18 de Junio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (134-135) I,II
Año: 2000

Introducción

La desnutrición infantil es un trastorno de origen multifactorial, que implica la interrelación de factores orgánicos, psicosociales, económicos y ambientales, por lo tanto, para su detección, tratamiento y seguimiento se debe realizar un manejo integral que permita desarrollar estrategias y acciones que incidan en los elementos mencionados.

Costa Rica ha realizado múltiples esfuerzos para mejorar el estado nutricional de la población infantil. Las encuestas nacionales de nutrición realizadas en los últimos cuarenta años, mostraron un descenso en la desnutrición proteico- calórica en preescolares. Al comparar los resultados de la Encuesta nacional de nutrición de 1982 con los obtenidos en la última de 1996; la desnutrición moderada y severa según el indicador peso para edad pasó de 6,3% a 5,1%, el retardo en talla de 7,6% a 6,1% y según el indicador peso para talla, la desnutrición moderada y severa, pasó de 2,3% a 1,9 % (Ministerio de Salud, Inciensa, 1996).

El Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) desde su creación en 1977 hasta 1996 contó con un centro de recuperación nutricional llamado el Centro Clínico. Mediante el internamiento se atendía población infantil con desnutrición de todo el país, para brindarle atención especializada que favoreciera su recuperación nutricional.

En 1996, el Inciensa evaluó el estado de la oferta y la demanda de los hospitales del país que atendían la población infantil con desnutrición y el servicio que prestaba dicho centro. Se evidenció una serie de limitaciones como la reducción de la cobertura, el limitado acceso de las poblaciones con mayor prevalencia de desnutrición y con condiciones de vida más deterioradas, así como el predominio del enfoque médico (no integral), falta de seguimiento de los casos y no se brindaba educación nutricional a las familias.

Con base en los resultados anteriores, el Inciensa promovió el manejo integral de tipo ambulatorio e interdisciplinario, a través de una consulta brindada por un equipo interdisciplinario. Las disciplinas que lo conformaron fueron pediatría, nutrición, trabajo social, enfermería y odontología; se consideró la situación socioeconómica de la familia, se involucró y educó a los padres o encargados, se aprovecharon las redes de apoyo en el nivel local y los recursos de las instituciones de atención de la salud y de bienestar social del país.

Entre sus funciones se pueden mencionar la investigación sobre los determinantes de las alteraciones del crecimiento y desarrollo infantil, la implantación de esta modalidad de atención descrita anteriormente, la elaboración y la validación de las Normas de atención para el manejo integral del niño(a) con desnutrición en el ámbito nacional y la formación y capacitación del recurso humano en temas relacionados con la atención integral de la desnutrición, trabajo en equipo interdisciplinario y crecimiento y desarrollo infantil.

Este documento presenta la metodología de atención empleada por el equipo interdisciplinario del Inciensa y la caracterización de la población atendida. La experiencia fue enriquecedora y permitió establecer una consulta que puede ser desarrollada en los establecimientos de salud. Se propone como una alternativa de manejo ambulatorio, para mejorar la capacidad operativa y de resolución de los diferentes establecimientos de salud del país, al utilizar estrategias efectivas e integradoras en el manejo del problema de la desnutrición infantil.

En la medida, que las comunidades, las familias y las agrupaciones participen consciente y activamente y se responsabilicen en la toma de decisiones para intervenir en la solución de los problemas que las afectan, se logrará un mayor grado de sostenibilidad en la prevención y la atención de los condicionantes de la desnutrición infantil.

Como meta a largo plazo, el equipo interdisciplinario del Inciensa tiene planificado realizar una revisión periódica de las tendencias de la malnutrición en población infantil y adolescente, para adaptar los programas nacionales a los nuevos perfiles epidemiológicos de estos sectores.