26 de Septiembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (123-125) I,III
Año: 1996

ANEXO I
INFORME DE EVALUACIÓN CONSOLIDADO DEL PROYECTO MULTINACIONAL DE EDUCACIÓN BÁSICA (PRODEBAS/OEA)

I. Introducción

El presente informe consolidado de evaluación del Proyecto Multinacional de Educación Básica fue elaborado por los doctores Eduardo Ortiz (Colombia) y Keva Bethel (Bahamas), contratados por la Secretaría General con el propósito de realizar, in situ, una evaluación externa del Proyecto Multinacional en los países participantes. Este informe constituye un resumen de los informes presentados por los evaluadores a partir de las visitas que realizaron a los países. El presente informe se elaboró por parte de los consultores externos en una reunión efectuada en la sede de la OEA, en Washington, D.C. en el mes de octubre de 1995. Los evaluadores externos contaron, además de la asistencia del Departamento de Asuntos Educativos (DAE), con los antecedentes y la documentación disponible proveniente de los informes nacionales, de acuerdo con lo previsto en las pautas de evaluación aprobadas oportunamente.

Los países visitados por los consultores externos fueron los siguientes: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Grenada, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Trinidad y Tobago y Venezuela.

No estuvo previsto cubrir la totalidad de los países participantes en el Proyecto, por razones presupuestales y de disponibilidad de tiempo de los consultores.

A la fecha se cuenta con los siguientes informes nacionales enviados por país: Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, México, Panamá, Paraguay, St. Kitts y Nevis, Trinidad y Tobago y Venezuela.

II. Antecedentes y alcances


Los Proyectos Multinacionales de la OEA fueron creados por el Consejo Interamericano para la Educación, la Ciencia y la Cultura (CIECC) con base en la “Evaluación de la Resolución de Maracay” (CIECC/Res. 736/87) que concentró los Programas Regionales de Educación en las áreas: Educación Básica, Educación para el Trabajo y Educación Media y Superior.

La Resolución CIECC/Res. 770/88 definió doce áreas regionales prioritarias en Educación, Ciencia y Cultura para promover la integración, la multinacionalidad y la cooperación horizontal y adoptó metas, campos de trabajo y énfasis en la programación cooperativa regional, a partir de 1990, con miras al logro del desarrollo integral.

La Resolución CIECC-771/88 estableció que el CIECC se concentraría en sus funciones de definición de políticas en el área, sobre la base de un diagnóstico de la situación en la Región en dichos campos y una evaluación global del impacto de los programas regionales. En el marco del nuevo ciclo de programación (1990-1995) se enfatizaron: “la concentración de recursos financieros; la acción cooperativa de carácter multinacional; la cooperación horizontal; y la capacidad de encontrar y promover soluciones reales a los problemas considerados como prioritarios por los países de la Región”.

Las misiones de evaluación fueron realizadas en los meses de agosto y septiembre de 1995. Los objetivos de la evaluación externa tuvieron como marco global los propósitos generales del proceso evaluativo definidos por la Organización de los Estados Americanos (OEA) a través del Comité Interamericano de Educación (CIE) y se presenta a continuación:

1. Dar cumplimiento a los mandatos y orientaciones del CIECC sobre evaluación de los proyectos multinacionales;

2. Propiciar el conocimiento, análisis integral y visión de conjunto de las actividades realizadas por los proyectos, así como de los principales resultados e impactos derivados de las mismas, tanto a nivel nacional-institucional, como multinacional del Programa Regional de Desarrollo Educativo (PREDE);

3. Proporcionar recomendaciones a las instancias decisorias de la OEA, y de los Estados miembros, incluidos los responsables de las instituciones ejecutoras de los proyectos, sobre el curso y la orientación futura de las actividades de cooperación a partir de 1996.

La metodología utilizada en la evaluación comprendió tres componentes esenciales que en conjunto forman la base de esta evaluación: 1) la recolección, procesamiento y análisis de datos, informes y documentos; 2) entrevistas y encuestas con un amplio rango de personas relacionadas con los proyectos en el campo de educación básica; y 3) visitas al campo.

Los países participantes en el proyecto son: Antigua & Barbuda, Argentina, Bahamas, Barbados, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Dominica, El Salvador, Grenada, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, St. Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Suriname, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

III. Implementación del proyecto


Los principales factores que afectaron al Proyecto fueron:

1. La cantidad y variedad de líneas de trabajo que abarcó el PRODEBAS, lo que dificultó su comparabilidad.

2. Las considerables dificultades de coordinación, así como de orden técnico y financiero que impidieron la puesta en marcha del SIEBAS.

3. Los obstáculos para poner en marcha un sistema de informática educativa.

4. Los cambios de gobierno, de administración y de coordinadores, que han afectado la buena marcha del Proyecto en diversos países (Bolivia, El Salvador, Nicaragua, Panamá, Venezuela).

5. No haberse ceñido siempre los países a las indicaciones de la Secretaría General, en la preparación de informes, la aplicación de pautas de evaluación, etc.

6. Las interrupciones o demoras en las acciones, resultantes de irregularidades de los países en el pago de sus cuotas o de lentitud en los trámites burocráticos.

7. Un bajo nivel de conceptualización del trabajo realizado (ej. el constructivismo-humanista en Panamá y Nicaragua).

8. Cierta falta de seguimiento, tanto de la parte nacional como de la internacional, a pesar de las gestiones de la Secretaría General en Washington, D.C. y de las oficinas de la OEA en los países.

9. La limitada capacidad de los países para desarrollar la multinacionalidad y la cooperación horizontal, que dependieron más de las gestiones de la Sede que de las iniciativas nacionales.

IV. Principales resultados


1. La atención integral a niños de 0 a 6 años, habiendo logrado montar, en algunos países, una estructura de coordinación y operación de los centros capaz de operar en distintos niveles (nacional, regional y local) y de captar la ayuda necesaria, apoyándose en otras instituciones y en la comunidad (Bolivia, Chile, El Salvador).

2. La creación de centros de recursos de aprendizaje (CRA) en varios países (Bolivia, Chile, Costa Rica, etc.).

3. Educación preventiva en materia de drogas (Costa Rica).

4. Aplicación de la informática a la educación especial (Costa Rica).

5. La innovación y la organización de la escuela (Chile).

6. La vinculación de la educación parvularia y básica (Chile).

7. El mejoramiento de la calidad de la educación básica para sectores indígenas (Chile).

8. El desarrollo de innovaciones educativas para niños y jóvenes en situación de alto riesgo, en barrios urbano marginales (Colombia).

9. La ampliación de cuatro grados de educación pos-primaria rural (Colombia).

10. El desarrollo de metodologías activas para apoyar el trabajo de docentes multigrados (Panamá).

11. La formación y el perfeccionamiento de los profesores de educación básica, incluyendo un proyecto de Programa de Magister en Educación Básica (Chile).

12. La publicación de la Revista Latinoamericana de Innovaciones Educativas, que constituye uno de los principales logros multinacionales de la comunidad educativa latinoamericana (Argentina).

Por otra parte, el Proyecto ha ejecutado, en los diversos países, una considerable cantidad de acciones de formación, capacitación y perfeccionamiento de administradores, supervisores, docentes y funcionarios del sector educación, a través de múltiples iniciativas.

Además de las realizaciones directas, el PRODEBAS ha dinamizado o impulsado acciones, mucho más allá de lo que le permitían sus propios recursos, motivando que proyectos auspiciados por los gobiernos (Venezuela, Argentina) o por organizaciones internacionales, prosiguieran con las acciones, como ocurrió con el Proyecto PAM-PALE/UNESCO en Nicaragua.

Las numerosas actividades realizadas en el Proyecto abarcaron:

1. Investigaciones educativas en educación inicial.

2. La introducción de innovaciones, tanto en el aula como en la formación y capacitación de los docentes.

3. La preparación y publicación de guías, manuales, textos y materiales diversos.

4. Trabajos para establecer un Sistema de Información Educativa para la Educación Básica (SIEBAS).

5. La participación en diversos foros multinacionales, principalmente la asistencia a las reuniones de coordinación y programación convocadas por la Secretaría General y en algunos cursos y pasantías en otros países.

V. Conclusiones y recomendaciones


1. Conviene destacar el rol que ha jugado el PRODEBAS, no solamente por los resultados concretos logrados, sino también como proceso, que ha contribuido a mantener el interés de los educadores en la calidad de la educación.

2. El aprecio a la labor del PRODEBAS, manifestado por autoridades y educadores de numerosos países de la Región, demuestra que éste proyecto ha dejado una huella muy significativa, a pesar de la discreción que parece haber caracterizado muchas de sus actuaciones. Sería bueno, en este sentido, prever que los esfuerzos similares que se realicen en el futuro lleven más clara la huella de la institución patrocinadora, tanto para darle el justo crédito que le corresponda, como para identificar los productos y facilitar su ulterior evaluación.

3. Dentro de las razones que explican los resultados del PRODEBAS y el impacto que ha tenido en la Región, a pesar de los fondos relativamente modestos con que ha contado (algo más de $1.700.000) está, seguramente, el hecho de que ha venido operando a lo largo de seis años y en numerosos países, lo cual ha permitido estimular y crear conciencia, además de haber brindado un apoyo sistemático en ciertas áreas claves. Es posible que su impacto hubiese sido mayor aún con mayor concentración, como ha sido expresado por las autoridades de ciertos países en los que hay muchas ramificaciones del Proyecto.

4. Dentro de la limitada multinacionalidad alcanzada, debe destacarse el importante rol de coordinación e interacción que han producido las reuniones de programación convocadas por la Secretaría General. Además de los objetivos explícitos perseguidos por estas reuniones, es evidente que han logrado un importante efecto de acercamiento entre los principales responsables del proyecto. Hubiera sido deseable propiciar, así mismo, reuniones más frecuentes, de carácter especializado, sobre ciertos temas de interés común (mejoramiento de la relación escuela-padres de familia o comunidad, estrategias de capacitación docente, etc.) Sería muy interesante que la OEA pudiera proseguir en esa línea, cumpliendo tan importante rol de coordinación multinacional, aún luego de que se haya extinguido el Proyecto.

5. Una de las lecciones que deja esta evaluación se refiere a la conveniencia de establecer, desde el inicio del Proyecto, las pautas de evaluación y los indicadores apropiados que han de orientar, más tarde, la evaluación. También se ha visto conveniente realizar seguimientos y evaluaciones más cercanos durante el desarrollo de los proyectos, eventualmente, aprovechando el apoyo de las oficinas de la OEA en los países. En armonía con lo anterior, es importante determinar al inicio de la experiencia ciertos medios de comparación (los patrones de talla y peso de los niños) y los grupos testigos que han de permitir, ulteriormente, garantizar la objetividad de las evaluaciones.

6. Los esfuerzos de coordinación de instituciones, comunidades y personas, como los desplegados en Bolivia, que han permitido configurar una nueva modalidad de operación educativa, merecen ser apoyados y replicados, pues, debidamente orientados y apoyados, presentan un considerable potencial de desarrollo para la niñez de las zonas urbano-marginales.

7. La oficialización de las iniciativas del PRODEBAS y su inserción en las políticas y planes de las instituciones oficiales, el trabajo integrado o coordinado de diversos sectores de la administración, y el incremento de contrapartida para las acciones previstas son otras tantas expresiones del éxito alcanzado por el Proyecto en diversos países. Convendrá seguir realizando algún tipo de seguimiento, más allá del término del PRODEBAS, para asegurar que ese esfuerzo no quede inconcluso.

8. Ciertas acciones importantes corren el riesgo de verse afectadas al término del PRODEBAS, por no haberse asegurado bien su autosostenimiento todavía, ni haberse preparado suficientemente su transferencia a las autoridades competentes. En tales casos, convendría prever la disponibilidad de ciertos recursos, a fin de facilitar la etapa de transición a un esfuerzo totalmente autosostenido.

9. Si bien ha resultado difícil poner en marcha el SIEBAS,son numerosos los trabajos y los contactos que se han preparado para ese fin, los cuales no deberían ser desestimados sino, más bien, rescatados y armonizados con las nuevas posibilidades que ofrecen las redes que han avanzado ya en la misma dirección, tales como el Banco de Experiencias Pedagógicas de Argentina (MCBA) y su Red Telemática REDUMATICA y la INTERNET, entre otras.

10. En el marco del PRODEBAS, o concomitantemente con este, fueron elaboradas numerosas publicaciones y diversos materiales, que no son suficientemente conocidos por los distintos países y pudieran servirles para apoyar sus esfuerzos y evitar repeticiones. Convendría, previa revisión de la Secretaría General, realizar un esfuerzo de publicación y difusión de los materiales de mayor relevancia e interés para los países en las distintas áreas.

11. Conviene realizar una evaluación de la situación de la Revista Latinoamericana de Innovaciones Educativas, luego de más cinco años de operación, con el apoyo de su Consejo Asesor y las instituciones interesadas, a fin de determinar su proyección y sus líneas de acción en el futuro.

12. A pesar de haber alcanzado sus objetivos en aspectos estratégicos y atinentes a la calidad de la educación, el PRODEBAS no ha podido alcanzar un efecto importante en la expansión de la cobertura y, en muchos casos, los propios países tampoco cuentan con los recursos que exigiría la expansión requerida. Este es un tema que amerita un estudio especial y una incitación a los gobiernos para tomar contacto con las instituciones capaces de brindar el apoyo financiero requerido. Como se ha señalado en el informe, una apropiada presentación de los mejores logros del Proyecto podría contribuir a facilitar la captación de los recursos adicionales requeridos.

13. Se ha señalado la conveniencia de emprender estudios, con el apoyo de consultores especializados, en ciertas áreas, tales como: a) las publicaciones; b) el rescate y puesta en marcha del SIEBAS y de la informática educativa; y c) la ampliación de la cobertura y su financiación.

14. El PRODEBAS ha prestado una importante contribución en la formación de recursos humanos del sector educación, en los distintos países en que ha operado. Esa capacidad podría enfocarse, en el futuro, hacia el desarrollo de los nuevos temas prioritarios para la OEA, pues para ellos se tendrán que preparar recursos humanos y emprender acciones de formación, capacitación y sensibilización como las cumplidas en el PRODEBAS gracias al nivel, pudiendo aprovecharse la experiencia adquirida por sus promotores y coordinadores, regionales y nacionales. Por otra parte, la mejor vía para arraigar profundamente en la población cuestiones como la protección del medio ambiente, la integración y la erradicación de la discriminación, consiste en introducir tales temas en el currículo de la educación básica, de modo que se conviertan en hábitos para las nuevas generaciones. Aquí también, la experiencia ganada y los contactos establecidos dentro del PRODEBAS podrán constituir un valioso apoyo.