20 de Julio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección: La Educación
Número: (119) III
Año: 1994

9. Sylvia SCHMELKES. Hacia una mejor calidad de nuestras escuelas. Washington, D.C.: Interamer/OEA, 1994, 92 p.

El tema de la calidad de la educación, tópico prioritario emergente de los programas de investigación de la Región, es presentado por la autora a modo de tesis o afirmaciones desde las cuales significa el contenido de cada uno de los diez capítulos que conforman la obra. Partiendo del fundamento de la Filosofía de la Calidad Total y definiendo a la escuela como una organización prestadora de servicios: el servicio educativo; el texto se convierte “en una invitación constante a descubrir y experimentar nuevas formas de organización y gestión de las acciones educativas”. El capítulo primero, La calidad educativa mira hacia afuera, centra su reflexión en la idea de la calidad como un movimiento espiralado, constante, centrado en satisfacer las necesidades de los beneficiarios del servicio educativo: alumnos, padres, docentes, la sociedad en su conjunto. El capítulo segundo, La calidad parte del reconocimiento de que hay problemas, enfatiza la idea de “institucionalizar” el proceso por medio del cual cada escuela o plantel escolar se involucra, en equipo, en la tarea de investigar las causas de sus propias problemáticas y ensayar sus propias respuestas hipotéticas guiadas por las ideas de equidad y justicia. El capítulo tercero, La calidad en su plantel y en su contexto, profundiza la idea de que uno de los factores de la calidad reside en la permanente adaptación de la oferta educativa a la comunidad y en la consecuente consideración del contexto o demanda como un interlocutor válido. El capítulo cuarto, La calidad está en el proceso, rescata el carácter relacional de los procesos involucrados en el mejoramiento de la calidad educativa, y establece cómo los esfuerzos destinados a promover los mismos deben orientarse a actualizar el desarrollo pleno de la persona. El capítulo quinto, La calidad depende de todos los que participan en el proceso, analiza el fenómeno del “cambio cultural” que introduce en la institución escolar el hecho de compartir problemáticas y emprender soluciones consensuadas. El capítulo sexto, La calidad requiere liderazgo, analiza el rol del director como un animador del proceso sintetizando su responsabilidad en mantener y mejorar la calidad, y sus funciones en estimular y controlar. El capítulo séptimo, La calidad conduce al mejoramiento continuo de las personas involucradas, contrapone el fenómeno de la calidad vinculado al sistema con el que opera la institución subrayando la responsabilidad del plantel escolar en la construcción de un servicio de calidad, “más allá” de las falencias del sistema. El capítulo octavo, La planificación y la evaluación para la calidad, otorga herramientas que facilitan la mediación entre la idea y la concreción de ésta en plan o realidad. Un instrumento analizado es el de los “círculos de calidad”. El capítulo noveno, La calidad necesita de la participación de la comunidad, interroga sobre la necesidad ineludible de la institución escolar de otorgar conocimientos socialmente significativos para sus beneficiarios. Asimismo, es presentada la relación entre “saber académico” y “saber empírico”. El capítulo décimo y último, Algunas implicaciones de la calidad, se remite a esbozar algunos de los aspectos constitutivos del “cambio cultural” que involucra todo proceso de mejoramiento de la calidad. Rescata, entre otros, la crítica y la autocrítica, el valorar la diversidad, la justicia y la equidad.

En su conjunto la obra recupera problemáticas propuestas por la autora como centrales para comprender el tema de la calidad. Así, encontramos preguntas y respuestas a cuestiones tales como disminuir las desigualdades o favorecer el promedio, la calidad educativa como un problema social, la relación y diferencia entre evaluación y monitoreo, y publicación de los resultados de las evaluaciones, entre otras. En un lenguaje sencillo, no por ello carente de contexto teórico, el libro de la investigadora mexicana se convierte en una bibliografía básica para todos los educadores preocupados por respuestas concretas al cómo mejorar la calidad educativa a través de la práctica.

Enrique Bambozzi