23 de Julio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
Revista Interamericana de Bibliografía (RIB)
Número: 1-4
Título: 1996
ESTADO DE PERVERSIÓN*
Pía Barros
A J. A. Epple, por perversiones compartidas

Tienen algo de perverso los walkman, puedes ir por la calle conociendo a Bach y sonreir; o puedes ir por la calle escuchando un instructivo para las bazookas domésticas y sonreir; o puedes ir por la calle escuchando un audio/porno y sonreir, en resumen, sonreir porque los otros no escuchan lo que tú oyes y eres poderoso y privado. Lo que no sabes es que ellos tienen uno más moderno que el tuyo y te sintonizan porque sonríes demasiado en una ciudad en la que no hay nada por qué sonreir.

Por eso no entiendes cuando los dos hombres te toman por los brazos y te llevan al callejón y te disparan, no es que fuesen moralistas o no entendieran a Bach. No es por eso, precisamente, sino porque tienen algo de perverso los walkman.

 

* Pía Barros, Signos bajo la piel (Santiago de Chile: Grijalbo, 1994): 97.