19 de Diciembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (132-133) I,II
Año: 1999

Algunos problemas críticos

Veamos algunas de las principales tendencias observables en América Latina al respecto. Ante todo ha habido en la región un proceso vigoroso y positivo  de expansión matricular.  La cobertura de la escuela primaria se ha extendido fuertemente.  Las tasas de inscripción en primaria superan el 90% en la mayoría de los países.  También han aumentado considerablemente las tasas de inscripción en secundaria, y en educación superior.  La legislación contiene la obligatoriedad de la educación primaria, y la población tiene libre acceso a inscribirse en ella.  La proporción de analfabetos descendió de un 34% en 1960, a un 13% en 1995.

Pero todo ello es una parte del panorama educativo. La otra que preocupa profundamente en los medios educativos de la región, tiene que ver con los serios problemas que se afrontan en las áreas de deserción, repitencia, y calidad de la educación.

En lo que se refiere a deserción, la gran mayoría de los niños en edad escolar comienzan la escuela primaria pero, según las estimaciones, menos de la mitad la finalizan.

También la mayoría de los que inician la secundaria no la completan.  Se forma así un amplísimo grupo de niños y jóvenes con primaria incompleta, y secundaria incompleta. Su peso cuantitativo es observable en las estadísticas sobre el nivel de preparación de la mano de obra activa de la región.  Ubicados fuera de los marcos de la educación formal, y con dificultades importantes para insertarse laboralmente, constituyen un extenso grupo social que está de hecho excluido de aspectos básicos de la vida de la sociedad.

El frente de la repetición es de gran debilidad en América Latina.  El Banco Mundial (1995) ha resaltado “el alto nivel de repetición, uno de los más altos del mundo en desarrollo”.  Jeffrey Puryear (1997) estima que un alumno promedio de la región está cerca de siete años en la escuela primaria paro llegar a terminar sólo cuatro grados.   Ese promedio surge de las elevadas repeticiones.  Más del 40% de los alumnos repiten el primer grado, y la tasa de repetición promedio es de un 30% en cada año de estudios.

Las elevadas tasas de deserción y repetición de la región llevan a un bajo índice de escolaridad promedio por habitante, 5.2 años.  Ello significa que el latinoamericano promedio no ha completado los 6 años de un ciclo de educación primaria. El promedio de años de educación por país de la región puede observarse en el siguiente cuadro.

En varios países las cifras de escolaridad promedio son inferiores aún a los cinco años, y aún en los más avanzados no exceden de los 9 años.

La situación de la región es marcadamente más desfavorable que la que caracteriza a países de similar desarrollo económico de fuera de ella, como puede apreciarse a continuación.