23 de Enero de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
Revista Interamericana de Bibliografía (RIB)
Número: 1-4
Título: 1996
INÉDITOS*


Ana María Shua


Clases de gimnasia


Para aumentar la flexibilidad de tronco y ramas, evitando así quebraduras provocadas por ráfagas intempestivas, clases de gimnasia para árboles se ofrecen. Individuales y a domicilio. Precios especiales para bosques.

El jardín de los senderos


Si nunca me extravié en el jardín de los senderos que se bifurcan es porque fui fiel al antiguo proverbio que exige: en la encrucijada, divídete. Sin embargo, a veces me pregunto, la felicidad, ¿no es elegir y perderse?

Por falta de pruebas


Saltos enormes, de veinte o treinta metros de largo en los que me elevo por encima de las copas de los árboles y sin embargo son solo eso, saltos: la prueba cruel de que no levanto vuelo.

Puntualidad de los filósofos VIII


El profesor Kant pasa por aquí todos los días exactamente a la misma hora. Usted escuchará este comentario en cada una de las calles del pueblo, con una curiosa coincidencia en las cifras. Se preguntará, entonces, como es posible que el profesor Kant pase por lugares tan alejados unos de otros, todos los días a la misma hora. Es que se trata de una hora faldera, domesticada, una hora que se ha encariñado de tal manera con el profesor que cuando Kant sale a dar su paseo, está dispuesta a abandonar la manada salvaje del tiempo para seguirlo donde quiera que vaya.

Torpezas literarias


Cuando los malos narradores no saben que hacer con un personaje, lo suicidan sin piedad y sin arte. Mi autor debe ser un desastre.

Séptimo hijo varón


Los viernes a la noche, sobre todo si hay luna, siente que su cuerpo cambia, se esfuma su razón y así transformado a veces ataca y mata, como cualquier otra bacteria.

Nuevas estrategias de contagio


Desdeñando los modos tradicionales de contagio, se acercará a usted en una reunion social, (por lo general con un vaso de bebida sin alcohol en la mano) y, pronunciando correctamente su nombre (se informan bien, es parte de su estrategia) le extenderá la otra. Usted la estrechará sin sospechar que se trata de un virus: que hoy tan cortés, tan respetuoso, y mañana paseándose como Juan por su casa y hasta reproduciéndose groseramente en su sangre.
 

* Agradecemos la generosidad de la autora al permitirnos anticipar esta muestra de microrrelatos de un nuevo libro en preparación.