18 de Enero de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
Revista Interamericana de Bibliografía (RIB)
Número: 1-4
Título: 1997
Sección: Rescate Bibliográfico/ Bibliographic Treasure

NOTAS

1. Es el final de “Un poeta socialista”, artículo mediante el cual Rubén Darío presentaba a Lugones elogiosamente. Fue publicado en el diario El Tiempo, dirigido por Carlos Vega Belgrano, el 12 de mayo de 1896.
2. Michel de Certeau, La escritura de la historia, México DF, Universidad Iberoamericana, 1993, p. 20.
3. En Obras en prosa, Madrid-México-Buenos Aires, Aguilar, 1962, p. 280.
4. Jorge E. Dotti, “Las hermanas-enemigas. Ciencia y ética en el positivismo del Centenario” (sobre el positivismo de Carlos O. Bunge, A. Bunge y J. Ingenieros), Las vetas del texto, Buenos Aires, Puntosur, 1990.
5. Historia de Roca, Buenos Aires, Ed. de Belgrano, 1980, p.185.
6. En Las máscaras democráticas del modernismo, Angel Rama explica cómo en América -y particularmente Darío- los asuntos universales (antigüedad clásica, exotismo oriental, etc.) “se ampliaron con un agregado local que pretendía engarzarse familiarmente con ellos”. Montevideo, FAR-Arca, 1985, p. 155 (subrayado mío).
7. El hecho es mencionado, entre otros del mismo tenor, por Carlos Martínez Sarasola en Nuestros paisanos los indios, Buenos Aires, Emecé, 1992, p. 356 (el entrecomillado corresponde a citas de los periódicos de la época).
8. “La literatura de fronteras correspondiente al 1879... especula, en especial, sobre la conquista, la interpreta, recuerda sus fundamentos iniciales, insiste en sus componentes doctrinarios... O reitera dura, empecinadamente, el dilema frente a los indios: o se someten o se los elimina; se convierten o se los suprime.” David Viñas, Indios, ejército y frontera, Buenos Aires, Siglo XXI, 1982, p. 51. Para un registro numérico detallado de la muerte de indios por acción violenta (en el cual constan los 3748 muertos en Pampa y Patagonia en el período 1849-1884), cf. Martínez Sarasola, op. cit.
9. Para ampliar este enfoque, es esclarecedor el análisis de Angel Rama cuando compara las distintas productividades de las “conquistas” en Argentina y en Estados Unidos en la constitución de mitos: “La conquista del desierto en la Argentina sigue de cerca a la conquista del Oeste en los Estados Unidos, pero la primera es llevada a cabo por el ejército y la oligarquía, mientras que la segunda concedió una amplia parte a los esfuerzos de los inmigrantes, a los que tuvo que recompensar con tierras.” La ciudad letrada, Montevideo, Arca, 1995, cap. IV.
10. En su análisis del mito blanco de Lucía Miranda, Cristina Iglesia redefine las funciones y los usos de la figura de la cautiva en la literatura argentina y sostiene que “la cautiva es la metáfora de una frontera que se desplaza pero que nunca llega a desaparecer”. En Cautivas y misioneros. Mitos blancos de la conquista, en col. con Julio Schvartzman, Buenos Aires, Catálogos, 1987, p. 80.
11. En ese punto, Lugones introduce una variante dentro de una línea sumamente productiva en nuestra literatura (entre otros: en el s. XVIII, Lavardén; en el siglo XIX, Juan Cruz Varela, Esteban Echeverría, José Hernández; en este siglo, J. L. Borges, César Aira).
12. Op. cit., p. 41.

[INDICE] [I] [II] [III] [IV] [NOTAS]