19 de Junio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
Revista Interamericana de Bibliografía (RIB)
Número: 2
Título: 1998

APPENDIX

THREE LETTERS FROM VARELA TO SARMIENTO

 Montevideo, Noviembre 19/874
Sor. Don Domingo F. Sarmiento
Buenos Aires
Mi estimado Señor y amigo:
La Sociedad de Amigos de la Educación Popular de Montevideo, acaba de publicar bajo sus auspicios los dos volúmenes que tengo el gusto de enviarle con esta.

En la Introduccion encontrará Vd. esplicadas las causas que me han inducido á escribir ese libro, y verá Vd. hago notar que no aspiro á haber realizado un trabajo original, sino, en cierto modo, un resumen coordinado de estudios hechos durante algunos años con respecto a la educacion pública. Sigo asi las huellas trazadas por Vd. con la Educación popular primero, con Ambas Américas y Las Escuelas despues, y por ultimo con las fecundas é importantes reformas introducidas en las escuelas y colegios de la República Argentina durante su gobierno; y, en la medida de mis fuerzas, concurro al triunfo de aquellas ideas que han de dar por resultado la transformacion de estas pobres sociedades sud-americanas tan combatidas y tan trabajadas por la ignorancia y todos los males que de ella resultan.

Me explico bien que La Educacion del Pueblo llegue á sus manos en malos momentos, ya que otras preocupaciones han de absorver su espiritu, cuando el ambicioso estravio del General Mitre y su partido, han reabierto para la Republica Argentina la época de los motines y las revueltas que parecia cerrada, para siempre, en esa margen del Plata, gracias á los progresos realizados por la República durante el periodo de su gobierno. Pero, asi mismo, me permito rogarle que en algun momento desocupado eche vista por ese libro y, tambien, si no le fuere demasiado incomodo, me haga conocer su juicio, tanto mas valioso para mi cuanto que por una parte, como puede juzgarse por varios capitulos de la Educacion del Pueblo, aparecio en su justo valor la importancia de las opiniones de Vd., y por la otra no olvido que fué Vd. quien, durante mi permanencia en Estados Unidos primero y en nuestro viaje de vuelta despues, hizo nacer en mi el gusto por los estudios respecto á educacion, dirigiendo en ese sentido la actividad de mi espiritu. Debo á Vd., pues, el mejor consejo que haya recibido en mi vida, como la causa de la educacion en mi pais le deberá tambien, en gran parte al menos, los servicios que yo haya podido y pueda prestarle con mi dedicacion, ya que no es probable que se hubiese dirigido en esa via la actividad de mi espiritu, si mi buena suerte no me hubiera llevado á contraer relacion con Vd. durante mi permanencia en Estados Unidos. Y esto me complace en decirlo en tanto mas motivo cuanto que ya no ocupa Vd. el alto opuesto que hasta hace poco desempeñaba. En la víspera del poder es que llegan los parasitos á demostrar simpatia a los hombres que suben: es al dia siguiente que llegan á demostrarsela á los que bajan los que, como yo, aprecian a los demas no por la posicion que ocupan si no por el mérito intrínsico que tienen. Por lo demas cuando se ha recorrido como Vd. una larga vida prestando importantes servicios y desempeñando altos puestos con sabiduria e inteligencia puede uno sentarse á esperar tranquilo, no el fallo apasionado, parcial, mesquino á veces, despreciable otras, de los contemporaneos sino el fallo justiciero de la historia y la sancion elocuente de los hechos que se producen en virtud de esfuerzos realizados para que se produzcan, aunque los ciegos no vean esos esfuerzos, ni alcanzen los miopes á distinguir los hechos que preparan.

Pero, entro asi en un orden de consideraciones que hace tiempo me saltan, digamoslo asi, en el espiritu y me alejo en cierto modo del objeto de esta carta.

Escuso decirle á Vd. todas las dificultades materiales con que la Sociedad de Amigos ha tenido que luchar para hacer la publicación de La Educacion del Pueblo, puesto que sabe Vd. bien cuan caras son aqui las impresiones y qué poco mercado ofrecen estos paises para publicaciones de ese género. La Comisión Directiva se ha dirigido al Gobierno Oriental solicitando que se suscriba á un número de ejemplares para repartirlo á los maestros y aquel ha resuelto hacerlo. Se ha dirigido tambien, ó piensa dirigirse á los gobiernos Argentino y de la Provincia de Buenos Aires y espera que ellos se suscriban á los ejemplares que juzguen conveniente. A la vez la Sociedad de Amigos se ha dirigido á esos gobiernos solicitando se suscriban á la coleccion de Carteles de Lectura, que acaba de publicar, y que recibirá Vd. junto con La Educacion del Pueblo; escuso extenderme sobre las ventajas de esos carteles, semejantes a los de [Norman A.] Calkins [United States educator; 1822-1895], y que hemos conseguido publicar con impresion bastante buena.

Si es que Vd. no lo cree inconveniente me permito suplicarle interponga su valiosa influencia cerca de los Gobiernos Argentino y de la Provincia para que tenga exito la solicitud de la Comision Directora de la Sociedad de Amigos de la Educacion Popular.

Ahora, y á riesgo de fatigar su bondadosa atencion, permitame Vd. que le hable de un proyecto que he concebido y acerca del que le pido encarecidamente me haga conocer su opinion.

Palpando á cada dia la falta de buenos libros en castellano sobre educacion y sobre todo de una coleccion en la que puedan estudiarse todas las cuestiones que con ella se relacionan, he concebido el pensamiento de realizar para el idioma castellano la idea concebida y realizada para el ingles por Henry Barnard, con la publicacion del American Journal of Education: es decir de formar en una serie de años una Enciclopedia de Educacion en castellano.

El modo práctico de realizar este pensamiento que me ocurre es este: publicar una revista mensual de 120 á 150 pajinas en 8º mayor, con buen papel y esmerada impresion (no me gustan las impresiones malas) cuyo precio seria de 80 centesimos mensual (20½ pesos de esa moneda) y en la que irian encontrando cabida sucesivamente algunos trabajos originales, y traducidas al castellano, las principales obras que exitan ó se publiquen en ingles, frances, italiano y aleman, asi sobre sistemas y metodos, como sobre la historia, estado actual y porvenir de la educacion en Europa y America. En una palabra el mismo plan del Journal of Education aplicado al idioma español.

Conozco bastante á fondo el ingles y el frances, traduzco con alguna correccion el italiano y el portugues, y tengo algunas nociones del aleman, que he estudiado mas de un año, de modo que me hallo en situacion de poder utilizar las obras publicadas en otros idionmas para vertirlas al castellano. En cuanto al criterio que me servira de guia puede apreciarse por La Educacion del Pueblo.

Asi, pues, en las condiciones mas economicas que es posible hacerlo, se publicarian 120 ó 150 pajinas mensuales, con lo que se formarían por año dos [gruesos] volumenes de 800 á 900 paginas, y con los que, en una corta serie de años se constituiria una verdadera Enciclopedia de Educacion en castellano, que podria ser igual, y aun superior á la formada por Henry Barnard, con el Journal of Education, puesto que yo empezaria la publicacion veinte años despues que aquel, y es sabido cuanto han progresado en estos últimos años la ciencia y el arte de la educacion.

Pero, para hacerlo, se necesita por una parte tener materiales acumulados, lo que tengo, saber donde ir a buscar otros, lo que creo saber, y trabajar mucho, lo que estoy dispuesto a hacer; por la otra, contar con medios asegurados para la publicacion.

No creo que pueda esperar del publico suscripcion bastante para dar vida á una publicacion de ese genero, maxime cuando es tan minima la suscripcion: pero creo que con el concurso de los gobiernos de esa y de esta orilla del Plata, podria conseguirse facilmente siempre que el que la haga no se proponga un fin pecuniario, como no me lo propondria yo. Ahi esta pues toda la cuestion. Por los cálculos que he hecho creo que con 1200 ó 1500 patacones mensuales podria hacerse la publicacion á igual numero de ejemplares, sin que me fuere gravosa, aunque sin hallar retribucion para mi trabajo. Como no es un fin utilitario el que me propongo esto ultimo no me importaria. Ahora bien, creo que en este pais podria conseguir 500 ó 600 patacones. ¿Cree Vd. que el resto podria conseguirse ahi solicitando el concurro del Gobierno Argentino y el del gobierno de la Provincia de Buenos Aires, es decir que este, por ejemplo, se suscribiera á 500 ejemplares para repartir uno á cada maestro de las escuelas publicas, y el gobierno Nacional se suscribiere a otro tanto para repartir á las Bibliotecas Populares, Colegios Nacionales, [etc.]?

Si yo me propusiere hacer un negocio emprenderia la publicacion de la proyectada Enciclopedia sin contar de antemano con el concurso de los gobiernos, ya que es justo que se esponga el que quiere ganar pero como solo me propongo realizar un trabajo de propaganda no lo haria sin estar seguro antes de que no pesaria esa publicacion sobre mi bolsillo. Tengo tiempo, trabajo, y buena voluntad que dar á la causa de la educacion del pueblo, pero no tengo dinero bastante para consagrarle una parte de mis escasos recursos ademas de mi trabajo gratuito.

Comprendo por otra parte que los Gobiernos Argentino y de la Provincia de Buenos Aires no estuviesen dispuestos a suscribirse á un numero relativamente alto de ejemplares de una enciclopedia periodica que les ofreciere el primer quidam que se presentara: pero, creo que los esfuerzos que he realizado en mi pais en favor de la educacion, el tener el caracter de Presidente de la Sociedad que anima con su espiritu todas las reformas y los trabajos que en ese sentido se realizan en este pais, y las ideas á que sirvo, que pueden apreciarse por la Educacion del Pueblo, me colofcan en situacion bastante ecepcional para que pudiera confiarse en que podria realizar, sino con talento, con buen criterio y exactitud, la tarea que indico y que en una serie de años formaria una Enciclopedia de educacion, verdaderamente buena y util, en la que se encontraren tratadas todas las cuestiones sobre tan importante materia, por los principales escritores de Europa y America.

Vd. que sabe bien lo que cuestan entre nosotros las impresiones, y el trabajo que demandaria la publicacion de 120 ó 150 pajinas mensuales, en 8º mayor (un folleto igual á Ambas Americas, pero mensual en vez de trimestral) verá bien si cuando me preocupo de asegurar de antemano, para emprender esa obra. 1200 ó 1500 patacones mensuales, es porque no tengo en esto alguna mira utilitaria.

Por lo demas si me permito hacerle conocer á Vd. este proyecto y pedirle encarecidamente su opinion con respecto á él, es porque por una parte aprecio en todo su valor el juicio de Vd. con respecto á la importancia intrinsica del trabajo que me propongo, y por la otra sus conecciones con el gobierno de ese pais y la influencia legitima que Vd. ejerce hacen que pueda Vd. darme una opinion autorizada sobre las probabilidades de exito que tendria si, con ese objeto, me dirigiere al Gobierno Argentino y al de la Provincia de Buenos Aires. Si consiguiera realizar mi pensamiento lo haria creyendo servir de una manera eficaz la causa de la educacion, aun con algun sacrificio personal: eso es lo que me autoriza á pedirle francamente su opinion á Vd. en quien haya siempre simpatica acogida toda idea que tiende á mejorar y difundir la educacion del pueblo.

Vuelvo pues á rogarle que me haga conocer francamente su opinion con respecto á mi proyecto y á las probabilidades de exito que ahi pueda tener porque si Vd. asi me lo aconseja pienso dirigirme a los Gobiernos de esa Republica y Provincia y dar aqui los pasos necesarios para llevarlo inmediatamente á la práctica.

Me alhaga la esperanza de que si lo realizare, aunque tuviera que trabajar rudamente sin compensacion, tendria al menos la satisfaccion de ligar mi nombre á una obra que seria fecunda para el porvenir de ambas republicas del Plata y aun de la America del Sud.

Quedo esperando ansioso su contestacion, y reogandole me disculpe la estension de esta carta, soy su Afmo amigo y SS.

José Pedro Varela

[Museo Histórico Sarmiento, Buenos Aires, Archivo, Armario 1, No. 8089]

 
Montevideo, Diciembre 3/874
Sor. Don Domingo Sarmiento
Buenos Aires
Mi estimado señor:
Por la nota dirigida por Vd. al Presidente del Circolo Trentano de Larino, publicada en La Tribuna de esa y reproducida por algunos diarios de Montevideo, veo que ha remitido Vd. á Italia el ejemplar de “La Educacion del Pueblo” que tuve el gusto de enviarle. Esto me hace suponer que no me es del todo desfavorable el juicio que de esa obra ha formado Vd., ya que la ha creido digna de ser enviada al estrangero como prueba de los esfuerzos que se realizan en esta parte de la America en favor de la educacion: pero desearia conocer de una manera mas precisa su opinion con respecto á “La Educacion del Pueblo”: y ya que se ha desprendido de una manera, para mi tan satisfactoria, del ejemplar que le mandé me permito mandarle otro con esta.

Y á riesgo de ser mas tenaz de lo que el buen criterio aconsejaria, vuelvo á ocupar su atencion respecto al proyecto de publicar una Enciclopedia de Educacion de que le hablaba en mi anterior. Dando formas mas precisas al pensamiento he formulado el Prospecto que le adjunto y que como notará Vd. esta calcado sobre el Plan del Journal of Education, aunque con algunas modificaciones que he creido conveniente introducir.

O mucho me engaño ó ese pensamiento responde al orden de ideas desarrollado por el Gobierno Argentino en sus Instrucciones sobre Educacion al Dr. Don Luis Dominguez, y que desarrolla Vd. nuevamente en su nota al Presidente del Circolo Trentano.

Es el conocimiento de ese orden de ideas en que se halla Vd., y en que supongo que se halle tambien el Gobierno Argentino actual, puesto que el Dr. Avellaneda era Ministro de Instruccion Pública cuando se daban al Dr. Dominguez las Instrucciones á que me refiero, el que me induce a creer que podria encontrar en el Gobierno Argentino y como consecuencia en el de la Provincia de Buenos Aires el ausilio necesario para poder llevar á la practica mi pensamiento. Ahora bien[:] la opinion de Vd. seria de la mayor importancia porque ella me servirá para juzgar del grado de exactitud que tengan esas esposiciones y esto con tanto mas motivo cuanto que me atrevo á esperar que tendria Vd. la bondad de hablarme con entera franqueza asi sobre el fondo del pensamiento, como sobre sus detalles y sobre los medios que [se] me ocurren para llevarlo á la práctica y de que le hablaba en mi anterior.

Por lo demas si cometo un abuso al insistir con Vd. á este respecto, cuando ha guardado Vd. un silencio que puede ser ocasional, pero que puede tambien ser significativo, disculpeme Vd. ese abuso en mérito del objeto que me propongo y de la consideracion especial que Vd. merece.

Por otras parte, persuadome de que la feliz terminacion de la revuelta en ese pais, sera causa de que los hombres y el gobierno de ahi puedan volver á prestar atencion preferente al progreso y ála difusion de la enseñanza.

Quedo de nuevo esperando su contestacion, con el mas vivo deseo de tenerla pronto, y me complazco en ser su

Atento y SS.

José Pedro Varela

[There follows a manuscript of four pages, entitled “Prospecto,” which was published in a revised form as “Prospecto de la ‘Enciclopedia de Educación’” in La Enciclopedia de Educación, I, 1 (30 septiembre de 1878), 5-8.]
[Museo Histórico Sarmiento, Buenos Aires, Archivo, Armario 1, No. 8090]

 

Montevideo, Octubre 10/878
Sr. Don Domingo F. Sarmiento
Buenos Aires

Estimado Señor:

Me permito enviar á Vd. la primera entrega de la Enciclopedia de Educacion que publica la Direccion Gral. de I. Publica y que es dirigida por mi-

Es esta la realizacion de un pensamiento concebido hace años y de que ya tiene Vd. conocimiento porque acerca de él le escribi, si mal no recuerdo, á fines del año 74.

Como sincero testimonio de gratitud, he creido deber recordar en el Prefacio, que es a Vd. á quien debo el haberme consagrado al estudio de las cuestiones relativas á la educacion, lo que me ha permitido hallarme, despues de algunos años de estudios, en condiciones de llevar á cabo el pensamiento de dotar al castellano de una recopilacion de los principales trabajos que se han hecho y publicado para mejorarla -

Contraeria para con Vd. una nueva deuda de gratitud si tuviera Vd. a bien hacerme conocer su juicio acerca de la publicacion que he emprendido. Ninguna opinión seria mas autorizada y ninguna tampoco seria para mi mas respetable.

De todos modos, y ya tenga Vd. a bien hacerme oir su opinion o ya lo juzgue innecesaria, me será siempre grato contarme entre el numero de sus sinceros admiradores y de los soldados que con buen voluntad al menos, continuan en esta parte de la America, la noble y fecunda cruzada, iniciada hace largos años por Vd. en contra de la secular ignorancia que agobia a nuestras inteligentes poblaciones -

Soy su A y SS

José Pedro Varela

[Museo Histórico Sarmiento, Buenos Aires, Archivo, Armario 1, No. 80891]