17 de Octubre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección: La Educación
Número: (120) I
Año: 1995

10. George C. PIMENTEL y Janice A. COONROD. Oportunidades en la química. Presente y futuro. Traducción de Rodrigo Zeledón. México: McGraw-Hill, 304 p., notas, ilustraciones, tablas, esquemas, bibliografía, índice.

5. Rafael FERNÁNDEZ FLORES (Ed.). La química en la sociedad. México: UNAM, 1994, 418 p.,ilustraciones, tablas, esquemas, bibliografía, índice.

En una interesante coincidencia acaban de aparecer en México estas dos publicaciones. Ambas tienen como objetivo dar una visión contemporáneo de los problemas que la disciplina busca resolver como también informar sobre los nuevos desarrollos y avances a que han llevado la búsqueda de soluciones a través de la investigación. Hay una creciente preocupación en las comunidades científicas de la mayoría de los países del mundo por el disminuido interés de la población en general por las ciencias y en particular por la juventud que cada vez en menores números elige una profesión relacionada con las ciencias.

El primero de estos textos es una traducción del libro Opportunities in Chemistry: Today and tomorrow del distinguido educador y químico, profesor George C. Pimentel, publicado por National Academy Press de los EE. UU. en 1987. El objetivo del autor fue proporcionar un material interesante de consulta y lectura suplementaria para estudiantes de Química de nivel secundario superior y para estudiantes universitarios de cursos de ciencias no especializados. Adicionalmente esperaba proporcionar un importante material de referencia para profesores de Química de nivel secundario. Los objetivos iniciales son aún válidos y la edición en castellano de este texto es una importante contribución a la literatura de educación química en nuestro idioma. Las referencias a fin de cada capítulo son de la literatura estadounidense y pueden ser poco accesibles a los docentes y alumnos de América Latina, salvo que tengan acceso a bibliotecas universitarias muy bien dotadas. Los aspectos principales que trata el texto constituyen un muestrario actualizado de los aportes que puede hacer la Química en materia de medio ambiente, alimentos, procesos catalíticos, energía, nuevos materiales, salud, biotecnología, además de tocar aspectos específicos de la disciplina tales como reacciones químicas, estructura molecular, instrumentación química, oportunidades de carreras y educación química y otros que para muchos docentes pueden constituir una novedad.

La segunda obra, La química en la sociedad, es una contribución de un destacado grupo de docentes de la Universidad Nacional Autónoma de México e instituciones de educación superior de ese país a la solución de la histórica dualidad ciencia-humanidades que planteara hace cuarenta años el científico y escritor inglés C. P. Snow. Como se indica en el prólogo, la educación en ciencias no sólo debe impartirse a quienes aspiran a convertirse en químicos, físicos, matemáticos, biólogos o profesionales de cualquier otra actividad científica, sino también a quienes llegarán a ser abogados, economistas, escritores, periodistas y cualquier profesión en la cual deberán tomar posiciones sobre aspectos que tiene que ver con la ciencia y sus políticas. El libro está dirigido a estudiantes de escuelas secundarias de nivel superior de México aunque, sin duda, puede constituir una obra de referencia para docentes secundarios de ciencias y estudiantes de los primeros años de universidad.

Un análisis comparativo del contenido de estas dos obras muestra una interesante coincidencia en los temas tratados: medio ambiente, alimentos, productos farmacéuticos, biotecnología, nuevos materiales, polímeros, catálisis, salud. Una contribución novedosa adicional es la inclusión de un capítulo sobre Química, Arte y Sociedad que muestra las profundas relaciones existentes entre la Química y la pintura, fotografía, cine, escultura y arquitectura. La sección en que trata de los pigmentos blancos me recordó el cuento Titanio de Primo Levi en su obra El sistema periódico, obra, entre otras, sobre la que podría incluirse algún comentario en una futura edición para relacionar la Química con la literatura. Esta publicación proporciona numerosas referencias bibliográficas y periódicas en español, que aun cuando se refiriera casi exclusivamente a publicaciones mexicanas, constituye un interesante aporte para mostrar y dar a conocer los trabajos de los científicos locales.

Pedro Turina U.