17 de Diciembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda


<<Biblioteca Digital del Portal<<La Educación<<La Educación (120) I, 1995 <<Artículo
Colección:
La Educación
Número: (120) I
Año: 1995

NOTAS

1. Nelly Stromquist, “The Political Experience of Women: Linking Micro- and Macro-Democracies,” La Educación 116.III (1993): 541-559.
2. Daniel Faber and James O’Connor, “Capitalism and the Crisis of Environmentalism,” Toxic Struggles, the Theory and Practice of Environmental Justice, ed. Richard Hoffrichter (Philadelphia: New Society Publishers, 1993) 17.
3. Acción afirmativa se refiere a la política de dar preferencia en empleo a una candidata femenina si los candidatos presentados manifiestan las mismas credenciales para el puesto.
4. Robert Dahl, Who Governs? Democracy and Power in an American City (New Haven: Yale University Press, 1961).
5. Stromquist 542.
6. Barbara Garson, The Electronic Sweatshop. How Computers are Transforming the Office of the Future into the Factory of the Past (New York: Penguin Books, 1988) 206-208.
7. Barry Bluestone y Bennett Harrison, The Deindustrialization of America (New York: Basic Books, 1982) 18.
8. Joyce Kolko, Restructuring the World Economy (New York: Pantheon Books, 1988) 314-315.
9. Kolko 314-315.
10. Faber and O’Connor 16.
11. Norma Stoltz Chinchilla, “Women’s Movements in the Americas: Feminism’s Second Wave,” NACLA (July/August 1993): 18.
12. Milton Friedman, Capitalism and Freedom (Chicago: University of Chicago Press, 1962) 21.
13. Samuel Bowles y Herbert Gintis, Democracy and Capitalism. Property, Community and the Contradictions of Modern Social Thought (New York: Basic Books, 1987) 65-66.
14. Bowles y Gintis 19.
15. Bowles and Gintis 94.
16. Kolko 257.
17. El objeto específico de estos cortes presupuestarios del sector público no era consecuencia de realidades financieras sino de cáculos políticos. Los gastos de sectores sociales no fueron reducidos porque había más desgaste o menos necesidad en estas áreas. Al contrario, los gastos fueron reducidos aquí precisamente porque la población más afectada tenía necesidad tan urgente. La necesidad implicada por la dependencia en subsidios del estado para vivienda, comida, atención médica o educación también implica pobreza y vulnerabilidad. Los políticos y burócratas con la autoridad para dirigir los cortes presupuestarios escogieron los sectores sociales y subsidios porque la gente afectada sería la gente menos capaz de resistir - mujeres y niños. Esta estrategia era, por supuesto, disfrazada como un proceso de “trickle down”, como siempre ha sido: fondos disponibles serían invertidos primero en la producción pública y privada para producir la riqueza general necesaria para financiar gastos sociales. De todos modos, es importante notar que la estrategia era un fracaso absoluto, porque los recursos trasladados de los sectores sociales no alcanzaron en ningún país los niveles necesarios para pagar el interés y el capital principal de la deuda después de las pérdidas causadas por los derroches que ocurrieron durante la década previa.
18. El Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y USAID no son los únicos responsables. Durante la época, los gobiernos de Brasil, Venezuela y Chile, por ejemplo, introdujeron medidas formidables de austeridad por estar propiamente comprometidos a esta política.
19. María Nieves Rico, “La perspectiva de género en el análisis medioambiental y del desarrollo”, presentación en el Taller Subregional “Mujer, Ambiente y Sobrevivencia”. Caracas, Venezuela, agosto 1993.
20. June Nash, “A Decade of Research on Women in Latin America,” Women and Change in Latin America, eds. June Nash and Helen Safa, (South Hadley, Massachusetts: Bergin and Garvey, 1985) 3-21.
21. Véase Beatrice Edwards, “Linking the Social and Natural Worlds, Environmental Education in the Hemisphere,” La Educación 115.II (1993): 234-236.
22. Edwards 256.
23. Robert Weissman, “Corporate Plundering of Third World Resources,” Toxic Struggles. The Theory and practice of Environmental Justice, ed. Richard Hofrichter (Philadelphia: New Society Publishers, 1993) 188.
24. Weissman 191-192.
25. A Global Partnership for Environment and Development: A Guide to Agenda 21 (Geneva: UNCED, 1992) 96.
26. Albert Gore, Earth in the Balance. Ecology and the Human Spirit (New York: Penguin Books, 1993) xviii.
27. Faber and O’Connor 12-24.
28. Gore xvi.
29. Gore xviii.
30. Stromquist 551.
31. Bowles y Gintis 35.