22 de Junio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (121) II
Año: 1995

El nivel socioeconómico de los alumnos:  una fuente de diversidadcultural ignorada

La noción de cultura —en su acepción más amplia— también incluye diferencias en el nivel socioeconómico de las personas. La noción de nivel socioeconómico, sin lugar a dudas, es fundamental para entender la trayectoria del desarrollo de una persona. Las experiencias en el uso del lenguaje, la percepción de las figuras de autoridad, la definición de la disciplina, los convencionalismos utilizados durante conversaciones, las interacciones en grupos, el significado de la competencia, algunos valores éticos y morales, la definición y valoración de rituales sociales y reglas de “buena educación”, la promoción de la independencia personal, y las maneras apropiadas de expresar afecto son sólo algunas de las cosas que podrían estar influenciadas por el nivel socioeconómico de las personas.

En Guatemala, a igual que en otros países en vías de desarrollo, el nivel socioeconómico es un aspecto de gran importancia. Por ejemplo, el grueso del ingreso económico en Guatemala está dramáticamente sesgado hacia una minoría —el 20% de la población percibe el 55% del ingreso de la nación y el 3% de la población es dueña de la mitad de las zonas agrícolas productivas (Smith 1989). Ante tales cifras, no es sorprendente encontrar que aproximadamente dos tercios de la población guatemalteca está actualmente viviendo en niveles de pobreza. Esto implica que la gran mayoría de alumnos en escuelas públicas del país vive en hogares de escasos recursos. Muy probablemente, los marcos de referencia y valores de estos alumnos son diferentes de los de sus maestros. Por ende, cabe preguntarse, ¿de qué manera los docentes toman en cuenta estas diferencias cuando planifican y evalúan sus actividades en la clase? ¿Hasta qué punto se trata de aprovechar el conocimiento que los alumnos han adquirido en la cultura de sus hogares y comunidades? ¿Hasta qué punto se valoriza o devalúa dicho conocimiento en la cultura de las escuelas?

Es interesante notar que la etnicidad, el nivel socioeconómico y el lenguaje confluyen en el ámbito educativo de manera compleja. Los investigadores educativos han reportado que los niveles de pobreza y analfabetismo tienden a ser más altos en grupos indígenas de América Latina3 (Kelly 1988) y que existe una correlación significativa entre pobreza y fracaso escolar. Similarmente, se ha demostrado en el campo de la educación bilingüe que si el sistema educativo no crea las condiciones necesarias para que los alumnos realicen una transición gradual y progresiva de su lengua materna a una segunda lengua, el fracaso escolar será inminente sino axiomático. En conclusión, la riqueza cultural de Guatemala incluye factores tales como la diversidad étnica, socioeconómica, y lingüística de sus alumnos. Los esfuerzos para reformar la educación deberían tomar en cuenta todos estos factores simultáneamente considerando las complejas interacciones que se han observado entre ellos. A continuación se presentan algunos argumentos que apoyan esta conclusión.