17 de Diciembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
Revista Interamericana de Bibliografía (RIB)
Número: 1-4
Título: 1997
Sección: Artículos / Articles

VI

Como hemos visto hasta aquí, Bianco ha reelaborado en Sombras suele vestir algunas de las líneas temáticas y estructurales que Góngora había articulado en “Varia imaginación...”: la vigilia, el sueño, y, a través de estos elementos, la doble construcción figurativa y material de un mismo referente: el cuerpo de la amada.

Quiero señalar, para terminar, que existe un elemento común al soneto y a la novela que expresa de modo sintético la problemática textual que ambos elaboran con respecto al tema de la representación. Se trata de la proyección semántica del verbo “soler”. En efecto: la metamorfosis del rostro zahareño en “bulto bello” en el soneto de Góngora o la recuperación de Jacinta después de su muerte en la novela de Bianco, ejemplifican la posibilidad de conseguir, a través de momentos efímeros, una subversión de las leyes convencionales del sentido; ejemplifican la posibilidad de saturar el deseo.

Algo suele suceder. Los textos no describen estados sino vacilaciones, intermitencias: esa vacilación y esa intermitencia que en Góngora se expresa en el verso “y engañarán un rato tus pasiones” y que Bianco reescribe en el “Sí... y no” (133) de la respuesta de Stocker y en la línea “una Jacinta creada por los otros y que por eso mismo escapaba a su dominio” (101).

El soneto y la novela no hacen sino remarcar, en este sentido, el estado de tensión entre una ausencia y un deseo. El límite versátil que adquiere en Góngora la representación del rostro de la amada —su oscilación entre fealdad y belleza—, en la novela de Bianco se resuelve en el doble estatuto de Jacinta, en su oscilación entre la muerte y la vida.

Sombras suele vestir reescribe, en este sentido, el texto de Góngora en la medida en que traduce al género fantástico esa tensión barroca que encuentra en la paradoja el difícil espacio de su emplazamiento.

[INDICE] [I] [II] [III] [IV] [V] [VI] [NOTAS] [BIBLIOGRAFIA]