24 de Septiembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
Revista Interamericana de Bibliografía (RIB)
Número: 1-4
Título: 1997
Sección: Artículos / Articles

Introducción

Silvina Ocampo es una escritora argentina reconocida tanto en los países latinoamericanos como en los Estados Unidos, España y Francia. Aficionada a las letras desde joven, su larga lista de obras incluye casi todos los géneros, pero se destaca en el cuento y en la poesía. Ocampo comienza su carrera profesional en la década de los treinta, época fértil para las letras argentinas por la cantidad de escritores de buena calidad con que contaba el país—siendo el mejor ejemplo Jorge Luis Borges, amigo y colega de Ocampo. Entonces escribe cuentos y poemas para Sur, la principal revista literaria de Buenos Aires en la época, fundada por su hermana mayor, Victoria. Silvina Ocampo se distingue como una de las pocas voces femeninas en el grupo de los escritores vanguardistas, quienes rompieron con el canon literario convencional para crear una forma de arte que no estuviese sujeta a normas estáticas y establecidas.

Durante la década de los cuarenta, Ocampo colabora con Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares en dos antologías: Antología de la literatura fantástica, 1940 y Antología poética argentina, 1941. En Argentina, recibió varios premios por su poesía, entre ellos, el Premio Municipal, en 1945, por su segundo volumen de poesía, Espacios métricos; el Segundo Premio Nacional, en 1953, por Los nombres y, el más prestigioso, un primer Premio Nacional de Poesía por Lo amargo por lo dulce, 1962, libro que según Enrique Pezzoni:
es el más característico de Silvina Ocampo. Esta autobiografía denuncia, en una especie de delirio racional, ese afán de auto conocimiento (“fui y soy la espectadora de mí misma”), que hasta convierte a los demás en zonas de experimentación anexas a quien se estudia (a ‘la que llora por sí con penas de otros’,/ que dice sólo ‘yo’ al decir ‘nosotros’) (Enciclopedia 473).
Silvina Ocampo nació en Buenos Aires el 21 de julio de 1903 y muere allí el 14 de diciembre de 19931 . Pasó su niñez y gran parte de su edad adulta viajando entre Sudamérica y Europa (especialmente Francia). Amante de la privacidad, Ocampo ofreció raras entrevistas y hasta la fecha no se ha escrito mucho acerca de su vida privada quedando ésta, entonces, oculta de su público lector. Según uno de los muchos obituarios sobre la muerte de Silvina Ocampo, su esposo, Bioy Casares, no reveló la noticia de su muerte a los periódicos hasta después del entierro para que aún en la muerte tuviese la privacidad que ella tanto atesoraba2 . Al mantenerse Ocampo alejada de la vista pública, su obra literaria no ha tenido una distribución adecuada ni disfrutado del estudio merecido3 .

Numerosas antologías incluyen su narrativa y poesía; sin embargo, su obra ha sido estudiada sólo parcialmente por la crítica, que se ha limitado a tratar ciertos aspectos de su narrativa, como el uso de lo fantástico, la crueldad y la presentación de los niños en una manera no tradicional. Pero la obra de Silvina Ocampo ofrece mucho más que el aspecto fantástico y cruel. En su obra se revela cierto desconformismo con las formas lógicas; el poco humor de su obra tiende a ser morboso y se percibe una subversión de los papeles que tradicionalmente se espera jueguen los diferentes miembros de la familia y de la representación femenina en general. Ocampo ve lo fantástico en lo que se puede torcer, en lo que se transgrede. Los paradigmas absurdos, grotescos y fantásticos revelan la crueldad, violencia y tortura que sufren no sólo los marginados, sino también, la sociedad en general.

En gran parte de la narrativa de Ocampo se perciben influencias vanguardistas en su rechazo de las convenciones existentes en las formas del género narrativo. Algunos de los cuentos no parecen tener sentido lógico, otros pueden parecer de mal gusto. Su escritura, típicamente, choca, sorprende, confunde a quienes están acostumbrados a las formas convencionales.

Mi intención con esta bibliografía ha sido recopilar la obra escrita por Ocampo, las obras en que ella colabora, las traducciones de su obra y lo que la crítica ha dicho acerca de la escritora y su obra. Espero que esta bibliografía renueve el interés en Silvina Ocampo y en su obra, especialmente su poesía, la cual es de alta calidad pero no ha tenido la atención que tanto merita.

[INDICE] [INTRODUCCIÓN] [NOTAS] [BIBLIOGRAFÍA]