20 de Enero de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
Revista Interamericana de Bibliografía (RIB)
Número: 2
Título: 1998

La taxonomía

Desde una perspectiva epistemológica, es posible identificar a Gay con el proceso de gestación de la ciencia nacional. Ello se comprende mejor, si se tiene presente que Gay es el autor de la Historia física y política de Chile, una obra de 26 tomos, que presenta la totalidad de las especies vegetales y animales que conforman el cuerpo físico del país.

Para la realización de la obra en cuestión, contó con el apoyo de las autoridades políticas de la época. Inserto en este marco de interés gubernativo, Gay afirma en septiembre de 1830, un contrato con el entonces Ministro del Interior y de Guerra Don Diego Portales “para realizar la descripción física del territorio nacional”.1 Dicho cometido le obliga a recorrer el país durante varios años así como también a seleccionar a algunos de sus colaboradores. Entre estos, a Pedro Martínez y a Francisco Noriega, para la parte de la Historia de Chile, a Mauricio Rugendas, para las ilustraciones, y a Bernardo Cortés, para la recolección del material de interés científico. De este modo, Gay estudia la naturaleza física del país desde Atacama hasta la zona austral. “Doce años demoró Gay en recorrer el territorio y en juntar los elementos con los cuales había de escribir la descripción de la naturaleza”.2

Una tarea de tales características requería necesariamente de un marco teórico sustentado en claros aspectos epistemológicos, gnoseológicos y metodológicos. En este sentido es posible apreciar en el discurso científico del autor diversas categorías conceptuales, formulaciones vinculadas a teorías biológicas, expresiones referentes al conocimiento vernáculo de los lugareños, así como la exposición de su propia práctica taxonómica. Lo anterior constituye un referente teórico para el análisis contemporáneo del paradigma explicativo empleado por Gay.

En lo que sigue, se analiza la práctica taxonómica propiamente tal. Al respecto, el sabio Galo delimita primero claramente el campo a investigar correspondiente a su objeto de estudio: los componentes físicos y biológicos de la naturaleza chilena. Para dar cuenta de lo específico de este universo, Gay se apega rigurosamente a la parsimonia metodológica de las ciencias naturales imperante en Europa. El conocimiento científico es concebido por el sabio francés como una forma de explicación de los datos del mundo, de acuerdo a las leyes que los rigen y que muestran como están encadenados unos objetos con otros. Por ello se interesa por los datos empíricos como base de la sistematización y descripción de los seres peculiares existentes en el territorio nacional. Desde esta perspectiva, el discurso taxonómico descansa en dos pilares básicos: el apoyo empírico y el rigor lógico.

En la práctica del discurso clasificador de la flora y fauna nacional, Gay, luego de recolectar las especies vernáculas, las introduce en su clasificación teórica de acuerdo a la inclusión o no de cada individuo en las clases, órdenes y sub-órdenes en boga. Así, primero deja constancia del nombre científico de cada individuo, luego sintetiza las características más relevantes del mismo en una sumatoria de términos en latín. A continuación se indica abreviadamente la fuente bibliográfica más antigua en la cual se ha hecho referencia al elemento de la flora o fauna que se está clasificando (en muchos casos Gay es el responsable de la primera referencia de ciertas especies chilenas. Esto lo obliga a realizar una labor pionera: poner algunos nombres científicos a lo innominado aún por las ciencias naturales del siglo XIX, para algunas formas de lo viviente en Chile). Después indica el nombre vernáculo de la especie en cuestión. Finalmente presenta una descripción exhaustiva en lenguaje corriente, de las propiedades esenciales del individuo que intenta jerarquizar. En muchos casos, además, incluye notas al pie de página para completar la información. Es probable que tales notas sean una forma de incluir el conocimiento popular sobre determinadas especies autóctonas. Ello porque el modelo taxonómico vigente en las comunidades científicas de mediados del siglo XIX, no posibilita la inclusión de tales formas cognoscitivas. Y también porque la ciencia europea aún no conocía muchas de las especies presentadas por Gay, y por tanto, no tenía referentes taxonómicos que ofrecer.

Los siguientes ejemplos ilustran el procedimiento taxonómico de Gay para la incorporación de los diversos componentes de la flora y fauna de Chile al conocimiento de la ciencia universal.

Typha angustifolia3

T. foliis lineaibus, inferne subcanaliculatis, culmo florente longioribus; spica mascula a faeminea remota, utraque cylindracea; filamentis florum masculorum anthera sesquilongioribus.

T. Angustifolia Linn. - Endl., Bot., t.1456, etc.

Vulgarmente Paja de estera y cortadera macho y en España Enea.

Planta que alcanza cinco y más pies de alto, con tallo muy recto y tieso. Hojas lineares-angostas, convexas en la parte superior, algo cóncavas en la inferior, erguidas, coriáceas, y mas largas que el tallo; espiga masculina algo apartada de la femenina, y ambas cilíndricas. Filamentos de las flores machos una vez y media mas largos que las anteras.

Lutra felina4

L. corpore rufo supra vinaceo vel fusco-griseo lavato, infra gula et facieti lateribus pallidioribus; cauda depressa, dimidium corporis aequante-molares utrinque 5, longitudo corporis 26 unc., caudae 1 p.

Lutra Chilensis Bennet, Proc. Soc. Lond., 1832 p. 1., Waterhouse in Darw., Voy. of the Beagl., Mam., p. 22, Mustela Felina, Molina, Comp., p. 320...Vulgarmente Gato de mar, Nutria, Chinchimén ó Chungungo.

El pelage de esta nutria es rojo flavo, manchado de flavo pálido en todo el cuerpo, lo que proviene de que la punta de los pelos es de un tinte más claro. El color pálido abunda más en los sabios, en la papada, bajo la garganta, delante del cuello y en las partes inferiores del cuerpo. El rojo de las patas es algo más intenso, aproximándose más al color canela que el del lomo. Las orejas son cortas. Los bigotes de color pálido. La cabeza aplastada. El hocico pequeño....

Cervus pudus5

C. parvus, breviceps, vinaceo-rufescens; facie brevi; sinu lacrymali mediocri; dentibus lanariis superioribus exiguis; cauda subnutia; longitudo corporis vix 2 ped.

C.Pudu Garv., Ann. des Sc. nat., feb. de 1830.-C. Humilis, Proc., 1830, Mazama Pudu Rafin-Capra pudu Mol.-Ovis Pudu Gmel.

Vulgarmente: Venado, y entre los indios Pudú o Puudu.

Animal bastante cachigordete, sostenido por piernas débiles, y solamente de dos piés y tres pulgadas de largo. La cabeza es gruesa, corta, obtusa, con dos pequeñas orejas de dos pulgadas y media de longitud. Sus colores son casi uniformes, es generalmente bermejo, finalmente jaspeado sobre la mayor parte de su cuerpo de un bermejo más o menos vivo; algo más largo que los del roedor, está a manera de borlilla, poco más o menos como en los Antilops, llamados Grimos; sobre las orejas, la barba, los cañonea y las cuatro patas, los pelos son de un bermejo canela y no jaspeados...

Así, con este tipo de discurso taxonómico: descriptivo, analítico, riguroso y directo, Gay logra aprehender el abigarrado mundo de la flora y fauna de Chile. De este modo va introduciendo por ejemplo cóndor (sarcoramphus condor), al pudú (cervus pudus), a la palma chilena (jubaea spectabilis), al tiuque (caracara montanus), entre otros; al contexto de la ciencia universal.