20 de Junio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección: La Educación
Número: (119) III
Año: 1994

A manera de conclusión: La revolución silenciosa

Se tiene la convicción de que no todos los obstáculos estructurales a las reformas del sistema educativo se superarán de aquí al año 2003. Sin embargo, existe la percepción de que el país viene dando saltos cualitativos que recién ahora se están percibiendo mejor. Un solo dato muestra que los años de 1980 no fueron tan dramáticos en el ámbito de la educación común como se venía afirmando: la tasa de analfabetismo, que era cercana al 25% de la población del Brasil en 1980, disminuyó en 1991 al 20%. Progresos semejantes se comprobaron en el bienio 1993-94, aunque todavía se está en el proceso de cuantificación.23

De todas maneras, los desafíos siguen siendo enormes y exigirán un esfuerzo concentrado del Estado y de la sociedad brasileña. El Plan Decenal de Educación para Todos se presenta así como una pieza esencial de este empeño. Su metodología, con respecto a la sociedad, al principio federativo y al municipalismo, sigue la trayectoria socioeconómica creativa para convertirse en un proyecto de todos; y esa es la revolución silenciosa que se ha emprendido. Su única garantía de éxito es la movilización nacional de todos los sectores de la sociedad.

El Plan Decenal de Educación para Todos determinó que se mirará con nuevos ojos la formación de la ciudadanía en el Brasil y ha inducido nuevas percepciones y actuado como catalizador de profundas fuerzas de participación. Huyendo de las prisiones de la lógica de la colonización, el Plan Decenal es también “una manera de ver la realidad que redefine las relaciones sociales —armoniosas, sin conflictos, igualitarias— que redefine la política —consensual, de asociación, universal— y redefine el sujeto —dócil, tolerante, autónomo, creativo”.24

Surge finalmente un elemento de ruptura que merecerá un análisis posterior. El Plan Decenal ha provocado el espanto de los estudiosos de la ciencia de la educación en el Brasil. En declaraciones recientes, una estudiosa del tema concluía su evaluación del Plan Decenal en forma crítica, pero definiendo, sobre todo, la ruptura que el mismo significa y que no todos aún percibieron:
El plan está pronto: en su estructura, en su ideario, en su ideología. El debate desencadenado en las escuelas se coloca como estrategia de creación de consenso, de opinión pública favorable, de hegemonía, de concordancia. El terreno político se está cimentando para inversiones de mayor volumen (...) y consiguió su penetración a través de una magia: descolocó del polo político y económico, trasfiriéndolo al administrativo el problema de la educación nacional. Tal vez todavía no logremos comprenderlo plenamente pero existen señales claras de su importancia y de la violencia de su ingreso simbólico. Este no es sin duda un momento de rutina del Ministerio de Educación y Deportes —o de hacer planes— y no debe ser considerado, en consecuencia, como un momento más de nuestra rutina. El momento es histórico.25
* Profesor Emérito de la Universidad de Juiz de Fora, Minas Gerais, Brasil y Ministro de Estado de Educación y Deportes, Brasil. El presente trabajo, Una revolución silenciosa: Las políticas educativas brasileñas y el Plan Decenal de Educación para Todos (1993-2003), presenta una síntesis de estudios, investigaciones y eventos realizados por el país en torno a las problemáticas de universalización, equidad y calidad educativa nacional.