21 de Septiembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (134-135) I,II
Año: 2000

4. ¿Podría mencionar cúales serían los puntos clave a tener en cuenta en la reforma de salud en la Argentina?

Algunos datos son necesarios:

A. Alrededor de 40 % de la población argentina carece de cobertura de salud por lo que sólo el seguro nacional de salud puede resolver el problema ya. Tanto las obras sociales sindicales como las empresas con fines de lucro que explotan lo que denominan el mercado de la salud aprovechan la enorme oferta médica proporcionada por el ingreso universitario irrestricto (un médico/320 habitantes) para pagar remuneraciones que oscilan entre 3 y 15 pesos (1 dólar=1 peso) por consulta, así cada médico debe ver numerosos pacientes no más de pocos min. c/u. Paradojalmente en un país con enorme exceso de médicos la queja más común del paciente es que el médico no le dedica tiempo suficiente para una adecuada comunicación. También la actividad intelectual del médico que escucha, examina, decide estudios y el tratamiento es penalizada pues esos servicios son peor rermunerados que cualquier examen simple como una espirometria.

B. Los hospitales públicos argentinos funcionan completamente, en el mejor de los casos, desde las 8 hs hasta las 12 hs, luego sólo son un depósito de pacientes, equipos, papeles y esperanzas insatisfechas. Mientras, los médicos argentinos viajan entre sus varios empleos de algunas horas diarias, malgastando tiempo y energías y desaprovechando la oportunidad de acumular experiencia. No parece ser de conocimiento general que la mejor atención al paciente y progreso personal y científico dependen de la interacción continuada de equipos humanos. Creo que los recursos presupuestarios destinados a Salud y Educación son insuficientes contrastados con los que se dedican a los gastos de la clase política. Casi peor es el despilfarro que significa la inoperancia de escuelas y hospitales la mayor parte del día ociosos. No parece verse que la inadecuada formación y dedicación de médicos y maestros resultará en mayor ignorancia y padecimiento.

C. La Universidad ha abandonado su misión de enseñar a pensar y a buscar la verdad y se ha dedicado en cambio a graduar de urgencia a una masa de alumnos que no puede enseñar ni evaluar.Su gobierno parece más un comité político para la obtención de votos. Desgraciadamente en los últimos 50 años, el gobierno de la universidad fue ejercido muy frecuentemente por adictos al gobierno en los regímenes dictatoriales o en función de actividad política en los democráticos, en ambos casos sin otros requerimientos. En ese marco: el ingreso irrestricto, la infinita tolerancia con la repetición de examenes de los alumnos reprobados y el escaso número de profesores con dedicación exclusiva impiden que la Universidad cumpla su cometido.

Sería necesario: a) Seguro Nacional de Salud; b) Hospital con funcionamiento pleno no menos de 8 hs /día, creación de redes de hospitales según complejidad con supervisión de la actividad médica por el hospital cabecera; c) Educación médica de manera de facilitar la interacción continuada de estudiantes y docentes. Exigencia de un nivel de capacitación acorde con el desarrollo de la medicina para permitir el ejercicio profesional; d) Examen periódico obligatorio de médicos en ejercicio; e) Regulación de la actividad de obras sociales y empresas de salud de manera de garantizar los derechos del paciente a una atención acorde con la calidad médica actual. En resumen, cuidar a la gente más que al dinero.

Es posible que la prolongada corrupción y creciente descenso de la ¨cápita¨ que la Obra Social de Jubilados Argentina (administrada por el gobierno), paga por atención médica, esté provocando un disimulado y tolerado holocausto de ancianos. Frecuentemente los economistas me dicen que no hay recursos suficientes para mantener el avance médico tecnológico que ha conseguido prolongar la vida media humana en 25 años entre 1920 y 1990. Observo sorprendido que nunca objetan el gasto frívolo estatal, las aventuras diplomáticas o militares, el increíble monto de las jubilaciones privilegiadas, los grandes sueldos y gastos de integrantes del poder político, algunos sin actividad visible. No es aceptable por ejemplo que un país racione los cuidados de salud de sus ancianos mientras los gastos suntuarios de los integrantes de su realeza son costeados con fondos públicos.