20 de Enero de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda


<<Biblioteca Digital del Portal<<La Educación<<La Educación (120) I, 1995 <<Artículo
Colección:
La Educación
Número: (120) I
Año: 1995

RESUMEN

La relación entre la mujer, el medio ambiente y el trabajo en el hemisferio occidental es compleja y cambiante. Al analizar esta relación, lo primero que reconocemos es que después de más de cien años de prácticas sociológicas, las formas de dominación que no se reducen al totalitarismo del estado o a la explotación de las clases sociales, no son comprendidas con rapidez. Por lo tanto la dominación/explotación generalizada que experimentan las mujeres permanece sin explicación y mayormente sin desafío. Tanto la teoría política liberal democrática y la teoría marxista son consideradas con el fin de demostrar que los conceptos de ciencias sociales prevalecientes, desarrollados para substanciar los antagonismos de la guerra fría, fallaron en analizar las formas de la opresión cultural y social que restringen las vidas de las mujeres y exponen todos los elementos naturales a una apropiación potencial. Secundariamente, la crisis económica global de los años 70 afectó negativamente a las mujeres del tercer mundo agravando su situación como un grupo vulnerable en la fuerza laboral. La crisis también aceleró la explotación de recursos naturales y a medida que la crisis se agudiza, se espera que la explotación de la mujer se intensificará y empeorará la deterioración del mundo natural.

Mientras que los gobiernos de Latinoamérica han retornado a las democracias constitucionales, los beneficios de las libertades individuales han sido lentos en beneficiar a las mujeres. El autoritarismo en el hogar, la escuela y el trabajo continúa limitando sus oportunidades económicas y libertad cultural. Esta situación cambiará solo a través de una transformación cultural que extienda los derechos democráticos de igualdad individual de la esfera pública a la esfera privada y limite la dominación económica y cultural privada. Los sistemas educacionales en el Hemisferio son los mecanismos mas promisorios a nuestro alcance para efectuar este cambio pues ellos consolidan y legitimizan las creencias culturales y los valores de la sociedad.