23 de Septiembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (121) II
Año: 1995

Autocontrol o autorregulación en los procesos de enseñanza-aprendizaje

Los conceptos arriba desarrollados apuntan hacia el reconocimiento de otro concepto clave, la autorregulación en los procesos de enseñar y de aprender. Los factores metacognitivos, especialmente aquellos que tienen que ver con el control del proceso de comprensión y con la solución de las dificultades que se presentan durante la lectura, parecen ser un elemento importante en el rendimiento académico del estudiante. Sin embargo, me pareció que podría ser más interesante destacar aquí las implicancias de estos conceptos para la orientación de la acciones instructivas. Tanto el papel de los procesos de mediación de los estudiantes, cuanto el reconocimiento del carácter interactivo de la enseñanza llevan hacia una definición diferente de la enseñanza y del papel del profesor. Parece claro que en un contexto donde los estudiantes reelaboran de manera idiosincrásica los contenidos de distintas áreas del conocimiento, el desarrollo de la clase no puede responder a planes predeterminados. Aunque necesarios y valiosos para encauzar los procesos de la clase, los planes o guías para la enseñanza quedan cortos en el momento en que se inician las interacciones instructivas. Es aquí donde la capacidad del profesor para tomar decisiones y regular esos intercambios, adquiere su mayor relevancia. De este modo, el reconocimiento de la importancia de los procesos interactivos, parece llamado a introducir nuevas perspectivas tanto en el campo de la investigación educativa como en el de la práctica pedagógica. En términos  de Roehler y Duffy:
La investigación futura documentará no solamente la naturaleza interactiva de las acciones instructivas y el modo en que los patrones de acciones son modificados para responder a diferentes situaciones sino también que la clave para la enseñanza efectiva no es disponer de un técnico que sigue directivas ya prescritas sino de un profesor que controla los procesos de crear y modificar pautas de acciones instructivas. (Roehler y Duffy 878)5
En síntesis, he tratado de presentar algunos conceptos que pueden ayudar a renovar las perspectivas que enmarcan la investigación y la decencia en el campo de la lectura; estimo que el carácter de tales perspectivas parece orientado a zanjar más que a profundizar los conflictos entre investigación y práctica docente.