20 de Junio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (134-135) I,II
Año: 2000

Políticas oficiales dirigidas a la población escolar

Desde que en 1945 el estado crea el patronato nacional de comedores escolares, pone de manifiesto la conciencia alcanzada por la comunidad mundial respecto, de la relación determinante entre Nutrición, Salud y Rendimiento Escolar aportado por las Ciencias Sociales. A partir de esa fecha, el Ministerio de Educación de todos los Gobiernos ha colaborado junto con el Instituto Nacional de Nutrición para mantener la oferta de Programa de Alimentación como respuesta a los problemas de desnutrición y deserción, bajo rendimiento académico y repitencia, que junto a la desnutrición se presentan de manera más intensa y en mayor densidad en las escuelas públicas del país. (Ver cuadro #1)

Los Comedores Escolares de las Escuelas Básicas atienden a una población de 7 a 14 años aportando desde el 30% al 40% de los requerimientos calóricos del individuo durante 151 días del calendario escolar. Se ofrece almuerzo a toda la población escolar de manera gratuita puesto que la Educación Básica de nueve grados es obligatoria.

Los Comedores Especiales funcionan en escuelas granjas, campesinas, misionales, casas cunas e internados. Estos alumnos reciben tres comidas diarias: Desayuno, Almuerzo y Cena; y el servicio fluctúa entre 151 días y 350 días.

Los Comedores de Unidades Educativas e Institutos de Tecnología atienden la población de las Escuelas Básicas (de 6 a 14 años), Media, Diversificada y Técnicas (de 15 a 17 años). Los institutos y colegios universitarios ofrecen comedor a los adolescentes hasta terminar la carrera de tres años. Sólo la Escuela Básica atiende a toda la población; en los niveles Medio y Superior se da cupo a los sectores socioeconómicos más vulnerables y/o a quienes viven muy lejos del centro de estudios.

Desde 1997 se ofrece en Pre-escolar una merienda especial de 400 calorías y se suministra Lactovisoy en Hogares de Cuidado Diario y Multihogares. En los ambulatorios rurales y urbanos suministran Lactovisoy a los niños de 2 a 6 años.

La variedad de dependencias que manejan las Escuelas Básicas; Nacionales, Estadales Federales y Municipales, complican la gestión de los programas alimentarios y diluyen la autoridad del Instituto Nacional de Nutrición en esta importante tarea. (Ver cuadro #2) , (Ver cuadro #3)

Comunidades nacionales, históricamente recientes, valoran más la novedad que la tradición y compiten por innovar, en cada nuevo gobierno políticas que deberían consolidar más que sustituir por otras con distinto nombre para el mismo fin.

El “Vaso de Leche y una Galleta” era el slogan electoral de un gobernante; PAMI es la sigla del Programa de Alimentación Materno Infantil con que quiso identificarse el siguiente gobierno; la Fundación PROSALUD de un gobierno federal tiene como sigla de su programa PAEYA (Programa de Alimentación Escolar del estado Yaracuy) y ofrece la Yara Arepa (el cacique indio de nombre Yara y la arepa que es la tortilla de maíz tradicional de Venezuela.)

La intención de identificarse con los valores culturales locales tiene mérito incuestionable, no obstante la profusión de dependencias que intervienen en este programa, se debe fortalecer al organismo rector en el manejo y supervisión de este proceso.

Las Escuelas Bolivarianas, iniciativa que este gobierno promueve a escala nacional, tiene su antecedente directo en un proyecto regional del estado Mérida, el cual extiende el horario escolar hasta la tarde (doble jornada), complementando la formación integral del educando con actividades recreativas, deportivas y de aprendizaje indirecto; dotando las aulas de Biblioteca y laboratorios; aplicando estrategias formadoras basadas en la participación y la interacción entre maestros y educandos, entre las escuelas y la comunidad.

La permanencia del estudiante exige ofrecer Desayuno, Almuerzo y Merienda para atender integralmente las necesidades del niño.