21 de Junio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (134-135) I,II
Año: 2000


Dos organizaciones sin fines de lucro se consorcian para conseguir el éxito

Cuando el PNUD llamó a licitar, dos organizaciones sin fines de lucro del estado Yaracuy unen esfuerzos, competencias y recursos para presentarse al llamado: La Asociación Civil “Chaguaramo”, consultora de procesos con vasta experiencia académica y organizativa en Capacitación de recursos y en el manejo de proyectos sociales y la Fundación Pro Instituto Universitario de Tecnología de Yaracuy (FUNDAIUTY), con larga tradición en la prestación de asesoría y asistencia técnica en el sector agrario y agroindustrial. El prestigio de ser la empresa rental del Instituto Universitario y la solvencia financiera de esta institución, aunada a las fortalezas de las Asociación Civil Chaguaramo en el área educativa en general y en el área curricular en especial, sentó las bases para este consorcio exitoso.

La licitación fue convocada en base a dos proyectos: uno, de Capacitación de los Docentes de la I y II Etapa de Educación Básica en cinco estados incluidos en lo que se llamó Región I y otro, de consultoría para la Coordinación y Evaluación del Componente de Capacitación de Docentes de I y II Etapa en cuatro estados de la denominada Región IV.

El consorcio fue el único representante del interior del país y resultó seleccionado para ambos proyectos, el de Capacitación de la Región I y el de Evaluación de Procesos de la Región IV. Según los términos de referencia, fueron seleccionados los municipios de mayor nivel de desnutrición en cada estado objeto de la licitación. Para el resto de las regiones II y III se declaró desierto y se está en espera de que las nuevas autoridades nacionales retomen el proyecto. Los términos de referencia de ambos proyectos exigían que el proceso de introducir las Guías de Alimentación en la escuela se hiciera en el marco del nuevo diseño curricular. Esta exigencia demanda dos consideraciones:

1) Las Guías de Alimentación en las escuelas fueron diseñadas cuando el docente trabajaba por materias separadas y en función de los objetivos específicos de ellos. Incluso hasta el nombre de algunas materias fueron cambiadas. La reforma, en cambio, exige al docente planificar en función de Proyectos Pedagógicos de Aula, los cuales parten de un tema sugerido por el interés de los educandos e integran alrededor de ese tema direccional los diversos objetivos, Conceptuales, Procedimentales y Actitudinales en que se están organizando los nuevos programas. Otro elemento fundamental en el diseño es la incorporación de los ejes transversales, columna vertebral del nuevo modelo. Se debió entonces elaborar nuevos materiales que sirvan de apoyo para utilizar los mensajes de las guías. Para ello se indujo a los docentes a capacitar o seleccionar problemas vinculados a los alimentos y la nutrición propia de su contexto local y desde allí incorporan todas las actividades y los ejes pertinentes transversales.

2) La Reforma en esa fecha del inicio de actividad, Octubre de 1998, sólo había terminado el proceso de inducción y capacitación de los docentes de la I Etapa y se convertía en responsabilidad de las empresas contratadas hacer dos procesos en uno con los docentes de la II Etapa: explicar el nuevo modelo curricular y “aprender haciendo” para diseñar los Programas Pedagógicos de Aula a través del manejo idóneo de las Guías de Alimentación en la Escuela.

Esta tarea, tan estimulante como delicada y compleja, fue planificada e implantada a través de la siguiente propuesta técnica:

Proyecto de Capacitación y Seguimiento de Docentes de la I y II Etapa de Educación Básica: Componente de Capacitación (L.P.I. 038/INN/98)

Propósito General: capacitar a 1.500 docentes de la I y II Etapa de Educación Básica en cinco estados de la I región: Yaracuy, Lara, Falcón, Zulia y Portuguesa, para el manejo de las Guías de Alimentación en la Escuela.

Metodología: se operacionalizó a través de tres tipos de talleres: (Ver gráfico #2)

1. Actividades Previas a la Capacitación

Un taller de Inducción al personal reclutado como facilitador del proceso. Tuvo una duración de 24 horas y asistieron los 15 profesionales contratados: 5 profesionales universitarios con postgrado y experiencia docente en Educación Superior pertenecientes al Departamento de Tecnología de Alimentos de la Institución Universitaria; 5 licenciados en Nutrición y Dietética investigadores de la Fundación CIEPE (Centro de Investigaciones Experimentales de Productos de Exportación), con experiencia a nivel Superior; 5 profesores de Educación Básica integrantes del equipo técnico que conduce los procesos de Reforma Educativa en el estado con experiencia en el manejo de las Guías Alimentarias.

El objetivo fundamental de este taller no consistía en profundizar sobre problemas nutricionales, ya que diez de los facilitadores eran expertos en el área, sino aprender los fundamentos del proceso de Reforma y las técnicas pedagógicas necesarias para introducir los doce mensajes de la guías en las nuevas estrategias metodológicas del proceso de enseñanza-aprendizaje correspondientes a la docencia de la I y II Etapa de Educación Básica en esta nueva escuela reformada. Para esto debieron familiarizarse con el Manual del Facilitador y el Manual del Participante elaborado previamente por la empresa capacitadora.

2. Actividades de Capacitación

50 talleres presenciales de capacitación de 16 horas cada uno para atender a 300 participantes en cada uno de los 5 estados de la región I. 150 de la I Etapa y 150 de la II Etapa. Para ello, los Facilitadores contaron con un Manual del Facilitador que orientó durante el proceso desde los objetivos, contenidos, estrategias pedagógicas y recursos que se planificaron para el taller.

El diseño de este manual contó con la supervisión y tutoría del organismo ejecutante del proyecto a nivel nacional (el Instituto Nacional de Nutrición), a través del seguimiento y apoyo extensivo de parte de la Lic. Ana Aular, Jefe de la División de Educación del organismo y el Prof. Jean Cebriá, Asesor de PNUD a cuya orientación, dedicación y celo con el cual guió todo el proceso, se debe gran parte del éxito de esta empresa.

3. Actividad Posterior a la Capacitación

50 talleres presenciales de seguimiento de 8 horas para conocer la experiencia de aplicación vivida por los 1.500 docentes capacitados después de un intervalo de tres semanas entre la capacitación y el seguimiento. En este taller, los docentes capacitados deberían exponer con muestras del trabajo en aula las estrategias utilizadas y los logros alcanzados, así como los inconvenientes o problemas presentados en el proceso de transferencia.

Tanto los talleres de capacitación como los de seguimiento fueron realizados en aquellos municipios y escuelas donde ejercen la docencia los participantes. La empresa contratante, Ministerio de la Familia y el Instituto Nacional de Nutrición, selecciona para este proceso una muestra representativa de los sectores de mayor pobreza en cada estado. Muchos de estos lugares eran de difícil acceso desde el punto de vista de las carreteras y del transporte público; muchos carecían de lugares de hospedaje para los facilitadores quienes eran acogidos en casas de los habitantes del sector. Muy luego hubo que abandonar la pretensión de trabajar con transparencias y retroproyectores porque no había certeza de encontrar servicio de luz eléctrica durante la estadía. Láminas de papel bond, escritas con marcadores de colores y pegadas con tirro en las paredes de las aulas o sitios que hicieran sus veces, fueron recursos excelentes para ilustrar el proceso.

Además, el proyecto les entregó a cada participante un ejemplar de las Guías de Alimentación en la Escuela y un Manual del Participante que compendia el tratamiento de las nuevas asignaturas orientadas desde el enfoque integral y sistémico de la Reforma, así como los fundamentos teóricos del Nuevo Currículum. En ellos se incorporaron Matrices de Integración, paradigmas para la realización del Proyecto Pedagógico de Aula.

En el siguiente proyecto, el consorcio FUNDAIUTY-CHAGUARAMO, debió asumir el rol de evaluador del proceso de capacitación ejecutado en otra región, por otra empresa licitante, Tupiro Alimentos. Los términos de referencia no permitían que una misma empresa capacitadora se evaluara a sí misma; por lo tanto el consorcio capacita en la región I y Evalúa y Coordina en la Región IV.

El hecho de que el profesor Jean Cebriá supervisara a ambas empresas licitantes dió homogeneidad a la metodología y a los recursos empleados y por lo tanto la evaluación del proceso en los cuatro estados de la región IV puede considerarse válida para el proceso de capacitación de la región I, la cual no tuvo una empresa evaluadora de su proceso. En su defecto el profesor Cebriá hizo un seguimiento permanente in situ de las actividades realizadas haciendo presencia en el taller de Inducción a los facilitadores, así como en diversos municipios de Lara, Falcón, Yaracuy y Portuguesa. El estado Zulia fue visitado por la Licenciada Ana Aular del Instituto Nacional de Nutrición.


Proyecto de Docentes de I y II Etapa de Educación Básica que prestan servicios en el sector oficial en el área de Nutrición y Alimentación

Componente de Coordinación y Evaluación
(LPI/039/INN/98)

Propósito General: Coordinar y Evaluar el proceso de Capacitación y Seguimiento ejecutado por la empresa Tupiro Alimentos a 1.200 docentes en cuatro estados de la región IV: Barinas – Táchira – Mérida – Trujillo.

Metodología:
  • Realización de un taller de inducción para los supervisores reclutados.
  • Coordinación y evaluación de las actividades y producción realizadas por la empresa capacitadora previas al proceso de capacitación: a) planificación y Diseño de su plan operativo; b) revisión del material de apoyo preparado; c) coordinación del cronograma del taller de capacitación y seguimiento de la empresa capacitadora con el cronograma de supervisión de ese proceso.
  • Evaluación del proceso de capacitación durante la ejecución de los cuarenta talleres in situ en los cuatro estados: diez talleres por estado.
  • Evaluación del proceso posterior a la capacitación: a) supervisión de los cuarenta talleres de seguimiento después de un lapso de tres semanas; b) evaluación de los docentes en sus sitios de trabajo; c) evaluación de los cocimientos en el área de alimentación y nutrición de los alumnos de la primera y segunda etapa de Educación Básica (Pre y Post test.); d) evaluación de los conocimientos respecto de alimentación de los docentes de la I y II Etapa de Educación Básica. (Pre y Post test.)
  • Informe de las fortalezas y debilidades del proceso.
  • Conclusión y recomendación general del proceso.
Material diseñado para la supervisión:

1) Guía de Observación de Clases: Consta de trece ítems y sirve para registrar aquellos aspectos en los cuales se hizo énfasis durante los talleres de capacitación, seguimiento y que refleja los objetivos del proyecto.

2) Registros Abiertos: que los supervisores realizaban de las situaciones encontradas en cada lugar visitado. En ellos señalaban entre otros aspectos: nombres de los proyectos que estaban ejecutando los docentes; preguntas y respuestas hechas a los alumnos para confirmar la información dada por los docentes; inconvenientes señalados por los docentes que no estaban transfiriendo la nueva tecnología; evidencia de los trabajos ejecutados por los alumnos, actividades con la comunidad, otros. Estos registros se llevaron al supervisor, al facilitador de la empresa así como al docente capacitado.

3) Pre y Post Test de Conocimientos para el docente a capacitar.

4) Pre y post Test de Conocimientos para los alumnos de tercer y sexto grado. (Ver gráfico #3)

5) Aplicación de un Cuestionario sobre hábitos nutricionales elaborados por el Instituto Nacional de Nutrición y aplicado a los docentes y los alumnos.

6) Test de Usos Múltiples aplicado a los docentes quienes evalúan varios aspectos: El proceso; el material de apoyo utilizado, la capacidad didáctica del facilitador; las condiciones del ambiente físico (aula, luz, servicios en general); la calidad de la participación del grupo y de sí mismo.

Fortalezas y debilidades del proceso:

1) La primera fortaleza digna de resaltar es la estrategia de implementar conjuntamente con el proceso de capacitación una evaluación exhaustiva de los insumos, procesos y productos. Esto señala que el sector educativo está tomando conciencia de la importancia del control y la evaluación como garantía de eficiencia y eficacia de procesos y productos. Determinante para la confiabilidad de los resultados fue la decisión de contratar empresas diferentes para la capacitación y para la evaluación del proceso.

2) El acompañamiento constante y pertinente recibido durante toda ejecución del proyecto, tanto de capacitación como de coordinación y evaluación del proceso por parte de los representantes de los organismos, contratantes representados por el Director General del Proyecto, profesor Jean Cebriá y la representante del Instituto Nacional de Nutrición, dieron sin dudas enormes fortalezas al desempeño idóneo del consorcio.

3) Un trabajo hecho durante el taller de Inducción basado en Técnicas de Programación NeuroLingüística afianzó en los facilitadores y supervisores reclutados, el sentido de identidad con el consorcio, estado afectivo que se alimentó durante todo el proceso manteniendo relaciones de respeto en el cumplimiento oportuno de los compromisos económicos y asistiendo permanentemente al personal en su difícil tarea. La mística de trabajo demostrado por los Facilitadores y supervisores permitió vencer las adversidades de transporte, clima, y condición de acceso a las escuelas sedes visitadas.

4) Quizá la más importante de todas las fortalezas, la constituye la capacidad de respuesta de los maestros y de las comunidades donde ellos laboran. Al narrar sus experiencias en los talleres de seguimientos se pudo observar el entusiasmo y sentido de compromiso de esos maestros rurales que sacaron a sus alumnos de las aulas; visitaron con ellos la fuente de agua contaminada; fueron a la prensa local; y en algunos casos, comprometieron a las autoridades locales para ayudar a un grupo de cinco familias que encontraban en estado de desnutrición aguda (Ospino, Municipio del estado Portuguesa). Muchos de ellos reconocieron estar cambiando algunos hábitos personales y familiares no deseables en su patrón de consumo, y otros trajeron cartas de otras comunidades y caseríos no considerados en la muestra, pidiéndonos que les organizásemos talleres de capacitación para ellos.

5) Entre las debilidades podríamos señalar el poco tiempo disponible para ejecutar el proceso de capacitación y de seguimiento. No se dió el lapso necesario de tres a cuatro semanas entre uno y otro, porque el arranque de actividades fue muy tardío, 3 de octubre; con unas elecciones presidenciales el 8 de noviembre y las vacaciones navideñas de diciembre.

6) Otra debilidad de enorme trascendencia fue la falta de una difusión oportuna del proyecto a través de los medios dificultando así la etapa de motivación en las autoridades educativas regionales encargadas de la convocatoria a los talleres.

Conclusiones de los procesos de capacitación y evaluación

1) La asistencia a los talleres fue altamente satisfactoria.

2) La falta de tiempo para hacer la transferencia del conocimiento a los alumnos bajó la asistencia a los talleres de seguimiento.

3) El programa de Capacitación y de Evaluación permitió percibir el enorme impacto motivador de este programa en los participantes, especialmente en las zonas rurales e indígenas.

4) Todos los participantes se manifestaron gratamente sorprendidos por el apoyo logístico ofrecido por el programa; muchos dijeron que, por primera vez se les daba comida en los talleres (almuerzo y dos refrigerios, mañana y tarde), nunca se les había pagado una prima por asistencia a un taller.

5) Aunque los participantes de la II Etapa no habían recibido la Inducción para la Reforma a la Educación Básica, lograron el objetivo y al retorno de los talleres de seguimiento, muchos trajeron Proyecto Pedagógico de Aula realizado con sus alumnos.

6) El equipo de supervisores logró aplicar todas las estrategias e instrumentos diseñados para la evaluación.

7) Durante la observación de clases se pudo constatar: que el 75% de los docentes incluyó contenidos y actividades de las guías de alimentación en su planificación; que el 85% planificó actividades de equipo; que el 60% contempló actividades fuera del aula; que el 60% presentó portafolios como muestra del seguimiento del trabajo de aula; que el 70% mostró sus matrices de integración (PPA); que el 56% mostró registros de evaluación cualitativos y que el 75% incorpora los ejes transversales en su planificación.

8) Las pruebas de conocimiento Pre y Post Test, demuestran el logro de distinciones manejadas mediante el proceso de transferencia.

9) El Test de Usos Múltiples arrojó un alto índice del grado de satisfacción sobre el proceso, la capacidad de los Facilitadores y el material de apoyo utilizados.

Sabemos que la desnutrición es la expresión dramática de grandes desequilibrios de orden económico, político, social y cultural y que la solución no depende de los factores aislados sino que deben ser abordados como proyecto de país ya que este indicador del subdesarrollo se presenta en grandes masas de la población. La experiencia de 1998 demostró que existe la voluntad de parte de la comunidad social de participación en programas que como éste, la mística de los docentes y la capacidad gerencial de las ONG; hacen posible. Se necesita que la voluntad política del país se manifiesta nuevamente y retome este programa en el que confluya la escuela y la comunidad haciendo posible los cambios deseables.