22 de Abril de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (121) II
Año: 1995

El acceso

La información presentada en los anuarios estadísticos indica tasas brutas de acceso del 107% para la educación primaria y 57% para secundaria (UNESCO 1990). Aparentemente, todos los niños están atendidos a nivel primaria aunque se observa que la secundaria dista de ser universal. Las tasas de matrícula bruta inflan el grado de acceso porque incluyen alumnos de mayor edad y repitentes, produciendo una mayor proporción de estudiantes matriculados. Una medida de acceso más precisa es la matrícula neta, la cual compara a los estudiantes del grupo de edad anticipado con el resto de la población en esa faja etaria. Sabemos que en América Latina la matrícula neta para los alumnos (y alumnas) entre 6-11 es el 85%. Es decir, el 15% de los niños latinoamericanos están fuera del sistema. Tasas de matrícula neta para la secundaria tal vez existan a nivel nacional; pero a nivel regional no se conocen. Desgraciadamente, las tasas de matrícula neta no son siempre elaboradas por los sistemas educativos. Aún así, la matrícula bruta señala que el 43% de los jóvenes que deberían estar en la secundaria, no están en ella.

Volviendo a la escuela primaria, hay que recordar que aunque la mayoría de la población en Latinoamérica se halla viviendo en la ciudad, la mayoría de las escuelas en la Región son rurales. La proporción de escuelas rurales para América del Sur es el 75%, para Centro América el 63% y para México el 68% (UNESCO 1990). Como las escuelas rurales son pequeñas, esto significa que hay un gran número de escuelas que sólo ofrecen los primeros tres años de primaria. Se calcula que el 40% de las escuelas en la Región son incompletas. Un fenómeno que acompaña a las escuelas incompletas es que también son escuelas unidocentes, donde el maestro tiene que atender estudiantes que cursan diferentes años y que poseen niveles de conocimiento muy variados.

Otro indicador del acceso escolar es la tasa de alfabetización. Aunque hay mucha diferencia entre países de la Región —imposible comparar Haití con Costa Rica, por ejemplo— los niveles de alfabetización en la Región alcanzaron en 1985 por primera vez una disminución en términos absolutos y no solamente relativos. El promedio general de alfabetización para la Región es relativamente bajo, al alcanzar el 15% en comparación con el 47 en el Asia y el 65% en África. Pero ese 15% representa 45 millones de personas, un número mayor al de varios países europeos juntos.

El analfabetismo en Latinoamérica está altamente relacionado con la presencia de poblaciones indígenas (Guatemala, Bolivia, Perú, Ecuador, México) o con zonas rurales explotadas (como el nordeste brasileño). En México el analfabetismo es muy alto entre los migrantes —la población llamada golondrina y que trabaja en el campo, la cual se calcula en 700.000 personas. El analfabetismo también es alto en la población semi-proletaria que trabaja por temporada en el campo en los EE.UU. —estimada en 5 millones de personas. Estos bajos niveles de alfabetización en la Región reflejan poca atención a las necesidades lingüísticas, culturales y económicas de estos grupos.