20 de Abril de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección: Tendencias para un futuro común
Autor: Noel F. McGinn
Título: Hacia la cooperación internacional en educación para la integración de las Américas

La cooperación como ajuste estructural

Las perspectivas de cooperación internacional volvieron a cambiar después de los años setenta. A pesar de que había transcurrido una “década de desarrollo”, muchos de los países de América Latina parecían haber ganado poco en su lucha contra la pobreza. Los esfuerzos desplegados para desarrollar la capacidad industrial nacional mediante la sustitución de importaciones fueron insuficientes para proteger a las economías de las crisis que cundieron en todo el mundo debido a los aumentos de los precios del petróleo. Comenzaban a vencer las deudas contraídas en los años sesenta y los gobiernos no tenían recursos para reembolsarlas.

La desaceleración económica tuvo un efecto significativo en la composición de los actores que participaban en la cooperación internacional. Las organizaciones no gubernamentales (sobre todo las fundaciones) de los países “donantes” registraron pérdidas significativas en sus dotaciones de recursos durante los años setenta, cambiaron sus prioridades y se dedicaron a financiar la solución de los problemas sociales de sus propios países. Los organismos internacionales  (como la UNESCO) se vieron ante un número mayor de países que solicitaban su ayuda, pero recibían menos respaldo de algunas naciones industrializadas.

Los “errores” de autoridades decisorias previas se atribuyeron a la mala planificación  y a la burocracia gubernamental. En un principio tímidamente, pero luego con creciente vigor, comenzaron a oírse voces nacionales e internacionales que clamaban por que los países de las Américas “abriesen” sus economías y redujesen la función de los gobiernos centrales. En ese punto, los organismos internacionales de asistencia decidieron intervenir más activamente en la formulación de las políticas nacionales2. Esta decisión fue justificada por las aseveraciones de que los gobiernos carecían de la capacidad o de la voluntad para corregir decisiones de política desacertadas. Los organismos de asistencia instaban a un “diálogo de política” para asegurar el máximo beneficio de la cooperación internacional futura3.

El diálogo de políticas significaba que a partir de ese momento la cooperación en forma de suministro de asistencia dependería de que el gobierno beneficiario satisficiera las condiciones impuestas por el donante. Estas condiciones incluían modificaciones en las políticas y estructuras esenciales de los gobiernos nacionales4. En algunas ocasiones, los organismos internacionales de asistencia justificaban esta orientación más afirmativa al sostener que las naciones eran cada vez más “interdependientes” y que la adopción de políticas erróneas en un  país tenía efectos negativos en otros. Las condiciones más graves adquirieron la forma de ajuste estructural, en el cual los préstamos se otorgaban a condición de que los gobiernos efectuasen cambios profundos en la magnitud y composición de sus presupuestos. La insistencia de que los gobiernos gastasen menos en la mayoría de los casos significaba que se asignaban menos recursos a la educación y a otros servicios sociales. Como señaló Reimers, los gobiernos pudieron haber reducido el gasto en actividades militares, en obras públicas o en otros sectores (Reimers, 1989; Reimers, 1990a; Reimers, 1990b). La educación pública parecía carecer del suficiente respaldo político como para proteger su presupuesto. Casi todos los países acataron las condiciones que imponía la nueva forma de cooperación. Los pocos que no las acataron dejaron de recibir asistencia de los organismos que imponían las condiciones5.

El efecto neto de esta forma de cooperación internacional fue una reducción del gasto total en educación en la mayoría de los países que se comprometían al ajuste estructural. Los incrementos en el gasto privado en educación no fueron ni remotamente suficientes para compensar la pérdida de inversiones de educación. Muchos gobiernos redujeron el gasto real congelando los salarios de los docentes en una situación de alta inflación. En muchos países de América Latina, el valor real de los salarios de los docentes se redujo a apenas el 35% del valor que tenían 10 años antes (International Institute for Educational Planning, 1989). En algunos países, los salarios de los educadores con educación postsecundaria no eran superiores a los que ganaban los barrenderos. En algunos casos los gobiernos redujeron o eliminaron el gasto en partidas que permitían a los docentes y administradores realizar su labor, como libros de texto, transporte y mantenimiento de edificios. El efecto neto del ajuste estructural fue la reducción de la efectividad de la educación pública6.

Mientras tanto, algunos organismos bilaterales de asistencia (de Canadá, Japón y algunos países europeos) incrementaron el monto de ayuda que se otorgaba sin condicionalidades. Además, el Banco Interamericano de Desarrollo, que es menos insistente en la condicionalidad, incrementó su inversión total en educación en las Américas.

La cooperación en forma de ajuste estructural no logró los cambios espectaculares en las políticas y en la efectividad que se habían previsto. No todas las políticas “recomendadas” fueron apropiadas, la adopción por parte de los gobiernos estuvo a menudo plagada de fallas, y los recortes en los programas de bienestar social amenazaban la estabilidad de los regímenes democráticos emergentes. Si bien algunos organismos de asistencia continúan insistiendo en imponer condiciones para otorgar ayuda, también están procurando desarrollar nuevas maneras de prestar asistencia. Estos nuevos esfuerzos se tratan en la sección final sobre otros enfoques a la cooperación internacional.

[INDICE] [Presentación] [Introducción] [Evolución de la cooperación internacional en materia de educación en las Américas] [La cooperación después del nacionalismo] [La cooperación internacional como supranacionalismo] [Cooperación para el desarrollo internacional] [Resistencia a la ayuda] [La cooperación como colaboración dentro de América Latina] [La cooperación como ajuste estructural] [Situación actual de la educación en las Américas] [Situación actual de la educación] [Resumen] [Formas actuales de cooperación internacional] [La ayuda como forma de cooperación internacional] [Variedades de ayuda] [La uniformidad como consecuencia de la ayuda] [La ayuda o asistencia de organismos bilaterales y multilaterales] [La cooperación de las empresas transnacionales] [La ayuda y la asistencia de las ONG] [La ayuda de fundaciones filantrópicas] [La ayuda por intermediación de las instituciones educativas] [La cooperación internacional en forma de colaboración] [Ejemplos de colaboración en educación superior] [Obstáculos a la colaboración internacional en la educación superior] [Ejemplos de colaboración entre organizaciones no gubernamentales] [Otros ejemplos de colaboración] [Resumen] [La globalización y la cooperación internacional] [El nuevo paradigma industrial] [Implicaciones del nuevo paradigma industrial para la educación] [El nuevo modelo de desarrollo] [Bosquejo de un nuevo paradigma de educación] [Otros enfoques a la cooperación internacional en educación] [Ejemplo de colaboración regional para desarrollar un nuevo paradigma] [Notas] [Referencias]