20 de Enero de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección: Tendencias para un futuro común
Autor: Sidney Weintraub
Título: Necesidades de Cooperación Técnica para las Negociaciones Comerciales Hemisféricas

2. Agricultura

La liberalización del comercio de productos del agro ha sido menos exitosa que la liberalización del comercio lograda en casi todos los demás sectores desde la formación del GATT, tras la segunda guerra mundial. La arancelización de la protección de los productos del agro en la Ronda Uruguay, aun cuando las tasas son generalmente altas, fue un paso importante porque introdujo mayor transparencia, en cuanto a protección, en relación con lo que antes existía. No obstante, el sector agrícola estaá repleto de programas de apoyo interno que conducen a restricciones de importaciones competivivas, la utilización de cuotas arancelarias y derechos de importación estacionales para limitar la competencia interna, y la utilización generalizada de subsidios a la importación por parte de países desarrollados que tienen los medios para permitírselo.

Las Normas Sanitarias y Fitosanitarias (NSF) destinadas a proteger a los consumidores constituyen un ingrediente esencial en el ámbito de los productos del agro, pero, al igual que las normas técnicas en general, son objeto de abusos con fines proteccionistas. En las negociaciones de este sector, así como de otros sectores, deben aplicarse diversas técnicas de reconocimiento mutuo. Probablemente será esencial disponer de asistencia técnica para elaborarlas.  Se trata de un ámbito que separa a la mayor parte de los negociadores de los expertos técnicos y la prioridad en materia de capacitación deberá centrarse, probablemente en el personal técnico, y luego en facilitar la comunicación entre esos expertos y los negociadores.

Otro punto que merece hacer hincapié, es la gran superposición entre el Grupo de Negociación sobre Agricultura (NGAG) y el NGMA. Ambos grupos de negociación han establecido una modalidad de suministro mutuo de información con respecto a aspectos tales como procedimientos aduaneros, recopilación de datos, medidas arancelarias y no arancelarias, y salvaguardias. La labor del ALCA también se superpone, en gran medida, con la del grupo que se ocupa de subsidios, medidas antidumping y derechos compensatorios.

Además de las NSF, el NGAG  debe ocuparse de otros temas técnicos que no siempre son evidentes para los negociadores, quienes no están familiarizados con las políticas agrícolas internas y el comercio internacional en este sector. Los derechos estacionales, ya mencionados, son exclusivos de este sector, y las cuotas arancelarias son más prevalentes aquí que en el comercio de otros sectores. Los subsidios a la exportación, que en gran medida han sido eliminados en otros sectores, siguen siendo comunes en el de la agricultura. Uno de los objetivos de las negociaciones de los países en desarrollo, en las negociaciones del ALCA, consiste en eliminar los subsidios a la exportación en el comercio de productos del agro en el Hemisferio y alejar las importaciones subsidiadas de países ajenos a la región. Las medidas de distorsión del comercio son más amplias en el sector agrícola que en otros sectores, y el alcance de esas medidas no es claro. La búsqueda de transparencia es especialmente importante en el comercio agrícola. Otros organismos internacionales han establecido equivalentes de subsidios al productor de productos del agro (la OCDE, por ejemplo), y esta información debe estar a disposición del (NGAG). Todos estos puntos ponen de manifiesto que el NGAG neceistará información de antecedentes de parte del Comité Tripartito.

Si bien no es necesario repetirlo con respecto a cada uno de los grupos de negociación, las necesidades claves de CT para la realización global de las negociaciones reviste especial importancia en este sector, dada la gran trascendencia de la agricultura, y la exportación de los productos respectivos, para los países pequeños y menos desarrollados del Hemisferio. Estas necesidades comprenden el suministro de CT para la recopilación y el manejo de datos, así como técnicas de análisis de importancia de la liberalización del comercio, y para penetrar el velo de complejidad que tipifica al comercio de productos agrícolas.

Las necesidades de CT son especialmente pertinentes para conocer las normas sanitarias y fitosanitarias de cada uno de los países hemisféricos, especialmente los más desarrollados. Indudablemente las necesidades de CT variarán de un país a otro: los países que cuenten con experiencia técnica considerable en el agro y NSF de todas maneras necesitarán información sobre las prácticas aplicadas en sus principales mercados de exportación, y los que sólo posean conocimientos rudimentarios de los aspectos complejos del comercio de productos agrícolas también necesitarán asistencia en esa esfera. Puede suceder que expertos de países latinoamericanos con economías más avanzadas y, por lo tanto, con mayor experiencia para atender mercados de exportación de productos agrícolas, sean los mejores proveedores de asistencia técnica para los técnicos de economías más pequeñas.