20 de Enero de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (134-135) I,II
Año: 2000

NOTAS

1. La Secretaría de Desarrollo Social de la Nación asiste a los niños entre 1-5 años que habitaban en hogares con necesidades básicas insatisfechas con cajas de alimentos. Asimismo ofrece financiar comedores barriales donde los niños en edad escolar (menores de 13 años) reciben alimentos especialmente diseñados para garantizar un desorrollo físico e intelectual adecuado a su edad. Asimismo, en los comedores se ofrece a las mamás un conjunto de cursos de capacitación: higiene infantil, preparación de comidas, administración, organización y formulación de proyectos comunitarios. Finalmente estos comedores son vistos como instancias de organización y de intercambio entre los vecinos y por lo tanto se invita a los padres a colaborar con la construcción y el mantenimiento de los mismos.
2. Para un análisis sobre el poder naturalizado en prácticas médicas institucionalizadas basadas en el control orgánico del cuerpo, y de cómo estas intervienen en la percepción de sí mismo y de la identidad ver Sylvia Yanagisako y Carol Delaney, Naturalizing Power. Essays in Feminist Cultural Analysis. (New York: Routledge, 1995) 17-21.
3. Penélope Harvey, “Bulimia and force feeding: contrasting techniques of revealing the self”. Manuscrito, 1997:  2.
4. En los diagnósticos y programas sociales en Argentina no se utiliza una definición de desnutrición, sino que aquello que se define es la población que está en riesgo de convertirse en desnutrida. Comunicación personal de una nutricionista que trabaja en el diseño de programas como el PRANI destinado a niños entre 1-6 años de edad; y en la capacitación de agentes sanitarios en distintas provincias.
5. “La antropometría es el método no invasivo más aplicable para evaluar el tamaño, las proporciones y más indirectamente la composición del cuerpo humano. Dado que el crecimiento de los niños y las dimensiones corporales a cualquier edad reflejan en forma global la salud y bienestar de individuos y poblaciones, la antropometría puede ser usada para predecir rendimiento, salud y supervivencia. Elvira Calvo, Estudios Antropométricos en la Población infanto-juvenil. República Argentina 1993-1996. (La Plata: Ed. Universitaria de la Plata, 1999) 7.
6. Documento de Propuesta sobre Centros Integrales destinados al desarrollo infantil. Manuscrito, Ministerio de Salud y Acción Social.
7. E. Calvo, 7.
8. “Desarrollo Integral de los Preescolares”, Programa Materno Infantil y Nutrición/Banco Mundial (PROMIN). Manuscrito del Ministerio de Salud y de Acción Social de la Nación Argentina, p. 37.
9. Folleto desplegable del PROMIN: Ministerio de Salud y Bienestar Social, Argentina, sin fecha, p. 6.
10. Revista del PROMIN (Buenos Aires: Ed. Tealdi/Baldo Editores, 1999) 16, 28 y 32.
11. La provincia de Jujuy, entre otras, aún cuando llevó adelante las mediciones antropométricas, no envió los registros como se esperaba y por lo tanto no fue incluída en los estudios utilizados para el diseño de los programas. Comunicación personal de la recepcionista que me entregó el estudio. Ministerio de Salud y Acción Social.
12. “Desarrollo Integral de los Preescolares”, 33 y 34.
13. Este dato fue obtenido en una conversación con el agente sanitario a cargo de llevar adelante los registros de peso y talla en el Departamente de Humahauca. Se trata de una estimación dado que como se trata de población migrante los registros son discontínuos, por lo tanto la validez del dato, conforme a este agentes es cuestionable.
14. Para un análisis comprensivo sobre el significado de la mortalidad infantil en términos de violencia cotidiana en Brasil, ver Shepper-Hughes: Death Without Weeping: The Violence of Everyday Life in Brazil. (California: University of California Press, 1992).
15. Sobre el concepto de relación dialógica ver M. Bakhtin, The Dialogic Imagination (Austin: University of Texas Press, 1994). Sobre el concepto de familiaridad y desfamiliarización ver Yanagisako y Delaney, Naturalizing Power.
16. Viví en un hogar del barrio de Santa Bárbara en tres períodos de 4 meses cada uno, en los años 1993, 1995 y 1997. En estas estadías de trabajo de campo realicé entrevistas personales gravadas o registradas en mis notas de campo y participé de las actividades cotidianas de las personas: comedor, rituales, reuniones políticas, tareas hogareñas, trabajos comunales, formulación de proyectos, etc.
17. En 1991 vivían en el Departamento de Humahuaca 18183 personas. Del total de personas (10181) en edad de trabajar (14-60 años), el 52%, declararon haber trabajado en la última semana y por lo tanto son consideradas “ocupados”. Del total de ocupados, solamente el 34% tenía un trabajo estable con descuentos por seguro de salud y vejez, mientras que el 57 % de los ocupados trabajaban en empleos temporales precarios y el resto no dio información. INDEC: Censo91, JUJUY, Serie B Nr. 10, 1994: 61 y Censo, 1991: 45, 49, 54.
18. Para una historia económica y política comprensiva ver, Ian Rutledge, Cambio Agrario e Integración. El Desarrollo del Capitalismo en Jujuy, 1550-1960 (Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, Ed. Cootgratuc, 1987). Para una historia religiosa y cultural comprensiva ver además, Miguel Angel Vergara, Historia Eclesiástica de Jujuy (Tucumán: Universidad Nacional de Tucumán, 1942).
19. Aún cuando el registro y procesamiento de datos censales es cuestionable, los cuadros publicados pueden darnos una impresión sobre aspectos relacionados a la vivienda y a la educación. En 1991 de los 4194 hogares registrados por el censo, el 33 % tenían agua corriente y cloacas en sus viviendas; el 42% de los hogares estaba habitado por más de dos personas por cuarto; y el 30 % de los hogares eran considerados casas precarias. Pese a la precariedad de las condiciones de vida en los hogares, del total de personas mayores de 3 años censadas, sólo el 13% no había asistido nunca a la escuela y el 44% lo había hecho alguna vez. Del total de niños y jóvenes en edad de asistir a la escuela, (5-15 años), el 92% realmente asistía a la escuela. Finalmente en una encuesta realizada en el departamento de Humahuaca por la Prelatura de Humahuaca en el año 1995, sobre un total de 384 hogares y de 2560 personas, de los cuales el 70% vivían en la ciudad y el 30% vivía en el campo, conforme a los datos publicados por la Iglesia, el 43% de los padres encuestados esperan poder financiar el estudio de sus hijos como forma de mejorar sus posibilidades para obtener un empleo estable y sólo el 16% los apoyan para que permanezcan vinculados a actividades agrícolas.
20. Changa: el concepto cultural de changa refiere a trabajos discontínuos por cuenta propia en diversos rubros de actividad: construcción, limpieza, jardinería, etc..
21. La noción de formar parte del grupo de los “humildes” ha sido analizada por la historiografía argentina. Romero en su análisis sobre el peronismo, demuestra como a través de la figura y de la actividad de la Fundación Eva Perón, el conjunto de la población argentina, que no tuvo acceso o no se interesó por trabajar y participar de los circuitos económicos y políticos formales, adquirió una identidad social, política y cultural que le permitió valorizarse respecto de otros grupos sociales. Luis Alberto Romero, Breve historia contemporánea de la Argentina (Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 1996) 283-333.
22. Es habitual que razonamientos ligados a la solidaridad sean matizados con exclamaciones referidas a que el riesgo de la redistrbución consiste en que los pobres se “mal acostumbran” porque en lugar de trabajar por sí mismos, esperan beneficios adicionales del Estado.
23. La construcción del comedor infantil al que referiré en este artículo fue financiada con materiales obtenidos de los partidos políticos en las capañas electorales, con rifas y con el aporte de los beneficiarios en trabajo o en dinero y con el asesoramiento técnico de la ONG de la Iglesia católica, OCLADE.
24. Las charlas con los agentes estatales no fueron gravadas porque ellos desconfiaban de todo tipo de método que veían como intrusivo.
25. En los Andes las mujeres no son interpeladas como mamás, sino como “mamitas”. Una “mamita” es una mujer responsable de su hogar, que puede tener o no esposo, pero que está criando hijos, trabaja fuera del hogar y lleva adelante además actividades comunales. También ellos suelen apelar al término de “Señoras” o “Doña” que las iguala a las mujeres de las clases medias urbanas donde ellas suelen trabajar.
26. Las cajas PRANI contienen: 1kg de fideos, 1kg de arroz, 1kg de leche, un litro de aceite, 1kg de azúcar, 1kg de conserva de tomates, 2kg de harina. Según las mujeres entrevistadas ellas las hacen alcanzar para 2 semanas para una familia de hasta 5 miembros con una comida al día. A estos alimentos suelen agregarles, carne, verduras (papas, cebollas, zanahoria, zapallo), frutas (naranjas, mandarinas y bananas) levadura para el pan, sal, agua y gas para cocerlos. La familia que me hospedaba tenía derecho a recibir una caja de alimentos mensualmente. Durante los 4 meses que estuve en 1997, sólamente recibieron una caja. Su contenido era de marcas desconocidas para el consumidor urbano y rural y por la forma descuidada de su embasado y por el aspecto de su contenido, dudosamente habían sido sometido a controles de calidad. Cuando me mostraba sorprendida frente a lo que veía, ellos solían reirse y comentaban, “...bueno Claudia... es que somos pobres...”, en alusión a que a los pobres se les pueden dar los restos o alimentos baratos. Sinembargo, durante la campaña electoral, el reparto de cajas en los salones partidarios puede llegar a ser diario y la gente aproveha para acumular mercaderías que de otro modo son imposibles de aquirir.
27. El conjunto de actividades llevadas a cabo por las esposas y cuya finalidad es limitar y redistribuir bienes escasos entre los miembros del hogar es reconocible a través del concepto cultural de “darse vuelta”. Una esposa responsable suele repetir frente a situaciones de escasez, “...me doy vuelta...”; esta expresión refiere a que es capaz de alimentar a todos los miembros del hogar con lo que dispone. Esto lleva a infinitas controvesias entre las parejas respecto a si el alimento no alcanza porque el esposo como proveedor del hogar no tráe lo suficiente, o si la esposa, como administradora de las fuerzas y del consumo doméstico, no cumple de forma adecuada con sus obligaciones. En los últimos años y en vistas de la desocupación se había generado un consenso respecto a que ni los esposos podían proveer el hogar de forma adecuada aunque se esforzaran, ni las esposas podían hacer alcanzar los alimentos para alimentar a todos los miembros del hogar de forma adecuada.
28. El índice de Familia Crítica está compuesto por un conjunto de 9 indicadores que permiten evaluar la situación de riesgo en la cual se encuentran las unidades domésticas. Este índice elaborado por el sistema de salud provincial considera las siguientes dimensiones: 1) Nr. de niños menores de 5 años por hogar; 2) Ingresos familiares, 3) Carenciad o presencia de obra social; 4) Enfermedades crónicas; 5) presencia de niños desnutridos; 6) presencia de desocupados; 7) Presencia de embarazadas; 8) Condiciones de la vivienda; 9) Grado de instrucción de la persona a cargo del hogar.
29. Los criterios utilizados para establecer el grado de criticidad de las familias son controvertidos. Durante las caminatas destinadas a relevar datos que permitieran captar el panorama de los hogares barriales, estas mujeres tenían que decidir, si un vecino desocupado con tres hijos en edad escolar, estaba en una situación crítica, respecto de un trabajador eventual que tenía 8 hijos. En la práctica estas mujeres trataban de integrar a todos los niños posibles. Con el transcurso del tiempo les sumaron además a los ancianos del barrio que no tenían familia.
30. Un menú de dos platos y postre cuesta en Humahuaca $ 5,00 y en Buenos Aires al menos $7,00.
31. R. Hartmann, “Otros datos sobre las llamadas “batallas rituales”, Folklore Americano XIX-XXm Lima 1971.
32. Si bien es cierto que Vargas tenía un puesto estable, como la provincia suele atrasarse o suspender los pagos de salarios por varias semanas o incluso meses y aún cuando el salario de Vargas alcanzaba $300, dar de comer a 10 hijos era muy difícil.
33. Los estofados o guisos son platos clásicos de los hogares obreros locales, mientras que las milanesas o el lampreado son platos clásicos de los hogares de las clases medias europeas.
34. Cerveza de maíz.
35. Compraban en los comercios más baratos en lugar de comprar en los comercios cercanos o de conocidos.
36. Consulté sobre el balance de esta dieta a varios nutricionistas y todos coincidían que los nutrientes básicos estaban contenidos en estos alimentos. El problema era fundamentalmente que la cantidad ingerida en épocas de escasez o en la estación seca, no alcanzaban a cubrir las necesidades ni de los niños ni de los adultos.
37. Existen estudios detallados sobre la metafísica andina y sobre la rrelación existente entre los espíritus sobrenaturales que habitan el paisaje y las prácticas cotidianas del trabajo y de la reproducción de la vida tanto en las áreas rurales como en los centros mineros. Entre otros: O. Harris y T. Bouysse-Cassagne,  “Pacha: En torno al pensamiento Aymara”. Raíces de América, el mundo Aymara, Ed. J. Albó (Madrid: Alianza, 1988); J. Nash,  “Religión, rebelión y conciencia de clase en las comunidades mineras del estaño en Bolivia”, Alpanchis 15.22 (1985) Cusco, Perú; J. Nash, “We Eat the Mine and the Mine Eat Us”, Dependency and Exploitation in Bolivian Tin Mines (New York: Columbia University Press, 1979); Tristan Platt, Los Gerreros de Cristo. Cofradías, misa solar, y guerra regenerativa en una doctrina Macha (siglos XVIII-XX) (La Paz: Asur y Plural, 1997).
38. La actividad y la imaginación religiosa andina incluye en su celebraciones a la inconografía cristiana también.
39. Existen 2 artículos sobre violencia doméstica y su relación con el consumo ritual y las jerarquías del parentesco en los Andes (Harris, y Harvey) editados por P. Gose y P. Harvey, comp., Sex and Violence. Issues in Representation and Experience (Londres: Routledge, 1994).
40. Ambas posiciones pueden coincidir en una misma persona.
41. Anne Becker, “Nurturing and Negligence: Working on Other’s Bodies in Fidji”. Embodiment and Experience. The Existential Ground of Culture and Self. Comp. Thomas Csordas (Cambridge: Cambridge University Press, 1994) 100 y 101.