21 de Abril de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
Revista Interamericana de Bibliografía (RIB)
Número: 1-4
Título: 1997
Sección: Artículos / Articles

NOTAS

1. Uno de los precursores de la ideología populista en Hispanoamérica es el chileno José Victorino Lastarria, autor del siguiente pasaje:
Se dice que la literatura es la expresión de la sociedad, porque en efecto es el resorte que revela de una manera más explícita las necesidades morales e intelecturales de los pueblos, es el cuadro en que están consignadas las ideas y pasiones, los gustos y opiniones, la religión y las preocupaciones de toda una generación... Fuerza es que seamos originales; tenemos dentro de nuestra sociedad todos los elementos para serlo, para convertir nuestra literatura en la expresión auténtica de nuestra nacionalidad... La nacionalidad de nuestra literatura consiste en que tenga una vida propia, en que sea peculiar del pueblo que la posee, conservando fielmente la estampa de su carácter, de ese carácter que se producirá tanto mejor mientras sea más popular... Ver Eugenio Castello, Tres planos de la expresión literaria de Hispanoamérica. Santa Fe, Argentina: Librería y Editorial Colmegna, 1967, 60.
2. La vinculación de Sarmiento con la prosa narrativa se verifica casi exclusivamente en las numerosas y henchidas tiradas contenidas en Facundo y en su autobiografía Recuerdos de Provincia. Sarmiento no es autor de cuentos como lo es Lastarria, dos de cuyos cuentos, “El manuscrito del diablo” y “Don Guillermo”, son superiores al que ha antologado Menton.
3. Octavio Paz dice en Pasión crítica, 93-94:
Los argentinos han conquistado su originalidad y son tan genuinos como los mexicanos. Pero creo que la exterminación de los indios en Argentina no puede ser vista como una bendición ni mucho menos. Es hora de que los argentinos vean con otros ojos a hombres como Sarmiento y Alberdi. La exterminación de los indios en Argentina fue consecuencia de una imitación de la política norteamericana. En nombre del lema: gobernar es poblar, se exterminó al indio. Así, Argentina perdió algo muy importante: una sensibilidad, una manera distinta de ver al mundo. Perdió la posibilidad de ver al mundo y de verse a sí misma con otros ojos... Aunque tal vez la destrucción no haya sido tal. Un antropólogo francés, Alfred Metraux, al comentar la actitud de algunos intelectuales argentinos, me decía: ‘No crea usted, Octavio, en esa patraña de que la Argentina es un país sólo poblado por colonos europeos. El mestizaje ahí fue muy grande. Lo que pasa es que los argentinos no lo saben o, lo que es más grave, no quieren saberlo. Pero todo el norte es país mestizo’.
En la antedicha obra también declara, 63-64.
Vengo de una familia típica de México. Por parte de mi padre, mi familia es muy antigua y es originaria del estado de Jalisco. Una familia mestiza. Mi abuelo paterno era un mexicano de acentuados rasgos indígenas. Mis abuelos maternos eran andaluces y mi padre nació en México. De manera que mi familia es por una parte europea y por la otra indígena.