18 de Enero de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (123-125) I,III
Año: 1996

La participación familiar y comunitaria, la no escolarización como alternativa

Los estudios e investigaciones tratados anteriormente ratifican una vez más que el éxito de los programas dirigidos a los niños es mayor cuando se da la participación decisiva de los padres de familia. Esta conjunción aumenta la eficiencia, pertinencia, oportunidades de supervivencia, desarrollo del niño, la familia y su comunidad. En el plano práctico dicha participación es más evidente en los programas no formales, no escolarizados o no convencionales. Estos Programas nacieron en Perú, en 1965, con la creación de los Wawa-wuasis y Wawa-uta que en quechua y en aymara significa “Casa de los niños”. Se generaron como una alternativa de expansión de los servicios para ampliar la cobertura. Esta experiencia es un aporte latinoamericano a la educación universal.

Ante la falta de atención a la infancia marginada y pobre y la falta de recursos de los gobiernos, se diseñaron estos programas como alternativa, donde su característica fundamental es la participación familiar y comunitaria, así como la ruptura del tiempo y el espacio como base de la flexibilidad. A partir de estas características, estos programas resultan ventajosos en términos de metodologías y estrategias flexibles, prácticas de pertinencia y equidad en su doctrina y en su aplicación, así como rentabilidad y sustentabilidad cuando ésta práctica es coherente con la filosofía de manera de transcender el desarrollo pedagógico y alcanzar el desarrollo comunal.

Filosofía de los programas no formales o no escolarizados

Se basan en el trabajo responsable y creador de la comunidad:
  • os padres y la comunidad participan tomando decisiones.
  • os roles de liderazgo van rotando de acuerdo al criterio promocional.
  • Usan creativamente los recursos y estimulan el potencial educativo.
Responden a necesidades sentidas y realidades concretas:
  • Brindan igualdad de oportunidades.
  • Usan los principios de flexibilidad y funcionalidad de los conceptos de tiempo, espacio y gestión social.
  • Hacen práctica la autoeducación y el interaprendizaje.
  • Promueven y facilitan la integración y alianzas para el desarrollo integral humano y colectivo.
Características de los programas
  • Aplican la flexibilidad, democratización, integralidad, totalidad y participación.
  • Brindan servicios de acuerdo a la alternativa de organización a niños de 0 a 5 años.
  • Mediante acciones que realizan conjuntamente con los padres de familia refuerzan, complementan y/o mejoran la acción educativa del hogar.
  • Estimulan la acción educativa del hogar a través del animador y promotor voluntario.
  • Funcionan en variados ambientes de la comunidad, viviendas familiares o en locales expresamente construidos.
  • Respetan la realidad geográfica, climatológica y socio-económica de cada comunidad.
  • Aseguran el logro de objetivos mínimos por los niños.
  • Desarrollan contenidos curriculares priorizando aquellos que se refieren a salud, alimentación, comunicación, aprestamiento, formación de hábitos y socialización.
  • Adecuan metodologías de trabajo de acuerdo a cada realidad.
  • Son Programas con participación directa de los padres de familia y de la comunidad.
  • Forman parte de los Planes de Desarrollo Comunal.
  • Responsabilizan la organización, asesoramiento, seguimiento y evaluación a un docente que realiza trabajo simultáneo con los padres de familia y la comunidad.
Ventajas de los programas

Son flexibles. Se adecuan a las necesidades y realidad de los usuarios: metodologías, contenidos, ambientes educativos, organización y ejecución, materiales educativos, horarios, duración y frecuencia.

Son democráticos. Brindan igualdad de oportunidades educativas y de atención integral del niño(a) de las poblaciones más marginadas, niño(a), núcleo familiar y comunidad. Socialización del conocimiento.

Son integradores. Favorecen la armonización de esfuerzos de la comunidad, sectores e instituciones en acciones mancomunadas a favor del niño(a) y la familia. Alianzas entre sectores e instituciones.

Son integrales, totales, globales. Consideran la formación armónica y equilibrada del niño(a) en sus aspectos bio-psicomotor, intelectual y socioemocional. Orientan y capacitan a padres de familia y comunidad.

Son participativos. Involucran y movilizan la comunidad, instituciones, gobiernos locales y familias en torno al niño(a), actuando sus miembros como agentes educativos y gestores de su propio desarrollo.