21 de Junio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (117) I
Año: 1994

8. Ana María ESCURRA, Cayetano DE LELLA y Pedro KROTSCH. Formación docente e innovación educativa. Buenos Aires: AIQUE/IDEAS/REI, 1990. 148p., notas, bibliografía, índice.

El presente libro presenta ciertas experiencias y políticas de formación pedagógica de profesores que, desde 1987, lleva adelante la Universidad Nacional de la Patagonia “San Juan Bosco” (UNP), que ha capacitado a más de 200 miembros del personal académico. En 1988 se efectuó el diseño de un posgrado dirigido a ese tipo de formación, cuyo proyecto global fue aprobado y puesto en práctica. En ambos casos, el equipo responsable procedió a una revisión y evaluación de la tradición latinoamericana en la materia. Varios países de habla hispana —entre ellos, particularmente, México— poseen un acervo muy rico en este ámbito. En cambio, Argentina presenta un marcado retraso, coincidente con un proceso más débil de modernización universitaria en las últimas décadas. Por eso, se consideró imprescindible realizar un balance preliminar que, básicamente, permitiera aprovechar la experiencia y avanzar sobre ella. Así pues, la UNP empezó a esbozar una política de formación docente con rasgos propios que, centralmente, apunta a la transformación del ejercicio profesional. Desde el punto de vista metodológico, se subraya el valor del paradigma de la investigación de la propia práctica. Por ello, la UNP estimó conveniente comunicar y difundir las experiencias implementadas, así como algunos estudios previos que fundaron el diseño de los programas. Este libro intenta contribuir a dinamizar una reflexión nacional sobre la formación pedagógica de profesores en servicio y sobre sus nexos con la innovación y la reforma de la educación superior.

El volumen consta de cuatro capítulos y anexos. En el primer capítulo se describen y evalúan distintos antecedentes, se considera, en especial, las casi dos décadas de quehacer mexicano en ese campo y se extraen consecuencias para la elaboración de una política general de formación docente. El capítulo segundo expone un estudio original acerca de la situación del posgrado en la Argentina, tomando en cuenta sus antecedentes latinoamericanos y mundiales. Como conclusión se proponen reflexiones y sugerencias para la creación de carreras de posgrado en general. El tercer capítulo presenta una síntesis de experiencias de seminarios de introducción a la docencia universitaria, sus características, enfoque y resultados preliminares. Por último, el capítulo cuarto desarrolla una exposición general de las notas distintivas del posgrado (Especialización en Docencia Universitaria y Maestría en Educación Superior). Se subrayan, sobre todo, aspectos globales y metodológicos; el Anexo I encara una descripción de los objetivos, el perfil de los egresados, los componentes del plan de estudios y el mapa curricular; el Anexo II aborda los contenidos mínimos de las unidades académicas; por su lado, el Anexo III transcribe el Reglamento e incluye datos como requisitos de ingreso y egreso, organización y autoridades.

El libro es un aporte sustantivo para la reflexión en torno a la teoría y la práctica de la formación docente a nivel superior. Tal vez corresponderían sólo dos reflexiones desde una óptica regional y, que los autores aluden tangencialmente, vinculadas con la diseminación de información. La primera vinculada con los estudios, trabajos e investigaciones que se derivan de estudios de postgrado a nivel de maestrías y doctorados. Cuando se analiza el número de tesis o disertaciones elaboradas, llama la atención el contraste entre éstas y las que son efectivamente publicadas. Algunas universidades —particularmente en Brasil, México y Venezuela— tienen una política consistente de difusión de dichos trabajos como forma de ampliar, consolidar y generar un pensamiento nacional y latinoamericano. El segundo señalamiento es en relación con la variable de innovación en el campo educativo en general. Tal vez aquí, más que en cualquier otro ámbito, es fundamental la diseminación de resultados de experiencias —al margen de su resultado positivo o no— apelando a mecanismos de difusión que permitan validar las experiencias en otras realidades cuando son exitosas o cuando no lo son evitar repetir estrategias que no han funcionado. En este orden de ideas es encomiable el esfuerzo que el Instituto de Estudios y Acción Social (IDEAS), coeditor del libro, está realizando y constituye una forma efectiva de difundir material de calidad y rigor académico.

Alberto Pinto Molina