22 de Abril de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (121) II
Año: 1995

Antecedentes generales de las escuelas americanas en el extranjero

La primera región en establecer ASOS y de recibir asistencia del gobierno de los Estados Unidos para sus desarrollo, fue la región latinoamericana. Ha sido una larga historia de soporte del gobierno de los Estados Unidos con el exclusivo propósito del entendimiento intercultural. Hace casi cien años que ciudadanos norteamericanos que vivían en México establecieron su propia escuela con el objetivo de ofrecer a sus hijos las oportunidades educativas similares a aquéllas que estaban disponibles para ellos en los Estados Unidos.

En 1924, una escuela similar fue establecida en São Paulo, Brasil con los mismos objetivos. Más adelante, durante la Segunda Guerra Mundial, Nelson Rockefeller visitó varias ciudades en Latinoamérica para estudiar el impacto del sistema escolar que había sido promovido por Alemania en esta región. Un número de escuelas habían sido establecidas para exaltar los logros del Tercer Reich, sirviendo como centros comunales y proveyendo educación binacional entre Alemania y el país anfitrión. A su regreso a los Estados Unidos, Rockefeller recomendó que los Estados Unidos debía proveer asistencia en el desarrollo de un nuevo conjunto de escuelas binacionales las cuales podrían ofrecer programas que reflejaran ambos sistemas educativos. La asistencia para estas escuelas fue administrada por los Servicios de Escuelas Interamericanas. Para aspirar a la asistencia, bajo el Servicio de Escuelas Interamericanas, se debía llenar los siguientes requisitos: 1) proveer admisión a niños del país anfitrión en un número significante, 2) incluir estudios sociales de los Estados Unidos y del país anfitrión en el currículo, 3) fomentar el respeto mutuo y el entendimiento entre la gente de las Américas, y 4) tener una posición de no sectarismo ni de ganancia económica.