18 de Enero de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (119) III
Año: 1994

NUEVA AGENDA PARA LAS AMÉRICAS

El pasado 15 de septiembre César Gaviria, ex Presidente de Colombia, fue investido en una solemne ceremonia por el Presidente del Consejo Permanente, Embajador de Guatemala César Alvarez Guadamuz, como el séptimo Secretario General de la Organización de los Estados Americanos. En las palabras que pronunciara al asumir como líder de la entidad hemisférica expresó ante el Consejo Permanente que la comunidad interamericana encontrará en él al “más firme aliado de las aspiraciones colectivas; el más devoto luchador por la libertad, la democracia, la paz, la prosperidad, la integración y el bienestar de todos los compatriotas de América”.

El Secretario General subrayó:
El reto que todos nosotros tenemos por delante es enorme para la búsqueda del fortalecimiento de la democracia, de un mundo libre de violencia y de pobreza, de drogas, donde se respeten los derechos humanos y en el que sea posible el desarrollo y la conservación de nuestros recursos naturales... no debe haber duda en el sentido de que el gran tema de la agenda interamericana de fin de siglo es el fortalecimiento del Estado democrático en el hemisferio. Por ello, la Organización debe jugar un papel cada vez más amplio y ambicioso, en tres dimensiones, relacionadas con su responsabilidad de defender la democracia: Primero, la OEA debe desempeñar un papel directo en el manejo de las crisis que atenten contra la democracia en el Hemisferio... Segundo, de la OEA se espera que cuente con los instrumentos permanentes necesarios para anticipar y desmantelar las tensiones que puedan desencadenar procesos que culminen en una ruptura democrática, mediante la asesoría, la mediación, la conciliación o los buenos oficios... Y, finalmente, a la OEA se le ha asignado la misión de fortalecer la democracia mediante el apoyo al desarrollo institucional y el buen gobierno, a la transparencia electoral y al afianzamiento de una cultura democrática.1
Al compartir con la comunidad hemisférica los temas de una nueva agenda interamericana el estadista colombiano y ahora Secretario General de la OEA dijo:
Pocos años después de que el primer europeo pisara estas tierras americanas, otros, los que escucharon que había oro suficiente en este continente para borrar sus pasados de ignominia, iniciaron una de las expediciones más terribles que ha realizado el hombre hacia el mundo de los sueños. Unos buscaron El Dorado. Jamás encontraron algo semejante. Sólo cordillera, ríos, calor y frío, comunidades dispersas que tenían ya su astronomía, su medicina, su agricultura, su sistema de Gobierno, su destino. Otros buscaron las Siete Ciudades de Oro. El último de ellos no contó con la suerte de Colón y encontró la muerte a manos de sus compañeros. Hubo también quienes, temiendo más a la muerte que a la miseria, se dejaron llevar por la ilusión de una Fuente cuyas aguas transparentes garantizarían inmortalidad a quien las bebiese.
Ni uno sólo de ellos supo jamás que la inmortalidad y la fortuna estaban al alcance de la mano, que nacían en el encuentro del cual ellos fueron también protagonistas. No vieron que el oro y el tiempo, la riqueza y la inmortalidad eran un espejismo, un símbolo de algo que sólo es ajeno para quien no entiende suficiente. Me refiero a la vida en una tierra que permite la libertad, el trabajo digno, el crecimiento espiritual, el progreso, la crianza de los hijos, el descanso hacia el final del camino. Era allí donde estaba lo que señalaban los antiguos habitantes de estas tierras. Hablaban por metáforas de un hemisferio unido al que se atraviesa de un lado a otro sin sentirse extraño en ninguna parte y donde las distintas culturas se enriquecen mutuamente para la prosperidad y el bienestar de todos.

Ese sueño, el sueño de hombres como Bolívar, San Martín, Morazán, Juárez, Martí, Garvey y Washington, el que nos une hoy en este fecha. Es ese sueño, por fin comprendido después de tanto tiempo de aislamiento, el que guiará siempre nuestros pasos.2
El nuevo Secretario General de la OEA asume su mandato en un momento en el que la Organización se dispone a poner en práctica la reformas a la Carta de la OEA asumidas por la Asamblea General con la finalidad de fortalecer la cooperación para el desarrollo entre los Estados miembros y de promover su acción solidaria para la superación de la pobreza extrema. La ratificación de estos compromisos en la Cumbre de las Américas, recientemente realizada en Miami, y el Plan de Acción adoptado en esta ocasión por los Jefes de Estado y de Gobierno de América, constituyen los términos de definición de una nueva agenda para las Américas y reafirman el mandato para la transformación de la Organización.

Para alcanzar los objetivos de esta nueva agenda para la acción interamericana, la educación está llamada a jugar un papel estratégico. Al respecto el Secretario General ha destacado que:
el sistema interamericano debe ser sensible a las necesidades de nuestros países en la reforma educativa..., y expresar que ...las instituciones del sistema interamericano están hoy listas para el reto que supone la reforma a los sectores sociales en América Latina y el Caribe. La acción del Banco Interamericano de Desarrollo, el bagaje y la tradición del  CIECC,  unidos a un renovado impulso de los nuevos temas de la agenda hemisférica, hacen de la OEA otra entidad en la que la reforma a la educación es materia de permanente estudio y de apoyo a los Estados Miembros.3
1 Palabras de César Gaviria al asumir la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (Washington D.C., 15 de septiembre de 1994).
2 Ibid.
3 Palabras del Secretario General de la OEA, Dr. César Gaviria, en la inauguración de la conferencia “La Educación Ante Todo” (Putting Education First) organizada por el Diálogo Interamericano (15 de noviembre, Washington D.C., EE.UU.). El texto completo se reproduce más adelante.

El Editor