para ello se necesitará CT a los efectos de formular los aspectos técnicos de un acuerdo de servicios; la elaboración de una lista de compromisos y reservas en los acuerdos existentes; la identificación de medidas y barreras nacionales al comercio de servicios; el conocimiento de los temas conexos al celebrar acuerdos en sectores de servicios complicados y la captación del contenido de la reforma regulatoria que será necesaria.

Las negociaciones sobre servicios están estrechamente vinculadas con las inversiones extranjeras, por lo cual los dos grupos de negociación deberán coordinar sus deliberaciones. El traslado de un país a otro de profesionales y técnicos es un corolario necesario del incremento del comercio de servicios, por lo cual sería conveniente tener alguna noción de la amplitud que tendrá. Finalmente, las necesidades de CT se ampliarán y se harán más evidentes a medida que avancen las negociaciones. Todas estas necesidades deberán tenerse en cuenta en la planificación de la negociación de los servicios, lo que ya ha ocurrido con muchas de ellas. La capacidad de definir las necesidades técnicas en determinados ámbitos de servicios como base para proporcionar CT irá aumentando a medida que avancen las negociaciones.