17 de Octubre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (132-133) I,II
Año: 1999

La evaluación del proyecto como instrumento de ajuste permanente

Por ser ésta una primera experiencia en la actualización de docentes, que incluye por sus características, una transferencia desde los claustros universitarios hacia otros niveles de enseñanza oficial de la capacitación específica en el área de la Química y sus connotaciones pedagógicas, creemos imprescindible contar con un proyecto de evaluación que se desarrolle en forma concertada con el dictado del curso. En nuestro caso, será un proyecto de autoevaluación, ya que algunos de los responsables del curso llevarán a cabo las distintas instancias evaluativas.

Dadas estas características intrínsecas de nuestra propuesta, pusimos un marcado y cuidadoso interés en contar con indicadores que garanticen la validez interna de la misma: triangulación de métodos y examen cruzado de estos para paliar las limitaciones propias de cada uno de ellos, triangulación de personas y distanciamiento periódico de los evaluadores para tomar una cierta perspectiva del proceso, establecimiento de pistas de reflexión que permitan conocer y valorar las limitaciones de los métodos y las formas en que se han obtenido los datos, una plena justificación de los cambios metodológicos que pudiesen derivar de la misma y la realización de sesiones periódicas de análisis que ayuden a contrastar los pasos que se van realizando (Santos Guerra 1990).

Es nuestra intención entonces, llevar a cabo una evaluación interna conceptualizada como “investigación-acción”. La idea que subyace consiste en que, de ésta forma, la implementación del cambio se convierte en una parte integrante el proceso, en lugar de transformarse en una propuesta superadora para otra ocasión. Lo más característico de éste enfoque es la preocupación por promover el perfeccionamiento de la práctica docente y el de la comprensión de los hechos simultáneamente, dentro de un marco ético aceptable. Según este modelo, las decisiones que pueden modificar la planificación del curso no sólo estarán soportadas por la consideración de los objetivos y las posibles limitaciones externas, sino por la información relativa en la interacción de los alumnos con el ambiente que los docentes intentarán crear. La información procederá directamente de los alumnos mediante encuestas, observaciones, y entrevistas y de la supervisión constante de cuestiones previstas e imprevistas. Además, la implementación de la acción se analizará con todo cuidado para modificar su curso si surge la necesidad de hacerlo. Este concepto de espirales de reflexión y acción, ha cobrado gran importancia para algunos expertos en educación (Santos Guerra 1990; Elliot 1990; Mc. Cormick y col. 1996).

A la hora de poner en marcha la evaluación será necesario que contemos con una clara propuesta de  los objetivos de la misma, los instrumentos a emplear para lograrlos y el método de análisis de la información obtenida. Desde una perspectiva lógico-cuantitativa /transaccional nuestro proyecto de evaluación contempla estos puntos, cuyo desarrollo mostramos en forma muy sintética en la Figura 3.

Nos detendremos ahora en la metodología elegida en este proyecto de evaluación, centrando nuestra atención en dos ejes relativos a la misma:

Relevamiento de la información: instrumentos y estrategias

a) Encuesta diagnóstica o inicial:

Consideramos que esta encuesta, que será individual, anónima y de opciones múltiples, nos permitirá recibir información general sobre ciertas cuestiones o emergentes, a través de procesos de carácter cualitativo. Posteriormente podrán ser reanalizados y profundizados de acuerdo a lo que surgiere.

b) Encuesta final:

De iguales características procedimentales que la inicial, pero donde se enfocarán las opiniones sobre temas como: cantidad y calidad de los contenidos seleccionados, diseño de actividades, bibliografía seleccionada, desempeño docente, aportes a la práctica profesional del alumno, distribución de los tiempos. La información y demandas obtenidas resultarán útiles para la toma de futuras decisiones.

c) Observaciones de clases:

Estas serán de tipo:

  • libres y narrativas, donde se observarán todas las variantes que surjan, sin delimitar ni condicionar la dirección de la mirada;
  • guiadas, en las que se prestará atención sólo a aquellas variables que se consideren relevantes para la evaluación, pero sin plantilla de observación que pueda cerrar la posibilidad de atender a lo novedoso; y
  • secuenciadas, en las que se dividirá la clase en distintos momentos según su desarrollo.
En todos los casos, se harán observaciones ubicuas pues de esta forma los observadores (participantes y no participantes, en ambos casos conocidos) podrán conocer la realidad más compleja del curso.

d) Entrevistas no estandarizadas:

Podrán ser tomadas en distintos momentos del transcurso del proyecto y, de ser necesario serán efectuadas sobre el mismo caso por distintos evaluadores, grupales o individuales.

Análisis de la información: un enfoque cuali-cuantitativo

Se cuantificarán las respuestas a las preguntas formuladas en las encuestas, a fin de obtener datos estadísticos (porcentajes, promedios), con los que se elaborarán gráficos de barra y torta que resulten visualmente claros y de fácil interpretación.

Paralelamente se analizarán en forma cualitativa:
  • los resultados provenientes tanto de las observaciones como de las entrevistas, atendiendo especialmente a cuestiones tendientes a la evaluación del proceso en su totalidad.
  • los datos recogidos e inferencias realizadas, triangulándolos y analizándolos a través de modelos con el fin de lograr, junto con los demás actores, por contrastación de opiniones, la comprensión real de lo que sucede.
 A partir de todas estas premisas elaboramos un cronograma detallado4 para la realización de la evaluación, donde se marcan los tiempos, métodos, análisis de los datos, actores involucrados, tipos de informes a emitir y destinatarios de los mismos.

Los resultados obtenidos de dicha evaluación darán el marco para posibles cambios de planificación atendiendo a los tiempos, heterogeneidad, intereses, demandas, conocimientos previos y demás factores que devengan del grupo, sus interacciones en el aula, los distintos profesores afectados del plantel docente y la efectividad y motivación logradas con las distintas propuestas en acción.

[INDICE] [RESUMEN] [INTRODUCCIÓN] [DISEÑO DEL CURSO] [UN DESAFÍO: PLANIFICAR PARA PARES] [LA EVALUACIÓN DEL PROYECTO COMO INSTRUMENTO DE AJUSTE PERMANENTE] [CONCLUSIONES] [SUMMARY] [NOTAS] [REFERENCIAS]