18 de Agosto de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda


<<Biblioteca Digital del Portal<<Revista Interamericana de Bibliografía (RIB)<<Revista Interamericana de Bibliografía (RIB) 1996, No. 1-4<<Artículo

Colección: Revista Interamericana de Bibliografía (RIB)
Número: 1-4
Título: 1996
NOTAS

1. En el mundo hispano-hablante el término “posmodernismo” fue empleado por primera vez por Federico de Onís cuando publicó su Antología de la poesía española e hispanoamericana (1882-1932) (1934) New York: Las Américas. Existe una radical diferencia entre este sustantivo y el de “Posmodernidad” que emplearé en el presente trabajo, pues en la literatura hispanoamericana el primero se asocia al movimiento modernista, liderado por Rubén Darío y que floreció a caballo entre el siglo XIX y el XX. Nosotros empleamos el término “Posmodernidad” (y en consecuencia el adjetivo “posmoderno”) en relación con la Modernidad, no con el “modernismo”.
2. Los relatos breves poseen gran aceptación asimismo entre los escritores norteamericanos, como puede inferirse de la extensa nómina de autores incluidos en la antología de “ultracuentos” editada por Robert Shepard y James Thomas, Ficción súbita (1989). Barcelona: Anagrama. Sugiero a los interesados en el estudio del micro-relato la interesante labor de comparar cuentos breves producidos por autores como John Barth, Paul Theroux, Mark Strand y Donald Barthelme con los de escritores hispanoamericanos.
3. Los siguientes títulos reflejan el cambio que se ha producido en los últimos tiempos en la noción del género: Mario Halley Mora (1983). Cuentos y microcuentos. Asunción: Lector; y su posterior revisión de 1988, Cuentos, microcuentos y anticuentos. Asunción: Lector; Marcio Veloz (1986). Cuentos, recuentos y casicuentos. Santo Domingo: Taller, o Emilio Breda (1989). Cuentos, notancuentos y requetecuentos. Buenos Aires: Plus Ultra.
4. Para un mejor conocimiento de la categorización del micro-relato remitimos a los siguientes artículos: Juan Armando Epple (1984) “Sobre el mini-cuento en Hispanoamérica” Obsidiana 3: 33-35 y del mismo autor (1988) “Brevísima relación sobre el mini-cuento en Hispanoamérica” Puro cuento 10: 31-33; Mempo Giardinelli (1987) “Es inútil querer encorsetar el cuento” Puro cuento 7: 28-31, 55-56; Francisca Noguerol (1992) “El micro-relato latinoamericano: cuando la brevedad noquea” Lucanor 8: 117-133; Violeta Rojo (1993) “El minicuento: hacia una definición de tipo discursivo” Tierra nueva (III) 6, y Edmundo Valadés: “Ronda por el cuento brevísimo” en Alfredo Pavón (ed.) (1990) Paquete: cuento (la ficción en México) México, Universidad Autónoma de Tlaxcala: 191-198.
5. Consciente de que la lista es incompleta, destaco a continuación sus principales representantes en Iberoamérica: MÉXICO: Julio Torri (antecedente), Juan José Arreola, Augusto Monterroso, Carlos Monsiváis, René Avilés Fabila, Guillermo Samperio, Edmundo Valadés; CHICANOS: Rolando Hinojosa y Tomás Rivera; GUATEMALA: Miguel Ángel Asturias (antecedente), José Barnoya, Edgardo Carrillo, René Leiva, Max Araújo, Luis Cardoza y Aragón, Otto Raúl González, Francisco Nájera y Franz Galich; PANAMÁ: Enrique Jaramillo Levi; EL SALVADOR: Alvaro Menéndez Leal, Roque Dalton y Ricardo Lindo; NICARAGUA: Rubén Darío (antecedente), Luis Rocha y Ernesto Cardenal; HONDURAS: Oscar Acosta. REPÚBLICA DOMINICANA: Marcio Veloz Maggiolo y Pedro Peix; CUBA: Virgilio Piñera, Eliseo Diego, Guillermo Cabrera Infante; PUERTO RICO: José Luis González; COLOMBIA: Luis Fayad; VENEZUELA: José Antonio Ramos Sucre (antecedente), Alfredo Armas Alfonzo, Luis Britto García, José Balza, David Alizo, Ednodio Quintero, Gabriel Giménez Emán, Earle Herrera; PERÚ: Luis Loayza; ARGENTINA: Alvaro Yunque (antecedente), Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, Enrique Anderson-Imbert, Julio Cortázar, Antonio di Benedetto, Luisa Valenzuela, Marco Denevi, Mempo Giardinelli, Isidoro Blaistein, Ana María Shua; URUGUAY: Mario Benedetti, Cristina Peri Rossi, Eduardo Galeano; CHILE: Vicente Huidobro (antecedente), Fernando Alegría, Alfonso Alcalde, Braulio Arenas, Pía Barros, Alejandra Basualto, Luis Bocaz, Poli Délano, Raquel Jodorowski, Hernán Lavín Cerda, Antonio Skármeta, José Leandro Urbina y Jaime Valdivieso.
6. Aparte de las ya mencionadas Short Shorts y Ficción súbita, destacamos algunas antologías especialmente interesantes para nosotros por ceñirse al ámbito hispanoamericano: Juan Armando Epple (ed.) (1990) Brevísima relación. Antología del microcuento hispanoamericano Chile: Mosquito, (1989) Brevísima relación del cuento breve en Chile Santiago de Chile: Lar y (1990) Cien microcuentos hispanoamericanos Concepción: Lar (en esta ocasión el profesor Epple comparte las tareas de edición con James Heinrich en un texto orientado a los estudiantes norteamericanos); y Antonio Fernández Ferrer (ed.) (1990) La mano de la hormiga. Los cuentos más breves del mundo y de las literaturas hispánicas Madrid: Fugaz. En cuanto a tesis doctorales, destacamos los trabajos sobre el tema de las profesoras Dolores L. Koch “El micro-relato en México: Julio Torri, Juan José Arreola y Augusto Monterroso” (University of Nueva York, 1986) y de Andrea L. Bell “The Cuento Breve in Modern Latin American Literature” (Stanford University, 1991).
7. El realzado es mío.
8. Las interpretaciones de los diferentes personajes concuerdan con sus características específicas. Tiresias defiende la teoría de la metamorfosis de Io (él pasó siete años convertido en mujer), Erictonio se muestra realista, Penteo idealista y Evémero, de acuerdo con la doctrina que recibió su nombre y que difundió Ennio entre los romanos, postula que Zeus fue en realidad un hombre.
9. En su célebre ensayo de 1982 Palimpsestes (Paris, Seuil) destaca la importancia de estos elementos marginales en la literatura contemporánea.
10. En este libro, la literatura hispanoamericana se encuentra representada significativamente por Borges, Cortázar y Anderson-Imbert, tres autores aficionados a la brevedad cuyo magisterio ha sido reconocido por los actuales escritores de micro-relatos.
11. Para Craig Owens la alegoría se produce en nuestra época como respuesta al rechazo de la tradición típico de la Modernidad (“The Allegorical Impulse: Toward a Theory of Postmodernism”, en Brian Wallis y Marcia Tucker (eds.) (1986) Art After Modernism: Rethinking Representation.
12. Para profundizar en la aplicación de este rasgo de la obra posmoderna vid. Jean Franco (1989). “Pastiche in Contemporary Latin American Literature”. Studies in 20th Century Literature (XIV) 1: 95-107 y (1991) “¿La historia de quién? La piratería postmoderna”. Revista de Crítica Literaria Latinoamericana, 33: 11-20.
13. Vid. Varios (1990). Circus of the Mind in Motion: Postmodernism and the Comic Vision. Detroit: Wayne State University Press.
14. Vid. al respecto mis artículos “Inversión de los mitos en el micro-relato hispanoamericano contemporanero” (Noguerol, 1994) y “Evaluación del micro-relato hispanoamericano (1960-1990)” (Noguerol, 1996).
15. Umberto Eco (1983). Apostillas a El nombre de la rosa. Barcelona: Lumen. Alan Wilde redunda en esta idea en (1981). Horizons of Assent: Modernism, Postmodernism, and the Ironic Imagination. Baltimore: Johns Hopkins University Press.