26 de Abril de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (121) II
Año: 1995

FUTUROS DESAFÍOS EN EDUCACIÓN
 
La Programación de Actividades para el bienio 1996/97 en el área educativa, obedece, entre otros, a un mandato de la XXVIª Reunión de Ministros de Educación convocada por el CIECC (Resolución 885/95), mediante la cual se crea un Grupo Ad-Hoc del CIECC y establece entre sus considerandos, la necesidad de reducir por vía excepcional los períodos de programación del CIECC, a dos años, en forma tal de permitir la flexibilidad necesaria para atender los acuerdos de la Cumbre de las Américas y las decisiones del Vigésimo período extraordinario de la Asamblea General sobre la puesta en marcha de un nuevo sistema de cooperación solidaria para el desarrollo integral. Contando con todos estos elementos y los que aportara la experiencia de la programación sexenal, establecida por el CIECC en el marco de las prioridades de la década de los 90, se conformó una visión regional de la problemática en educación teniendo como telón de fondo los desafíos de América Latina y el Caribe en los umbrales del siglo XXI, consistente en buscar la recuperación del crecimiento económico y social que se había perdido después de la década perdida de los 80, concretar y consolidar los procesos de integración subregional y definir formas de inserción en un mundo en profunda transformación frente a los cambios tecnológicos y productivos. Dichos elementos se asocian con un factor común que consiste en alcanzar niveles de competitividad en la producción de bienes y servicios compatibles con las condiciones de oportunidad, calidad y costos que plantean los nuevos mercados internacionales. Ello, a su turno, depende de los niveles de adaptabilidad y calidad de la fuerza de trabajo que por su parte es función en gran medida de la acción educativa emprendida en el pasado, especialmente su capacidad de respuesta a un medio tecnológico dinámico. Por otra parte, las disparidades existentes a nivel de los países en materia educativa de los sectores más pobres de la población, requiere de acciones eficaces para atender estos sectores en forma de permitir su incorporación a un mundo cada vez más letrado, a través de mecanismos compensatorios y de igualdad de oportunidades para todos en el contexto de sociedades democráticas, igualitarias y participativas donde el afianzamiento de la Paz, los Derechos Humanos y la Democracia constituyan los valores y principios básicos que rigen la convivencia y la relaciones de toda la sociedad.

Estos imperativos del desarrollo integral en democracia y participación efectiva de toda la sociedad se combinan en una propuesta de lineamientos de programación que buscan establecer vínculos y articulaciones cada vez más directas entre la educación y los principales desafíos de las sociedades de América Latina y el Caribe, basados en el presente marco de referencia que sirvió de base para determinar los lineamientos, desafíos y estrategias que han sido consignados en los Mandatos de la Cumbre de las Américas y la AGECID. Para configurar la propuesta de posibles cursos de acción se tuvo en cuenta los principios orientadores de la cooperación solidaria de la OEA establecidos en las reformas que se relacionan con los factores de transformación de la cooperación técnica de la OEA en cuanto la formulación y promoción de políticas, identificación de programas y agendas en lugar de ejecución directa de programas, definir prioridades para el Hemisferio, promover la obtención de fondos de fuentes externas, efectuar el seguimiento efectivo de las actividades a llevarse a cabo en este campo y proveer recomendaciones a los donates y receptores para mejorar la cooperación.

Derivado de lo anterior se proponen líneas de programación amplias, dentro de las cuales se puede dar cabida a las distintas iniciativas de los países en materia de acceso a la escolaridad, mejoramiento de la calidad y equidad en la educación básica, vinculación de la educación con el mundo del trabajo y la producción y formación en valores para el fortalecimiento y desarrollo de la democracia, la paz y los derechos humanos.

Estas líneas de programación habrán de concretarse al momento de formularse las propuestas específicas por parte de los países, siguiendo los lineamientos generales que se sugieren más abajo. Estos mismos tienen que ver con la importancia de apoyar los procesos de investigación en las diferentes áreas de la programación con miras a facilitar la toma de decisiones objetivas y oportunas, enfatizar la formación de recursos humanos requeridos para apoyar las reformas de los países en estas materias y constituir redes de información y diseminación de las innovaciones y experiencias que aceleren los procesos de transformación de la educación.

Un supuesto que estuvo presente en forma constante en los trabajos del Grupo Ad-Hoc y las consultas realizadas, es que los temas establecidos tanto por la AGECID como por la Cumbre de las Américas son convergentes y representan los grandes desafíos de la región hacia el siglo XXI. Otro elemento relevante de la consulta es que las acciones que encare la OEA en su papel de promotor en torno a los temas establecidos sean abordados con acciones multidisciplinarias e intersectoriales que sean verdaderos estímulos para que al interior de los países se logre una acción concertada entre agentes (gubernamentales y no gubernamentales) para desarrollar estrategias (no tradicionales y altamente innovadoras) que eviten el encasillamiento institucional o temático.

Las líneas de programación en materia educacional se pueden categorizar de acuerdo con las prioridades de la AGECID y los temas de la agenda interamericana considerada por la Cumbre de Miamai de la manera siguiente:

Preservación y fortalecimiento de las democracias
  • Educación para la Paz, los Derechos Humanos y la Democracia
Resulta una constante el reconocer la función estratégica de la educación para contribuir por modalidades escolarizadas, a nivel primario y secundario, y no formales orientadas a la población adulta activa, para una toma de conciencia sobre el particular. La importancia de este ámbito de acción fue general en la consulta de expertos.
  • Atención integral de la niñez
Se refiere a una acción concertada que tenga como meta la atención de la niñez en edad no escolar (0-6 años) y las implicaciones que a futuro tienen las variables de salud, nutrición, higiene y educación familiar que responda a las necesidades y contextos culturales de los que formen parte.
  • Educación preventiva
La lucha contra el problema de las drogas ilícitas y su impacto negativo en la niñez y adolescencia requiere de acciones directas, tanto en materia de formación del personal docente, materiales educativos apropiados y estrategias de logro que varían entre sectores sociales y países, como de los sectores de alta conducción política y social.

Integración económica y libre comercio
  • Educación para sustentar procesos de apertura económica e integración al mercado
Se enfatizó la necesidad de acciones diversificadas orientadas a la población adulta activa por modalidades de educación no formal que contribuyan a una toma de conciencia sobre la importancia, efectos y necesidades a nivel nacional y regional. Aparecen aquí adicionalmente dos temas complejos. La no asimilación por parte del mercado laboral de los graduados a nivel de educación secundaria y universitaria y la formación diversificada de trabajadores a través de cursos y/o carreras cortas e intermedias con salida laboral.

Erradicación de la pobreza y la discriminación
  • Calidad y equidad para una educación básica
La importancia de este ámbito de acción es totalmente generalizada. Se reconoce un decidido liderazgo de la OEA en este campo como su importancia actual y futura para todos los países de la región. Formación de docentes, acciones educativas basadas en estrategias de logro y la necesidad de un cambio de concepción en el entorno social de la escuela aparecen como necesidades definidas con perfiles propios.
  • Educación, mujer y sociedad
El rol estratégico del componente educativo para fortalecer el papel de la mujer en la sociedad se concentra en tres tipos de acción: su participación en la toma de decisiones, reducir la discriminación y la violencia, y el desarrollo individual en el marco de contextos culturales diversificados.
  • Innovaciones y modernización educativa
La necesidad de identificar, evaluar y difundir experiencias significativas en los diversos niveles, formas y modalidades existentes en la región, se presenta como un aspecto clave para una transformación efectiva vinculada con la discriminación educacional. Se destaca, con particular énfasis, lo vinculado con experiencias de descentralización y desconcentración en unidades educativas como la incorporación en el currículum escolar de los temas vinculados con los áreas que prioriza la Cumbre de las Américas.

Desarrollo sostenible y apoyo a procesos de modernización
  • Educación para la biodiversidad
Se destaca la necesidad de formular planes, programas y acciones en la materia pero no hay adecuados materiales y experiencias validadas para una sensibilización a nivel político, social y comunitario.
  • Descentralización y modernización del sistema educativo
Se incluyen aquí aquellas acciones vinculadas con el mejoramiento de la calidad y equidad educativa con particular atención en acciones orientadas al habitat rural donde se concentran, en forma uniforme a nivel regional, problemas críticos que demandan acciones de naturaleza interdisciplinaria e intersectorial.
  • Modelos alternativos de gestión y acción universitaria
La necesidad de acciones pertinentes, adecuadas, oportunas y de impacto en el nivel universitario se consideran decisivas para el aporte del nivel universitario para enfrentar las nuevas exigencias sociales, científicas, culturales y económicas derivadas del actual desarrollo altamente tecnificado de los países, como parte del creciente proceso de integración y globalización económica.