18 de Junio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (123-125) I,III
Año: 1996

EDITORIAL

El presente volumen especial de La Educación está destinado a celebrar su XL Aniversario. Esta circunstancia es propicia para recordar que nuestra publicación apareció por primera vez en enero de 1956, según lo establecido por la X Conferencia Interamericana (Caracas, Venezuela, 1954) que recomendó la publicación de una revista que contribuyese a orientar, con sentido interamericano, a los educadores de América y facilitara el intercambio de información entre organismos encargados de la obra educativa. En la nota Editorial del primer número, Guillermo Nannetti —que dirigía la División de Educación de la Organización de los Estados Americanos, entonces llamada Unión Panamericana— destacaba que debía ser una revista que contribuyera primero a informar qué se hace y piensa sobre educación en América, y segundo, estudiar problemas y hechos relacionados con la orientación, la práctica, la doctrina, los métodos, los planes y los programas de enseñanza en América. La nueva publicación circuló profusamente en la Región, concretando la aspiración de docentes e instituciones educativas dedicadas al fomento y desarrollo, tanto cultural como educativo, a nivel regional e internacional.

La Declaración de Presidentes de América, suscrita en Punta del Este (Uruguay) el 4 de abril de 1967, sentó las bases para la creación del Programa Regional de Desarrollo Educativo (PREDE), que se estableció en 1968 por la V Reunión del Consejo Interamericano Cultural (CIC), en Maracay, Venezuela. El PREDE se inició a partir de 1968 concentrando su tarea en un concepto del desarrollo educativo animado por la vía de una cooperación entendida como complemento a los esfuerzos nacionales a través de una acción multinacional. El PREDE encontró en La Educación un medio de divulgación, cooperación e intercambio propicio. Es que en sus entonces años de circulación la revista no sólo venía cumpliendo con los fines para los que había sido creada, sino que, captando la señal de la época, se fue penetrando cada vez más de lo que las necesidades educativas exigían en los nuevos tiempos y de los cambios y las reformas que se operaban por todas partes y las que ella misma contribuyó a difundir. Durante el período de vigencia del PREDE y hasta su culminación en 1995, La Educación consolidó su valor de servicio para el desarrollo de la educación en las Américas, como foro pluralista por su ámbito, siendo al mismo tiempo informativo, analítico y crítico por la naturaleza de sus contribuciones. Cada número puso al alcance de docentes, investigadores y público en general, artículos sobre temas vinculados con el desarrollo educativo de la Región, en su contexto social y cultural.

Como ya indicáramos en una nota editorial anterior (La Educación 120), en el marco del Sistema Interamericano, el año 1995 inicia una nueva etapa dentro de la OEA y que se caracterizará, entre otros aspectos, por la importancia que los Estados miembros asignan a la cooperación para el desarrollo con la finalidad de enfrentar los desafíos del próximo siglo y asegurar un aporte significativo a la definición y tratamiento de los temas más relevantes de la agenda contemporánea. En este escenario convergen distintos eventos que progresivamente sientan las bases para una redefinición de la misión de la Organización en el campo de la cooperación interamericana para el desarrollo a través del establecimiento del Consejo Interamericano para el Desarrollo Integral (CIDI), el cual se convierte en el órgano articulador de “las políticas, los programas y las medidas de acción en materia de cooperación para el desarrollo integral, dentro del marco de la política general y las prioridades definidas por la Asamblea General”.

Así el Secretario General de nuestra Organización ha destacado que, en todo este proceso de transformación, la educación está llamada a cumplir un papel protagónico: “es necesario que la escuela asuma su función cívica y se transforme en fuente de una gran conciencia democrática. Al mismo tiempo que se asegure el acceso de toda la población a la educación básica, es necesario vincular la educación media con el mercado laboral y asegurar la contribución de la educación superior a las grandes prioridades nacionales (...) La OEA seguirá generando ideas y estrategias en el campo de la educación, la cultura, la ciencia y la tecnología. Será elemento catalizador de iniciativas de innovación y de renovación.”1

En el nuevo horizonte de prioridades y desafíos que la región enfrenta al borde del nuevo milenio, el contenido de nuestra revista continuará su práctica de no limitarse a una época, a un problema, ni a una escuela de pensamiento, sino que, con amplitud, continuará presentando enfoques interdisciplinarios en torno a la educación de nuestro tiempo, manteniendo su periodicidad cuatrimestral y su tiraje de 9.000 ejemplares que se distribuyen en 138 países a nivel internacional.

El Editor

1. Presentación del Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, Dr. César Gaviria, en la inauguración de la XXVI Reunión Ordinaria del Consejo Interamericano para la Educación, la Ciencia y la Cultura (CIECC), 13-15 de febrero de 1995, en Buenos Aires, Argentina.