25 de Junio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (121) II
Año: 1995

Multiplicidad de lenguajes en la escuela en el extranjero

La multiplicidad de lenguajes es característica de los ambientes de las escuelas en el extranjero. El idioma oficial de la escuela es el inglés. Así, la mayoría de las clases son dictadas en inglés, los textos y los materiales usados están escritos en inglés y el inglés como segunda lengua es exigido a todos los que no lo tienen como lengua nativa. Los idiomas de los países de Suramérica son el español y el portugués. Esta influencia está fuertemente sentida debido a que casi todos los estudiantes del país anfitrión, y aquéllos quienes han estado en estos países por largo tiempo, tienden a hablar el español o el portugués cuando no están en clase. Además, los estudiantes del tercer país saben y tienden a usar el lenguaje de su propio país. Un tercer factor es la presencia de muchas otras personas de diferentes nacionalidades quienes tienen el lenguaje primario distinto al inglés y al del país anfitrión.

Los consejeros mencionan varios aspectos relacionados al estudiante que han resultado de la multiplicidad de idiomas. La carencia de las destrezas básicas del inglés resultan en el aislamiento y en una inhabilidad para prosperar académicamente para muchos de los estudiantes no americanos. Un consejero observó: “No saber el lenguaje (inglés) crea un problema para los estudiantes. Aquí, ellos están en una situación en donde hasta que aprendan el lenguaje y lo hablan con fluidez, las cosas no correrán de la misma manera como siempre lo han hecho para ellos”.

Hay una tendencia natural entre los estudiantes del país anfitrión a hablar en su idioma primario aún cuando ellos esperan hablar el inglés. El progreso académico y la interacción social está obstaculizada por su poco interés y su poca voluntad para aprender y hablar el inglés, el lenguaje de la escuela.

Aún cuando el portugués y el español sean escuchados con gran frecuencia, los estudiantes del país anfitrión tienen un fuerte deseo de aprender el inglés, el cual para varios resultados les presiona inapropiadamente para el éxito académico. Además, los estudiantes del tercer país, como los estudiantes anfitriones, tienden a hablar el lenguaje primario cuando ellos están en sus grupos semejantes o con sus amigos.

La naturaleza bilingüe/multibilingüe de la escuela tiende a bajar las destrezas de los estudiantes en el inglés. Los estudiantes americanos generalmente obtienen más bajos puntajes en exámenes estandarizados que sus contrapartes en los Estados Unidos. Las clases son heterogéneas y el nivel del inglés usado puede ser adaptado a los varios niveles de los estudiantes en los salones de clase.

Los consejeros mencionan también al idioma como relacionando a los problemas entre los padres del país anfitrión y aquellos padres del tercer país. La comunicación escrita y oral es difícil cuando los padres no hablan ni leen el inglés. Los memorandos, las tarjetas de reportes y los reportes de progreso están en inglés. Además, dado que el idioma de los padres en casa no es el inglés, la única oportunidad para que los estudiantes puedan hablar y aprender el inglés es en la escuela.

Además, porque muchos estudiantes son bilingües, es difícil determinar si un problema académico es debido al lenguaje o a la deficiencia del aprendizaje. Como un consejero señaló:
De lo que debemos estar muy conscientes es de las incapacidades del aprendizaje y de lo que el idioma dual puede producir. Tenemos niños quienes no pertenecen aquí porque ellos están teniendo problemas con su propio idioma . . . y esto es muy difícil de distinguir si esto es un problema de aprendizaje o si es el bilingüismo de la escuela.
La interacción de grupos semejantes en este ambiente parece estar definida inicialmente por elementos comunes en el lenguaje y en la cultura. La adquisición del lenguaje es crítica para el éxito académico del estudiante y para el éxito social, y la interacción y la adaptación a este ambiente son contingentes al mismo.