26 de Abril de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
Revista Interamericana de Bibliografía (RIB)
Número: 1-4
Título: 1996
LA MUJER QUE AMÓ LA LLUVIA*


Iliana Gómez Berbesi
(Venezuela)


Mujer de cal enhebra el vientre en la temporada especial. De pronto, un día de lluvia sale intempestivamente a ofrecernos su hijo. Se comenta que el padre está feliz o más bien todavía no lo entiende: que la borra del café en la madrugada no supera las palabras sin sentido entre los esposos. Además, ella aguardó con impaciencia hasta las cinco de la tarde; sabía que ya nada se perdería y, sin embargo, mucho de lo que amaba se le había ido. Por ejemplo, la escena de pájaros incrustados en un cinturón de tela, que de ahora en adelante, no le serviría. O la curva de dos cuerpos detrás de la ventana.

De lo que se llegó a contar, no fue poco el misterio, las versiones erróneas y el preguntarse si acaso las paredes pueden preñarse únicamente con el agua. Sin poder evitar los escarnios, ella dedicó grandes esfuerzos y la generosidad de sus pechos en insuflarle vida a la criatura. Los demás, aunque parezca mentira, la fueron olvidando con el tiempo.

La gente no volvió a preguntar por qué cada vez que llovía por las tardes, una figura blancuzca se aparecía en algunas puertas ofreciendo un extraño bulto de ropa y diciendo que era su nuevo hijo. Luego de tanto fabular triángulos amorosos y bochornosos engendros, todos comprendieron que el argumento no regresaría a su hilo y por eso, nunca se supo quién lo había tejido.

 

* Iliana Gómez Berbesi, Secuencias de un hilo perdido (Cumaná, Venezuela: Universidad de Oriente, 1982): 65.