22 de Julio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección: La Educación
Número: (129-131) I,III
Año: 1998

Conclusión

Como ya dijimos, los nuevos enfoques aquí presentados favorecerían en su conjunto evaluaciones que tengan en cuenta y reflejen diversas perspectivas, y a la vez permitan una participación amplia de los actores implicados en el programa. Cuando se dieran las condiciones de autonomía y gestión participativa, la escuela sería un escenario apropiado para evaluaciones ligadas al concepto de aprendizaje organizacional y para la auto-evaluación participativa. El método de mapas conceptuales aparece como una herramienta útil para medir las percepciones de los instrumentadores y/o beneficiarios de un programa y representarlas gráficamente, y como tal podría ayudar también a promover la participación, la reflexión y la discusión de ideas dentro de las instituciones escolares. Proyectos de desarrollo educativos llevados adelante por agencias internacionales o el gobierno central podrían sacar provecho del enfoque del “estudioso del suelo,” al integrar el conocimiento aportado por expertos y beneficiarios locales. Los métodos de la cartografía social y la evaluación intertextual, por su parte, parecen ser enfoques algo complejos para ser aplicados en forma participativa. No obstante, su uso podría contribuir al análisis de los discursos educativos y a comprender mejor escenarios de conflicto y de visiones contradictorias acerca de un programa o de una política determinada. El enfoque de perspectivas organizacionales facilitaría especialmente la evaluación de programas en los cuales estructuras burócraticas como los ministerios de educación tienen mucho peso.

Parece altamente provechoso considerar la aplicación de enfoques evaluativos nuevos dadas las condiciones sociales y educativas en América Latina. Los enfoques aquí presentados podrían llegar a ser de alguna utilidad, ya que, como se vio, su diseño puede adaptarse a ciertos rasgos de la realidad latinoamericana y además plantean la posibilidad de responder a algunas de las necesidades evaluativas o de analisis crítico planteadas en la región. Esta es, sin embargo, una aproximación que requiere mayor elaboración en la búsqueda de enfoques nuevos—principalmente de enfoques que hayan surgido en la propia región—y en la posible adopción de las ideas identificadas a la práctica evaluativa en América Latina.