18 de Agosto de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (134-135) I,II
Año: 2000

3. ¿Podría explicarnos por qué los hospitales universitarios, según lo manifestado por Ud. en diferentes oportunidades, son ¨La Cenicienta del Estado¨?

A diferencia de todos los otros hospitales públicos los dependientes de la Universidad sólo reciben desde alrededor de 1985 como aporte del Estado los recursos necesarios para pagar la mayor parte de los salarios. Los gastos de consumo, mantenimiento, equipamiento y cualquier otro necesario deben obtenerlos de la venta de sus servicios médicos a Obras Sociales o pacientes. Desde que el cuidado de la salud se convirtió en una mercadería transable, los pacientes en ¨consumidores¨ y los médicos en ¨proveedores¨ se busca preservar el dinero antes que a la gente. Fieles a ese paradigma, los que controlan los paquetes de pacientes cautivos, a los que no se les permite elegir su efector de salud, discriminan al Centro Médico-Académico donde no sólo se respeta la calidad actual sino se busca la excelencia es decir se investiga para crear la calidad de mañana. El paradigma de los jóvenes residentes en formación así como de los docentes: primero el paciente, entra en conflicto con el del mercado.Tampoco es aceptada allí la nueva ética según la cual los médicos deben soslayar su función fiduciaria, sustituyendo el cuidado de los derechos del paciente que le confió su salud, por la preservación de recursos para otros que no están confiados a su cuidado. Es evidente que los elegidos por la Sociedad para promover el bienestar general no usan estos principios para controlar el gasto frívolo estatal. La indiferencia del Estado permite presagiar que la supervivencia de estos centros depende de que se hagan indistinguibles de los que compiten por el éxito económico a cualquier precio. La pregunta es quien se ocupará luego de la docencia e investigación desinteresada que son la base de la calidad futura.