26 de Septiembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (134-135) I,II
Año: 2000

¿Qué son las guías de alimentación venezolana?

Con el objetivo de revisar y actualizar los principios nutricionales que deben orientar la alimentación de los pueblos de América Latina, la Universidad de las Naciones Unidas y la Fundación Cavendes celebran en noviembre de 1987 en Caracas un Taller nominado “Metas Nutricionales y Guías de Alimentación: Bases para su Desarrollo en América Latina.” Dos años más tarde se publicaron las ponencias y deliberaciones de ese encuentro, en un texto conocido como Informe de Caracas. En él se ofrecían recomendaciones que permitieran a los Gobiernos elaborar Guías de Alimentación dirigidas a sus poblaciones.

Para asumir esta tarea el Instituto Nacional de Nutrición (INN), la Fundación Cavendes, la Escuela de Nutrición de la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Simón Bolívar formaron un equipo de trabajo para preparar las Guías de Alimentación para Venezuela, cuyo documento preliminar fue revisado en 1990. Este excelente trabajo se fundamenta en el establecimiento de las metas nutricionales deseables para el país, estimando los valores del consumo familiar en 1.000 Kilocalorías limitadas a los niveles máximos y mínimos aconsejables para cada nutriente tratado. Las metas nutricionales están dirigidas a los diferentes sectores de la vida nacional involucrados en la formulación de políticas agroalimentarias y también con fines docentes a los diversos niveles de educación formal: Superior, Media y Básica.

Las Guías Alimentarias para Venezuela constituyen una síntesis de los conocimientos actuales en nutrición para su aplicación práctica. Por ser una condensación, su redacción es esquemática, directa, y en cierta manera es elemental. No se plantea como propósito un cambio total de los patrones de consumo. La resistencia generalizada al cambio, no aconseja asumir posiciones radicales serias, más bien reforzar las costumbres tradicionales de las tendencias de consumo de la población. Se hace especial mención de los aspectos relevantes tales como el consumo excesivo de grasas, alimentos de origen animal, y sal; haciendo notar la importancia del consumo de fibra. Si bien estos temas tienen gran resonancia en círculos científicos, el público en general no tiene una clara visión de ellos.

Por último, es conveniente destacar que si bien las guías aparecen en el contexto de un país en crisis económica, ellas seguirán teniendo vigencia en épocas de prosperidad porque su propósito fundamental tiende a promover un buen estado de Salud y limitar la aparición de enfermedades carenciales. No obstante que la mayor parte de los mensajes que contienen estas guías cubren un amplio sector de población con riesgo de padecer enfermedades degenerativas, ellas no están diseñadas específicamente para prevenir alguna enfermedad determinada.

El texto es de carácter general, informativo y de acuerdo a los programas que se establezcan, podrá ser adaptado a diferentes grupos objetivos. Están estructurados en doce módulos cuyos títulos describen claramente el objetivo de su contenido:

1) Consuma diariamente una alimentación variada.
2) Coma lo justo para mantener un peso adecuado.
3) Coma preferentemente con su grupo familiar.
4) Practique hábitos higiénicos al manipular los alimentos.
5) Administre bien su dinero en la selección y compra de los alimentos.
6) La leche materna es el mejor alimento para los niños menores de seis meses.
7) Es suficiente ingerir los alimentos de origen animal, en cantidades moderadas.
8) Emplee aceites vegetales en la elaboración de sus comidas y evite el exceso de grasa de origen animal.
9) Obtenga la fibra que necesita su organismo de los alimentos vegetales que consume diariamente.
10) Modere el consumo de sal.
11) El agua es imprescindible para la vida y su consumo ayuda a conservar la salud.
12) Las bebidas alcohólicas no forman parte de una dieta saludable.

Para concluir la presentación de las Guías Alimentarias diremos que están dirigidas a toda la población con el objeto de recomendar una alimentación saludable, sin prohibiciones dogmáticas, y adaptables a las condiciones locales, apoyándose en los recursos, en la tradicional cocina venezolana, en armonía con los patrones de consumo de muchas generaciones promoviendo el logro de una calidad de vida plena.