20 de Abril de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
Revista Interamericana de Bibliografía (RIB)
Número: 2
Título: 1998

NOTES

1. “Por la ventana”, Poesías completas (Buenos Aires: Sopena Argentina, 1946) II, 53-54. Las citas siguientes serán de la misma edición y el volumen y las páginas se incluirán en el texto entre paréntesis. Para Martí recuérdese la repugnancia semejante por la pasión furtiva y traidora en el adulterio según indican principalmente el drama “Adúltera” y la poesía “Alfredo”. De particular interés son también “Flor Blanca” y “Carmen”.
2. . . . Por tu sin par pureza
tú fuiste la escogida Esposa del Señor.
                 (“María”, II 47)

3. Entre tus manos de marfil y rosa
muestras el lirio azul de la pureza.
(“A la Señorita Elena Ituarte y Moreno. En su álbum”, II, 129).

4. No sabe cuando llamaré a su puerta;
antes de conocerme, ya me amaba;
iré muy quedo, le diré: “¡Despierta!”
Y ella contestará: “¡Ya te esperaba!”

Ver me parece la tranquila casa,
llena de luz, de pájaros y flores,
la baña el sol y murmurando pasa
el viento por los anchos corredores.

No hay en las salas bronces señoriales
ni decoran sus muros los espejos:
los antiguos y cómodos sitiales
están raídos por el uso y viejos.

En cambio todo cuanto allí juntóse
la vida honesta y la virtud revela:
esa es la silla en que la madre cose;
ese, el sillón en que murió la abuela
            (“Desconocida”, II, 22).
5. Estos versos parecen una exageración romántica del autor refiriéndose a su obra más sensual. Sin embargo, podrían considerarse expresión de esa musa descocada los dodecasílabos de “Para un menú”. Recuérdense especialmente las estrofas primera y última:

Las novias pasadas son copas vacías;
en ellas pusimos un poco de amor;
el néctar tomamos... huyeron los días...
¡Traed otras copas con nuevo licor!
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La copa se apura, la dicha se agota;
de un sorbo tomamos mujer y licor...
Dejemos las copas... Si queda una gota,
¡Que beba el lacayo las heces de amor!
                                             (II, 90)

6. “La que nunca volverá”, Cuentos y cuaresmas del duque Job (México: Porrúa, 1963) 264-65. Las menciones siguientes de cuentos serán todas de la misma edición.
7. “En la calle”, 50-51.
8. Véanse los cuentos “Dame de coeur” y “Mi vecina”, 68-71 y 103-104.
9. A la combinación de características encontradas se podría añadir la de la sensualidad y el pudor representada por el cuento “Por un baño”, 157-63.
10. Gutiérrez Nájera tiene un interés evidente por escenas de alcoba femenina, aun en casos de mujeres castas. Sólo en verso podrían citarse los títulos siguientes que indican, directa o indirectamente, alguna alusión a el: “Invitación al amor”, “París, 14 de julio”, “Por la ventana”, “Blanco-Pálido-Negro” y “De blanco”.
11. Véase Mario Praz, The Romantic Agony (Cleveland: The World Publishing Co., 1968) Cap. IV: “La Belle Dame Sin Merci”.
12. Recuérdese en “El cisne”: “La Helena eterna y pura que encarna el ideal”. Poesías completas (Madrid: Aguilar, 1954) 659. Gutiérrez Nájera, en forma semejante, identifica la belleza artística con la mujer de belleza física, aunque se trate de una mujer pública:
En medio del dolor y de la duda
el arte es nuestra sola recompensa.
La belleza es verdad: abra desnuda,
como Fryné, los brazos, y olvidemos...
                    (“A Justo Sierra”, II, 102)
o simplemente la ve como mujer y símbolo de lo imperturbable e inmortal:
¿Padeces? Busca a la gentil amante,
a la impasible e inmortal belleza
   (“Pax animae”, II, 122)
Impasibilidad, frialdad, eternidad, que son también los símbolos de la mujer fatal.

[INDEX] [ARTICLE] [NOTES]