16 de Diciembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (129-131) I,III
Año: 1998

Marco conceptual

En la Reunión Hemisférica de Ministros de Educación, realizada en México, en 1998, se enfatizó que la educación desempeña un papel determinante en el desarrollo social, cultural, político y económico del Hemisferio.  Se reconoció su relevancia en lo que se refiere al ejercicio de los derechos civiles y al incremento de la productividad y se le asignó un rol de creciente importancia en el proceso de integración económica a nivel regional.

La Cumbre de Miami trazó lineas prioritarias que orientaron el movimiento de integración que se ha desarrollado de modo eficaz.  A partir de la II Cumbre de las Américas se han destacado los aspectos sociales, subrayándose el papel estratégico de la educación en los procesos de modernización, desarrollo socioeconómico e integración regional.

El Plan de Acción de la II Cumbre de las Américas afirmó la equidad, calidad, pertinencia y eficiencia como principios orientadores de las políticas educativas y variables esenciales para brindar mejores condiciones de vida a todos los habitantes del Hemisferio.   Asimismo, para alcanzar estos objetivos los gobiernos acordaron impulsar políticas educativas compensatorias; establecer y reforzar sistemas de evaluación de la calidad educativa; desarrollar programas de valorización y profesionalización de docentes y administradores; reforzar la gestión educativa y la capacidad institucional; fortalecer la formación y capacitación para el trabajo; fortalecer estrategias educativas pertinentes a sociedades multiculturales; desarrollar con las familias y otros actores estrategias educativas para la formación en valores; promover el acceso y el uso de tecnologías educativas; aumentar la disponibilidad de material didáctico; procurar vincular por medio de la tecnología las escuelas del Hemisferio e impulsar un sistema de becas y de intercambio para estudiantes, docentes, investigadores y administradores de la educación.

A pesar de los retos que aún persisten al final del siglo XX, como el que se refiere al tránsito, sobre todo de las niñas, de la escuela primaria a la secundaria, la región ha registrado numerosos avances en el campo de la educación en las últimas décadas.  En 1950 el analfabetismo afectaba a casi el 50% de los adultos, pero llegado 1990 la proporción se había reducido a menos del 15%.  Actualmente, corresponde a niñas y mujeres más del 50% de la inscripción en los centros de enseñanza primaria, secundaria y postsecundaria y el promedio de años de escolaridad para los trabajadores aumentó de 2,3 años en 1950 a 5,2 años en 1990.

Los nuevos conocimientos sobre los procesos cognoscitivos, la experiencia acumulada en diferentes prácticas pedagógicas y en el proceso de reforma, además de los avances sin precedentes en la tecnología de la información, contribuyen a alcanzar el potencial que encierran los programas más efectivos de educación.  Es posible investigar y poner a prueba, difundir y aplicar con mayor amplitud esos adelantos a través de un programa coordinado de intercambios, formación de redes, publicaciones y consultas regionales. El Programa Interamericano de Educación de la OEA se orienta a promover este proceso.