22 de Julio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección: Tendencias para un futuro común
Autor: Noel F. McGinn
Título: Hacia la cooperación internacional en educación para la integración de las Américas

Resumen

El desempeño de los sistemas educativos de América Latina y el Caribe se asemeja al de una persona malnutrida que apenas puede realizar las tareas mínimas necesarias para sobrevivir, que carece de la energía necesaria para no morirse de hambre, que se distrae fácilmente, que tiene poca memoria y poca capacidad de razonamiento. Los sistemas de educación no cuentan con el financiamiento suficiente en términos absolutos ni relativos. Los sistemas de educación de la región son ineficientes en cuanto al uso de los fondos de los que dispone, pero gran parte de esa ineficiencia se debe al financiamiento o a la gestión insuficientes. Se desperdician costosas inversiones en infraestructura, por ejemplo, para la creación de sistemas de información gerencial, porque los gobiernos no pueden aportar los fondos necesarios para la dotación de personal y el mantenimiento. La ineficiencia y la falta de financiamiento constituyen un circulo vicioso que provoca cada vez más criticas a la educación pública y se traduce en una disposición cada vez menor de la sociedad para aportar los fondos y el capital humano que se requieren para romper ese círculo y comenzar a mejorar la educación.

El problema del bajo nivel de financiamiento global de la educación y la ineficiencia se exacerba debido a la distribución tan desigual de los recursos. Hay un paralelismo entre los bajos niveles de gasto en educación pública y una alta matrícula en las escuelas privadas; América Latina tiene la proporción más alta del mundo de alumnos que asisten a escuelas privadas. Dentro de la educación pública existen acusadas disparidades en el gasto entre las escuelas urbanas y rurales (Eichelbaum de Babini, 1997) y por género (Stromquist, 1996). En consecuencia, muchos niños pasan años en escuelas que son de tan mala calidad que la enseñanza tiene un efecto que perdura poco en los alumnos. El uso de fondos públicos para subvencionar la educación privada resulta, en el mejor de los casos, en mejoras menores de la calidad (Parry, 1995) y tiende a empeorar la distribución de por sí desigual del acceso a la escolaridad. Los esfuerzos para generar un mayor gasto del sector privado en la educación aún no han marcado una diferencia significativa en los niveles generales de financiamiento y en los últimos años los países incrementaron su dependencia de recursos externos de financiamiento para proyectos de desarrollo de capital en educación.

Por último, la tecnología dominante de instrucción en las escuelas de América Latina y el Caribe es inadecuada para responder a las demandas que enfrenta la educación. Esta tecnología define al docente como la fuente primaria de conocimientos para los estudiantes, y lo coloca en lugares de trabajo relativamente aislados que elevan el costo de la capacitación en el servicio y de la mejora continua mediante reuniones profesionales y cursos de formación. La participación en la economía mundial, mientras tanto, ha elevado los niveles salariales de las personas con educación universitaria, lo que reduce el número de personas que buscan empleo en el campo de la enseñanza. Para mejorar la calidad de los docentes se requerirán incrementos significativos de los salarios, y eso elevaría el costo unitario de la educación. El costo resultante dificulta, si no hace imposible, la expansión del acceso en forma simultánea con el mejoramiento de la calidad.

En todo el continente americano, los gobiernos son la principal fuente de recursos financieros y políticas en lo que concierne a la educación. Los problemas de la educación surgen de las deficiencias de las decisiones gubernamentales sobre las finanzas, la operación y el contenido. Pero los gobiernos no están solos. Dentro de los países reflejan las ambiciones y las creencias de una serie de partes interesadas de la sociedad. Además, otros países influyen en las decisiones gubernamentales directa e indirectamente mediante la ayuda y la colaboración. En la próxima sección se describen las formas actuales de cooperación y sus consecuencias para la educación.

[INDICE] [Presentación] [Introducción] [Evolución de la cooperación internacional en materia de educación en las Américas] [La cooperación después del nacionalismo] [La cooperación internacional como supranacionalismo] [Cooperación para el desarrollo internacional] [Resistencia a la ayuda] [La cooperación como colaboración dentro de América Latina] [La cooperación como ajuste estructural] [Situación actual de la educación en las Américas] [Situación actual de la educación] [Resumen] [Formas actuales de cooperación internacional] [La ayuda como forma de cooperación internacional] [Variedades de ayuda] [La uniformidad como consecuencia de la ayuda] [La ayuda o asistencia de organismos bilaterales y multilaterales] [La cooperación de las empresas transnacionales] [La ayuda y la asistencia de las ONG] [La ayuda de fundaciones filantrópicas] [La ayuda por intermediación de las instituciones educativas] [La cooperación internacional en forma de colaboración] [Ejemplos de colaboración en educación superior] [Obstáculos a la colaboración internacional en la educación superior] [Ejemplos de colaboración entre organizaciones no gubernamentales] [Otros ejemplos de colaboración] [Resumen] [La globalización y la cooperación internacional] [El nuevo paradigma industrial] [Implicaciones del nuevo paradigma industrial para la educación] [El nuevo modelo de desarrollo] [Bosquejo de un nuevo paradigma de educación] [Otros enfoques a la cooperación internacional en educación] [Ejemplo de colaboración regional para desarrollar un nuevo paradigma] [Notas] [Referencias]