22 de Abril de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (123-125) I,III
Año: 1996

ANEXO III
INFORME DE EVALUACIÓN CONSOLIDADO DEL PROYECTO MULTINACIONAL DE EDUCACIÓN MEDIA Y SUPERIOR (PROMESUP)

I. Presentación

El presente informe consolidado de evaluación del Proyecto Multinacional de Educación Media y Superior fue elaborado por los Doctores Keva Bethel (Bahamas), Ivan Carvajal (Ecuador), Luis Aureliano Gama de Andrade (Brasil) y Georges Goulet (Canadá), contratados por la Secretaría General con el propósito de realizar, in situ, una evaluación externa del Proyecto Multinacional en los países participantes. Este informe constituye un resumen de los informes presentados por los evaluadores a partir de las visitas que realizaron a los países. El presente informe se elaboró por parte de los consultores externos en una reunión efectuada en la sede de la OEA, en Washington, D.C. en el mes de octubre de 1995. Los evaluadores externos contaron, además de la asistencia del Departamento de Asuntos Educativos (DAE), con los antecedentes y la documentación disponible proveniente de los informes nacionales, de acuerdo con lo previsto en las pautas de evaluación aprobadas oportunamente. Los países visitados por los consultores externos fueron los siguientes: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Panamá, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

No estuvo previsto cubrir la totalidad de los países participantes en el Proyecto, por razones presupuestales y de disponibilidad de tiempo de los consultores.

A la fecha se cuenta con los siguientes informes nacionales por país: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Dominica, Guyana, México, Panamá, Trinidad y Tobago y Venezuela.

II. Antecedentes


Los Proyectos Multinacionales de la OEA fueron creados por el Consejo Interamericano para la Educación, la Ciencia y la Cultura (CIECC) con base en la “Evaluación de la Resolución de Maracay” (CIECC/Res. 736/87), que concentró los Programas Regionales de Educación en las áreas: Educación Básica, Educación para el Trabajo y Educación Media y Superior.

La Resolución CIECC/Res. 770/88 definió doce áreas regionales prioritarias en Educación Ciencia y Cultura para promover la integración, la multinacionalidad y la cooperación horizontal y adoptó metas, campos de trabajo y énfasis en la programación cooperativa regional, a partir de 1990, con miras al logro del desarrollo integral.

La Resolución CIECC/Res. 771/88 estableció que el CIECC se concentraría en sus funciones de definición de políticas en el área, sobre la base de un diagnóstico de la situación en la Región en dichos campos y una evaluación global del impacto de los programas regionales. En el marco del nuevo ciclo de programación (1990-1995) se enfatizaron: “La concentración de recursos financieros; la acción cooperativa de carácter multinacional; la cooperación horizontal; y la capacidad de encontrar y promover soluciones reales a los problemas considerados como prioritarios por los países de la Región”.

Las misiones de evaluación fueron realizadas en los meses de agosto y septiembre de 1995. Los objetivos de la evaluación externa tuvieron como marco global los propósitos generales del proceso evaluativo definidos por la Organización de los Estados Americanos (OEA), a través del Comité Interamericano de Educación y que se presenta a continuación:

1. Dar cumplimiento a los mandatos y orientaciones del CIECC sobre evaluación de los proyectos multinacionales;

2. Propiciar el conocimiento, análisis integral y visión de conjunto de las actividades realizadas por los proyectos, así como de los principales resultados e impactos derivados de las mismas, tanto a nivel nacional-institucional y multinacional del Programa Regional de Desarrollo Educativo (PREDE);

3. Proporcionar recomendaciones a las instancias decisorias de la OEA y de los Estados Miembros, incluidos los responsables de las instituciones ejecutoras de los proyectos, sobre el curso y la orientación futura de las actividades de cooperación a partir de 1996.

La metodología utilizada en la evaluación comprendió tres componentes esenciales que en conjunto forman la base de esta evaluación: 1) la recolección, procesamiento y análisis de datos, informes y documentos; 2) entrevistas con un amplio rango de personas relacionadas con los proyectos en el campo de la educación media y superior; y 3) visitas al campo. Los países participantes en el PROMESUP fueron: Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Dominica, Ecuador, Guyana, México, Panamá, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

III. Implementación del proyecto


A. Agentes de ejecución


El Programa ha sido coordinado nacionalmente por cuatro tipos de instituciones: Ministerio de Educación o instituciones públicas dependientes del Ministerio, universidades estatales, universidades privadas y organizaciones no gubernamentales. Independientemente de la naturaleza particular de las instituciones, cabe destacar la buena gestión que caracterizó en general al Proyecto durante el quinquenio.

En los casos en que los países participantes escogieron dos líneas temáticas prioritarias, generalmente fueron dos instituciones las que se encargaron de la ejecución del proyecto. Si en ocasiones se produjeron iniciales tensiones entre las instituciones participantes, paulatinamente se encontraron mecanismos de negociación y resolución de las divergencias operativas, y se llegó a un arreglo que facilitó la consecución de los objetivos del Proyecto.

En algunos casos en que la institución participante ha sido una institución autónoma, como una universidad u organización no gubernamental, si bien los resultados obtenidos son plenamente satisfactorios en relación con los objetivos programados, se pueden advertir limitaciones en la diseminación y en el conocimiento nacional del Proyecto y sus logros.

B. Estilo de planeamiento


PROMESUP adoptó distintas formas de planificación y trabajó con varias metodologías que permitieron al Proyecto contar con la necesaria flexibilidad para tomar en cuenta las características y peculiaridades de los distintos actores participantes, de los objetivos y de la tecnología disponible.

En aquellos casos en que la consecución de los objetivos estuvo sujeta a incertidumbre tecnológica —en los campos de la pedagogía o las técnicas gerenciales y evaluativas— o en aquellos en los cuales el éxito de la acción dependía de consensos, el estilo de planeamiento se orientó por prácticas participativas que favorecieron la integración horizontal. Como no podían conocerse previamente los pasos tecnológicos, se enfatizó el intercambio de experiencias y la experimentación. Al contrario, en los casos en que se disponía de conocimientos o tecnologías comprobados, el estilo de planeamiento tendió a un programa más centralizado. Sin embargo, los actores beneficiarios, en el transcurso de la realización del programa, introdujeron sugerencias y con ello se alcanzó un adecuado nivel de participación e integración de objetivos.

En la realización de PROMESUP se destaca, por otra parte, la integración del monitoreo y la evaluación como aspectos del propio proceso de planeamiento y ejecución. En el transcurso del quinquenio, se han definido mecanismos de planificación y evaluación y se han perfeccionado los instrumentos. En este sentido, jugaron un importante papel las reuniones de coordinación técnica.
C. Flujo del Proyecto

En general, el Proyecto no ha sufrido las tradicionales dificultades que afectan a los proyectos de desarrollo social, relacionadas con aspectos administrativos y de programación. Los resultados obtenidos son sumamente destacables y evidencian la eficacia y la eficiencia en la gestión del Proyecto. Es importante resaltar que las acciones del Proyecto se incorporaron a las estructuras y programas de las propias instituciones ejecutoras. Así se potenció la capacidad de diseminación de los resultados alcanzados y se aprovecharon mejor los recursos humanos, técnicos y económicos de los cuales disponía el Proyecto. De manera correcta, se evitó constituir al Proyecto en un enclave extraño a la naturaleza de las propias instituciones participantes.

Sin embargo, a pesar del evidente carácter positivo de la gestión del Proyecto, hubo casos en que retrasos en la disponibilidad de fondos postergaron acciones programadas o exigieron adaptaciones de objetivos. Cambios de coordinadores ocasionaron discontinuidades en las acciones o modificaciones de programas. De otra parte, la suspensión de la participación de instituciones, debido a la falta de pagos de las cuotas de algunos países a la OEA, afectó la realización de programas conjuntos y la continuidad de las acciones iniciadas por las propias instituciones participantes de esos países.

D. Multinacionalidad


Inicialmente, la multinacionalidad se circunscribió a la vinculación de tres instituciones de países diferentes, relacionada con el financiamiento compartido, la ubicación de problemas, necesidades y objetivos comunes y la participación de profesores o expertos o beneficiarios en las acciones de perfeccionamiento. En el desarrollo del proyecto, se ha incorporado la planificación y programación negociada entre varias instituciones, se ha intentado llevar a cabo la experimentación simultánea de modelos y, en ocasiones, se ha logrado incorporar a otras instituciones de países de la región que tienen objetivos similares a los del proyecto y que han incorporado sus propios recursos al financiamiento de algunas acciones.

IV. Principales resultados


En primer lugar, conviene resaltar la congruencia y el alto grado de eficiencia alcanzado por el Proyecto a través de sus componentes y las acciones desplegadas. La evaluación evidencia que, a pesar de la limitación de recursos con que cuenta el Proyecto, se ha logrado cumplir las metas preestablecidas. Los diagnósticos, estudios iniciales y el propio diseño del Proyecto fueron adecuados y permitieron contar con un cuadro realista de las necesidades y de los medios disponibles para perseguir los fines establecidos para el Proyecto.

A continuación se indican de manera sucinta las ponderaciones realizadas sobre los resultados alcanzados en cada una de las cuatro áreas temáticas de PROMESUP.

A. Gestión y evaluación institucional de universidades


En esta área se desarrollaron en Chile y Argentina dos grandes experimentos, los cuales pese a tener distinta configuración, se basaron en similares premisas. Se partió de la premisa de que la gestión y evaluación institucional de universidades debe ser objeto de acuerdos que tomen en cuenta el contexto de las propias instituciones universitarias, así como los cambios que se operan en la actualidad en relación con la función del Estado en el campo de la educación superior, con los nuevos desafíos sociales a la institución universitaria y las modificaciones en los roles del conocimiento científico y tecnológico. En consonancia con estos principios y tomando en consideración la necesidad de generar una cultura de evaluación y responsabilidad cívica de las instituciones universitarias, se privilegió la creación de bases consensuales para configurar una política para la educación superior y para producir mecanismos que favorezcan el intercambio de experiencias entre las propias universidades.

Otra acción importante de PROMESUP en esta área es el coauspicio, junto con la Organización Universitaria Interamericana (OUI), para la publicación de la revista IGLU, seguramente la única en el continente especializada en gestión y liderazgo universitario.

B. Centros de formación y perfeccionamiento docente para la educación básica y media


Si bien este programa no implica importantes innovaciones tecnológicas, cabe destacar sin embargo la importancia que ha tenido en aquellos países que tomaron esta área temática para su participación en el Proyecto. La formación y perfeccionamiento de los docentes se encaminó a introducir nuevas metodologías de trabajo, a preparar a los maestros de ciencias en un esfuerzo de renovación curricular y a producir nuevos materiales didácticos. PROMESUP apoyó en este sentido la acción de los propios Ministerios, como en Panamá y Argentina. Apoyó igualmente a las universidades que realizan su actividad de formación de maestros para regiones con menor desarrollo educativo relativo en sus países, como en el caso de Ecuador, Colombia, Venezuela y Brasil. En el caso de México, se impulsaron acciones para aplicar nuevas estrategias de calidad a centros educativos seleccionados y se integraron experiencias educativas con maestros, estudiantes y empresas industriales. El acierto de las acciones desarrolladas en esta área se advierte en las demandas de la propia población de beneficiarios, que han insistido en la continuidad y ampliación de los programas. Por otra parte, en el transcurso del desarrollo del Proyecto se incorporaron nuevos países, como Trinidad y Tobago, Guyana y Dominica. Las perspectivas del Proyecto, en cuanto se refiere a la formación de recursos docentes para la enseñanza del español o del inglés como segunda lengua, incorporó una interesante experiencia de intercambio cultural y mutua comprensión entre países de América Latina y del Caribe.

C. Tecnología educativa, educación a distancia y telemática


Entre los nuevos desafíos que se plantean a la educación superior en América Latina constan los que emergen de la necesidad de preparar profesionales y capacitar instructores para todos los niveles educativos, a fin de atender demandas educativas con nuevas características: Población dispersa en grandes extensiones territoriales —como en el caso de la Región Amazónica—, población escolar adulta, que por tanto combina la educación con el trabajo, población escolar de fronteras lingüísticas. Estas nuevas demandas educativas pueden ser atendidas a condición de innovar la tecnología educativa, incorporando nuevas modalidades de enseñanza y de comunicación, así como medios tecnológicos. En esta línea de acción, se han conjugado esfuerzos de varios países, como México, Venezuela, Colombia, Ecuador, Brasil.

Luego de la III Reunión de Coordinación Técnica, Programación y Evaluación, se amplió este componente para incluir la telemática como factor tecnológico de los procesos educativos y de la comunicación entre los propios actores del Proyecto. Así se dio inicio a la Comunidad Electrónica PROMESUP.

D. Educación superior y desarrollo amazónico y educación ambiental


Las acciones en esta área temática se realizaron a partir de iniciativas que combinaron los aspectos relativos a la educación indígena, a la innovación tecnológica y la educación a distancia, con la atención a la necesidad de promover una cultura para el desarrollo sustentable. Con ello se incorporaron como temas significativos la educación ambiental y la consideración de la educación como aspecto sustancial del desarrollo regional. Los indudables logros alcanzados en esta área, pueden servir para incentivar en el futuro en acciones y programas que consideren el desarrollo en otras regiones de América.

La inclusión en la III Reunión de Coordinación Técnica de la educación ambiental como componente de esta área de acción de PROMESUP, permitió sintetizar experiencias que se venían generando en el Proyecto y a la vez imprimió una dinámica de cooperación y reflexión que culminó en la Primera Conferencia Mundial sobre Educación Ambiental realizada en Caracas, en junio de 1995, la cual se planificó en conjunto por varias instituciones participantes, con la coordinación de Venezuela, y en la que se logró la participación de países y organizaciones no gubernamentales de diversos continentes.

Como uno de los aspectos que merecen una consideración especial, debemos señalar que las acciones realizadas en el marco de PROMESUP propiciaron la creación de redes de cooperación entre instituciones —como en el caso de UNAMAZ— y de especialistas, así como redes de comunicación e información —la Comunidad Electrónica PROMESUP, la red de comunicación de institutos tecnológicos en México. Estas redes son un recurso importante que ya contribuye al intercambio de documentos, de información entre coordinadores de proyectos, especialistas y beneficiarios de los programas de PROMESUP y que en el futuro contribuirá a facilitar el planeamiento y el intercambio de recursos en la región.

A este desarrollo de redes de comunicación, se añade la gran cantidad de publicaciones que se editaron con el financiamiento de PROMESUP durante el sexenio.

V. Conclusiones y recomendaciones


A partir de las consideraciones expuestas en los acápites anteriores, se puede concluir que el proyecto alcanzó un significativo nivel de integración y cooperación horizontal entre instituciones y un desarrollo de los criterios de multinacionalidad en el planeamiento, la ejecución, el co-financiamiento y el intercambio de experiencias entre las instituciones participantes. Con ello se ha propendido a encontrar respuestas innovadoras para problemas similares de la educación superior y de la formación de recursos docentes y tecnologías educativas en la Región. PROMESUP ha atendido a los criterios de equidad, eficacia y eficiencia que se establecieron en su creación, beneficiando así a amplios sectores de la población de los países que participaron en el Proyecto.

Los logros obtenidos no se limitan al cumplimiento de las metas y objetivos fijados. A lo largo del proceso, se han identificado y aprovechado nuevos recursos, así como se desarrollaron potencialidades que no habían sido previstas. El propio proceso de ejecución del proyecto proporcionó aprendizajes significativos sobre administración, programación y evaluación de proyectos y despertó la conciencia de marcos de referencia comparativos. En conclusión, PROMESUP cumplió los propósitos fijados para el sexenio e incluso superó las expectativas generadas inicialmente.

Como recomendaciones especiales, se sugiere:

1. Tomando en cuenta la importancia que pueden tener para la programación de futuros programas los resultados positivos de PROMESUP por parte de la OEA, solicitar a la Secretaría General y a los países que estimulen la realización de un seminario con la presencia de los coordinadores nacionales del Proyecto, al que se invite a representantes de los consejos de rectores y/o de educación superior de los países miembros y a delegados de las agencias internacionales de desarrollo, en el que se validarían los resultados de la evaluación de PROMESUP. Sin tal seminario, el proceso formativo orientado a la gestión de este tipo de proyectos se vería incompleto y los resultados de la evaluación no se incorporarían adecuadamente a la programación de nuevas acciones que continúen las estrategias de PROMESUP. Al mismo tiempo, esta reunión ofrecería la posibilidad a las agencias de desarrollo de tomar en cuenta los avances logrados para posibles inversiones en proyectos similares que expandan el impacto del PROMESUP.

2. Promover el fortalecimiento de las acciones de investigación comparativa. En América Latina, hay carencias de conocimientos verificados, de carácter general, que sustenten programas y acciones de desarrollo social, en especial los que responden a las necesidades educacionales de la actualidad. El carácter mismo del proyecto facilita el intercambio de experiencias como punto de partida para un esfuerzo más sistemático en la investigación.

3. Con base en el desarrollo alcanzado en la experiencia del trabajo multinacional del Proyecto, se deberían impulsar programas y acciones de intercambio de experiencias y de ideas en torno a los nuevos aspectos de la integración en el campo educativo, en especial los que tienen que ver con la educación superior (por ejemplo, la evaluación y la acreditación institucional y de formación profesional).

4. Continuar las políticas y estrategias de inversión en proyectos de desarrollo de educación. La evaluación de PROMESUP ha demostrado que pequeños proyectos tienen funciones importantes, además de los objetivos y metas alcanzados, porque permiten experimentar nuevas ideas y metodologías, aprender de la propia experiencia e incentivar la innovación. Proyectos de mayor envergadura pueden beneficiarse de las metodologías y hallazgos de proyectos como PROMESUP. Se considera que una de las funciones eficaces de la OEA es el desarrollo de este tipo de iniciativas que están destinadas sobre todo a producir y probar modelos y que no compiten y no son cubiertas por las grandes agencias internacionales de fomento.

5. Continuar las políticas destinadas a una mayor y mejor comunicación entre los países en materia de educación. En este sentido, se considera conveniente mantener la línea de apoyo a publicaciones especializadas, como la revista IGLU, y el impulso dado por la OEA a las redes de comunicación electrónica y telemática.

CUADRO 1A
CUADRO 1B
CUADRO 2A
CUADRO 2B
CUADRO 3A
CUADRO 3B
CUADRO 4