16 de Octubre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (122) III
Año: 1995

5. ¿Cómo se concilia la tarea que tiene la gestión educativa en términos de mantener un sistema o de solución de problemas operativos cotidianos con la necesidad de buscar alternativas de innovación?
Para responder brevemente a esta pregunta, yo diría que es necesario planear, programar y desarrollar en forma coordenada, conjuntos de actividades encaminadas a alcanzar propósitos de diverso alcance. Ello puede exigir la creación de dependencias administrativas que asuman el compromiso de contribuir a transformar los procesos educativos que se llevan a cabo en las escuelas a las que hice referencia en mi respuesta anterior. Esas dependencias estarían dotadas de la autonomía necesaria para promover el cambio educativo, al mismo tiempo que las dependencias tradicionales siguen desarrollando las tareas que hasta ahora les han sido encomendadas.

Me parece que las experiencias que hemos acumulado en América Latina, nos han enseñado que no es conveniente aplicar, en una sola etapa, reformas educativas de naturaleza global; ya que esa estrategia tiene una alta probabilidad de producir resultados distintos de los esperados.

Entre las actividades que es necesario programar (de acuerdo con lo que he señalado) habrá que distinguir, por un lado, las encaminadas a mejorar —aun superficialmente— los resultados de los procesos desarrollados en los sistemas existentes; y, por otro, las orientadas a transformar la naturaleza y la calidad de esos procesos. Desde este punto de vista, las primeras serían de naturaleza transitoria, ya que irían dejando de ser necesarias, en la misma medida en la que las segundas fuesen alcanzando los objetivos perseguidos. Para mencionar algunos ejemplos, cabe recordar que medidas transitorias abarcan diversos programas “compensatorios” y “correctivos”, dirigidos a mejorar, especialmente, el aprovechamiento escolar de los estudiantes que asisten a escuelas ubicadas en zonas rurales y urbanas marginadas. Como se sabe, estos programas se proponen lograr que los procesos educativos se lleven a cabo en condiciones menos precarias que las actualmente observadas en la escuelas que he mencionado.

A su vez, las medidas más radicales se propondrían sustituir los procesos educativos actualmente dominantes (los cuales se caracterizan, esencialmente, por la uniformidad que les impide adaptarse a las diversas circunstancias culturales y económicas en las que se encuentran las escuelas de nuestros países), por otros que sean capaces de impartir educación de calidad aceptable a los estudiantes que asisten a las escuelas arriba mencionadas. Creo que es muy probable que estas medidas incluirán las que habrán de ser tomadas para implantar los sistemas instruccionales a los que hice referencia al responder la segunda pregunta de esta entrevista.