21 de Junio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (121) II
Año: 1995

4. Pilar POZNER DE WEINBERG. El directivo como gestor de aprendizajes escolares. Buenos Aires: Aique, 1995, 168p., gráficos, bibliografía, índice.

En la actualidad la escuela se ha convertido en una unidad educativa que demanda cambios en su estilo y en su conducción. Las necesidades de cada comunidad son sustancialmente diferentes y exigen propuestas específicas. Hasta el momento la tarea del personal directivo parece haber sido la ejecución de las reglamentaciones emanadas del poder central, sin embargo cada institución tiene problemas y reclamos que se corresponden con el contexto social, con el nivel económico, con la localización geográfica y con una serie de factores que los planes homogéneos desatienden. La autora, a través de su experiencia con docentes y directivos, propone como herramienta de trabajo el Proyecto Pedagógico Institucional (PPI). Este proyecto es una práctica concreta para lograr una nueva forma de organizar los procesos educativos. Se trata de una propuesta integral que abarca todos los ámbitos de la escuela y a todos los integrantes que la conforman. En el primer capítulo de la obra se exponen los cambios producidos a nivel mundial que afectan al sistema educativo, especialmente el contexto de las políticas de educación pública. Se analiza, en el segundo capítulo, los cambios que sufre la escuela y su posible adaptación a nuevas propuestas. En el tercer capítulo se indaga sobre la gestión directiva más adecuada para mejorar la calidad del aprendizaje de los alumnos, así como también de las tareas del equipo directivo para crear una nueva cultura escolar a través de la implementación del PPI. Las funciones y competencias para movilizar al personal directivo son tratadas en el cuarto capítulo, así como también las transformaciones en contenido y estilos que son necesarias para mejorar la educación en todos sus aspectos. Por último, en el quinto capítulo, el PPI es el tema principal. Se lo considera como práctica concreta, se expone su proceso de iniciación así también como su gestión e implementación. La autora destaca que el desarrollo de los cambios no deben ser por imposición sino por consenso, exponiendo una modalidad de trabajo para identificar las problemáticas educativas y encontrarles soluciones a través del diálogo y el intercambio de toda la colectividad docente.