10 de Diciembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
Revista Interamericana de Bibliografía (RIB)
Número: 1-4
Título: 1996
LA GRANDE*

Norberto Fuentes
(Cuba)

En los jeeps, de regreso del cerco, se hablaba de La Habana como de un lugar muy lejano y no a 400 kilómetros. Un lugar donde había millones de hembras y no estaba el comisario Lazo. Donde sólo se tenía que alargar el brazo y agarrar la que más gustara. Eso se afirmaba en los jeeps. Ah, ¡la Grande, la Grande!, se suspiraba, pensando en tanta bebida y en tanta mujer juntas. Mintiendo: Yo tengo en la Bana una trigueña que es la misma estampa de la Virgen Santa vestida de paisana. O si no: A mí de la Bana no hay quien me haga cuentos. Y se hablaba de tortuosos barrios, de bailarinas con todo afuera y que se mueven así y asao. Para entonces, en el primer día de permiso, viajar a La Habana y andar en amoscados grupos de dieciocho, luciendo los revólveres, jugándose la pelleja en el tráfico. Y regresando después a los brazos de la guajira cariñosa y paciente, y de nuevo volver a mentir en los jeeps: ¡qué mujer ligué en la Bana! Mientras la Inocencia guarda en su vagina todo el secreto del fracaso amoroso del conquistador de Condado.

 

* Norberto Fuentes, Condenados de Condado (La Habana, Cuba: Casa de las Américas, 1968): 103.