19 de Diciembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (121) II
Año: 1995

Naturaleza interactiva del proceso de lectura y de la enseñanza de la lectura

Estrechamente ligado al reconocimiento del papel mediador del estudiante en la instrucción, está el reconocimiento del carácter interactivo de los procesos de lectura y de las acciones instructivas. Anders y Duffy comentan que la palabra interacción parece ser clave para el desarrollo de la lectura en la escuela media en la nueva década (228). No es éste el único documento en que se destaca el carácter interactivo de los procesos de lectura  —considerados desde hace tiempo como un intercambio entre lector texto y contexto— y de enseñanza de estrategias para favorecer la comprensión de la lectura. Así lo reconocen, por ejemplo, Dole y colaboradores (242) y varias otras síntesis de envergadura dentro de este campo de investigación (Alverman y Moore 951; Hoffman 947; Pearson y Fielding 841; Roehler y Duffy 877). En nuestro país, el recientemente redituado trabajo de Agudo de Córsico y Manacorda de Rosetti ha mostrado correlaciones positivas entre la interacción sociolingüística con la maestra y el rendimiento escolar de los alumnos en primero y segundo grado de nivel primario. Lamentablemente, el estudio ha documentado también, que la interacción sociolingüística maestro alumnos es limitada, que las formas preponderantes de intervención de las maestras son las preguntas y las órdenes y que los alumnos se limitan casi exclusivamente a responder, siendo escasas otras formas de participación (183). El reconocimiento del carácter interactivo de la enseñanza, señalan con claridad Roehler y Duffy, está llamado a cambiar las preguntas importantes para la futura investigación en lectura. En este sentido, ya no deberíamos preguntarnos tanto acerca de cuáles son las acciones que funcionan, sino más bien, cómo podemos ayudar a los profesores en su trabajo de atender a las demandas que se generan en el contexto de la clase, para hacer que sus respuestas activen y sostengan los procesos de construcción de significados (878). Por otra parte, cabe esperar que una mejor comprensión de la naturaleza interactiva de la enseñanza permita a los profesores valorar más adecuadamente la pertinencia de sus intervenciones y la de los estudiantes respecto de las metas de la clase.